CASO ARNY

CONDENADO POR PROSTITUCIÓN DE MENORES

Carlos Saldaña, dueño del pub ‘Arny’, que fue condenado en 1998 a 33 años de cárcel por prostitución de menores, ha conseguido la libertad condicional tras haber cumplido en efectivo menos de nueve años de prisión.

Fuentes del caso dijeron que la juez de Vigilancia Penitenciaria de Sevilla, en una resolución notificada este martes, ha concedido a Saldaña la libertad condicional, después de tres meses calificado en Tercer Grado y régimen abierto, que le permitía salir de prisión todos los días para trabajar.
El ‘caso Arny’, uno de los mayores escándalos de prostitución homosexual de menores registrado en España, en el que estuvieron imputados personajes conocidos, se saldó con la condena en la Audiencia de Sevilla de 16 de los 49 hombres procesados, entre ellos el dueño del local, Carlos Saldaña.
Saldaña fue condenado por 11 delitos de prostitución de menores, pero el principio de cumplimiento efectivo del triple de la máxima pena individual impuesta situaba en nueve años el máximo que debía pasar en prisión, explicaron las citadas fuentes.
Saldaña, de 53 años, ya salía desde hace varios meses de la cárcel para trabajos puntuales en una consulta de fisioterapia, y desde agosto se encontraba en régimen abierto y sólo regresaba a Sevilla-II para dormir.
Este imputado pasó nueve meses de prisión provisional entre octubre de 1995 y julio de 1996, y tras la confirmación en el Supremo de la sentencia emitida por la Audiencia de Sevilla volvió a ingresar en abril de 2000 y cumplió su condena en las cárceles de Huelva, Madrid y Sevilla.
El expediente de libertad condicional fue iniciado de oficio por la Junta de Tratamiento de la cárcel y se ha aprobado con el visto bueno de la Fiscalía sevillana.
El segundo procesado al que correspondió mayor pena, el encargado del ‘Arny’ J.A.G.L., quedó en libertad en mayo de 2005, tras cumplir seis años de condena efectiva, del total de 18 que le impuso la Audiencia de Sevilla.
La sentencia de la Audiencia, emitida en 1998, fue confirmada en 2000 por el Supremo e impuso condenas de un año de cárcel a los clientes de los bares de prostitución homosexual que fueron procesados.
La Audiencia absolvió a 33 de los 49 imputados basándose en la falta de credibilidad de los jóvenes denunciantes, la mayoría de ellos dedicados a la prostitución.
Saldaña y el encargado del ‘Arny’, un pub situado frente a la estación de Plaza de Armas de Sevilla, fueron los dos únicos condenados que ingresaron en prisión, ya que el bailarín argentino Domingo Arnaldo Concha, conocido como Arny y relaciones públicas del club, pagó la multa y las indemnizaciones que le impusieron los jueces y eludió el ingreso en prisión para cumplir un año y nueve meses.
El ‘caso Arny’ fue destapado por uno de los chicos que se prostituían en el club, J.A.S.B., conocido como ‘Testigo número 1’, un joven con numerosos antecedentes penales que posteriormente fue condenado por asesinar a un hombre en abril de 2004 en Brenes (Sevilla).
————————————————————————————————-
ANTECEDENTES DEL CASO ARNY
La fiscal del «caso Arny» pide 168 años de prisión para los dos propietarios del club
Los «famosos» implicados en la red de prostitución podrían no ir a la cárcel
La fiscal del «caso Arny», Marta Valverde, ha solicitado un total de 168 años de prisión para Carlos Saldaña, propietario del pub Arny, mientras que para los principales imputados pide penas menores, informaron a EL MUNDO fuentes judiciales.
La fiscal ha pedido en el escrito de acusación, que consta de 17 folios, tres años de prisión por cada uno de los 56 delitos de los que está acusado para el dueño del club y su socio, José Antonio González, lo que eleva la pena total a 168 años de cárcel.
La misma pena por delito es solicitada para Manuel Ibáñez, el dueño del pub 27, cercano al Arny, también clausurado por la Policía, para quien la Fiscalía pide 87 años de prisión.
Sin embargo, los clientes imputados deben ser condenados a penas menores, según el criterio de la fiscal. El más perjudicado es el catedrático Santiago Oliveros, para quien se demandan 17 años de prisión, y Antonio Tejado, hermano de María del Monte, que se enfrenta a una petición de siete años de cárcel. Ambos estaban acusados de varios delitos de inducir o fomentar la corrupción de los menores.
FAMOSOS INVESTIGADOS
Para Jorge Cadaval, integrante del dúo Los Morancos, se solicita una pena de tres años de prisión. Según la investigación desarrollada por el Juzgado de Instrucción número 13 de Sevilla, Cadaval pagó 1.000 pesetas a un menor de 16 años en marzo de 1995 a cambio de favores sexuales, y posteriormente mantuvo relaciones con otros dos menores de 17 años, a los que pagó entre 6.000 y 8.000 pesetas.
Respecto a los restantes famosos, para Javier Gurruchaga se solicita una año de prisión, ya que -siempre según las conclusiones de la fiscal- llevó a un hotel de Sevilla a un menor de 16 años en diciembre de 1995.
La misma pena que pide la fiscal para Jesús Vázquez, quien pagó entre 10.000 y 12.000 pesetas a un menor de 16 años, y para el juez Manuel Rico Lara, quien está acusado de mantener relaciones con un menor al que abonó por sus servicios 15.000 pesetas.
Por otra parte, la fiscal pide para los 48 acusados una multa de un millón de pesetas por cada relación sexual mantenida con los menores.
Fuentes judiciales explicaron ayer que muchos de los acusados podrían no ir a prisión -si sus condenas son inferiores a un año-, siempre y cuando no tengan antecedentes penales y la juez no estime que su actuación no ha provocado «alarma social».
El escrito de la fiscal cierra el trámite de calificación por parte de las acusaciones, después de que cumplieran con este requisito las diferentes acusaciones particulares, por lo que la juez dictó ayer apertura del juicio oral.
Este era el único condicionante que faltaba antes de la apertura del juicio oral una vez que la juez instructora del caso, María Auxiliadora Echevarri, emitiera el pasado 25 de junio el auto con el que concluía la investigación.
Absueltos la mayoría de los clientes del club Arny por falta de pruebas
Fuertes condenas para el propietario (33 años) y para el encargado (18)

«Queda la satisfacción moral, pero el daño es ya irreparable». Los famosos imputados en el caso Arny recibieron ayer la noticia de su absolución por el juez con una mezcla de alegría y rabia por los perjuicios ocasionados por un proceso de dos años y medio en el que fueron imputados sin -según señalaron- ninguna prueba fundada.
La Sección Tercera de la Audiencia de Sevilla dictó ayer la esperada sentencia sobre el caso Arny, que absolvió a 32 de los 49 imputados, entre ellos los cantantes Javier Gurruchaga y Jesús Vázquez, el humorista Jorge Cadaval, el ex juez de menores Manuel Rico Lara, y Antonio Tejado, hermano de María del Monte.
Nada más conocer la sentencia, el abogado Francisco Baena Bocanegra, portavoz de los letrados durante el juicio, aseguró que las conclusiones del tribunal demuestran que «muchas de las personas que estaban acusadas, lo eran sin fundamento alguno» y que la instrucción fue «demasiado rápida».
En este sentido, anticipó lo que iba a ser la principal reacción de los acusados absueltos: la imposibilidad de reparar el daño ocasionado por un proceso ampliamente difundido por los medios de comunicación. «Aunque la sentencia cante la inocencia de una persona, queda el rastro de esos dos años y medio de sufrimiento y eso es enormemente difícil que quite la semilla de la duda después de cuanto se ha dicho, escrito, comentado y criticado».
Baena hizo una alusión especial al juez Manuel Rico Lara. «Se ha visto sometido a una acusación absolutamente falaz. La sociedad ha visto cómo se le apartaba de la carrera y se le sentaba en el banquillo, espero que, con la misma rapidez, se le restituya el honor», afirmó.
Mientras Baena Bocanegra comparecía ante la prensa, Jorge Cadaval celebraba con su familia su absolución. «A la primera que se lo he dicho ha sido a mi madre, que no quería oír la radio ni nada, de los nervios que tenía», explicó el moranco de Triana.
El humorista, que reconoció que la noche anterior no había pegado «ojo», confesó que siempre esperó ser absuelto, y sólo quiso recordar del proceso «la gran amistad» que entabló «con algunos acusados».
DAÑO CAUSADO.- Cadaval acudió a la Audiencia acompañado de su hermano César y coincidió en que la sentencia no repara el daño causado. «El vaso roto, roto está», aseguró, para pedir mecanismos que impidan estos efectos en los procesos.
Su hermano aseguró que «el daño profesional ha podido ser irreparable», e insinuó acciones legales. «Igual que los médicos pagan cuando se equivocan, habrá gente que tendrá que pagar», dijo.
Jesús Vázquez conoció su absolución en Londres, donde estará hasta el próximo martes. Recibió la noticia «sin sorpresa, porque se lo esperaba, pero con muchísima alegría», aseguró ayer su representante.

ACCIONES LEGALES.-
El cantante emprenderá acciones legales contra la juez instructora del caso, María Auxiliadora Echevarri, «por el incumplimiento, no sé si malicioso o por ignorancia culpable, de las funciones que desempeña, esto es, prevaricación».
Para Jesús Vázquez, el daño no ha sido sólo moral. «El no tuvo la suerte de tener contratos firmados cuando estalló el escándalo», afirmó su representante, por lo que «no ha facturado ni el 10% de lo que teníamos previsto».
Cristina Almeida, defensora de Javier Gurruchaga, abundó en que la absolución de su cliente «cumple el papel que la Justicia tenía que hacer, pero no borra el daño que se ha hecho con anterioridad».
Según Almeida, aunque Gurruchaga no ha sido condenado, «él ya se sentía absuelto por la Justicia y le gustaría recuperar la confianza y el respeto de los ciudadanos».
LAS CONDENAS
Saldaña, condenado a 33 años de prisión
A ningún cliente se le impusieron penas superiores a los dos años

Una larga lista de 49 personas con sus nombres y apellidos conformaba la serie de imputados en el famoso y conocido caso Arny.
El juicio más largo en la historia de la Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Sevilla se cerró finalmente ayer. Las mayores condenas recayeron sobre el propietario del local, Carlos Saldaña, y el encargado del mismo, José Antonio González Losada.
A continuación, las resoluciones sobre los principales acusados:
Carlos Saldaña Dueño del Pub Arny. El fiscal pedía 105 años de cárcel. Condenado a 33 años de prisión y multa de 198 meses a una cuota diaria de 1.000 pesetas.
José Antonio González Encargado del Pub Arny. El fiscal pedía 70 años de cárcel y multa de 630 meses. Condenado a 18 años de prisión y multa de 162 meses.
Manuel Ibáñez Propietario de los clubes 27 y Valentino. El fiscal pedía 27 años de cárcel y multa de 180 meses. Absuelto.
Domingo Arnaldo Encargado y Relaciones Públicas del Arny. El fiscal pedía 22 años de cárcel. Condenado a un año y nueve meses de prisión, y multa de 15 meses.
Hilario Arenas Historiador. El fiscal pedía un año de cárcel y multa de 12 meses. Absuelto.
Jorge Cadaval Humorista. El fiscal pedía tres años de cárcel y multa de 36 meses. Absuelto.
Guillermo Carmona Ex hermano mayor de la cofradía de la Santa Cruz. El fiscal pedía un año de cárcel y multa de 12 meses. Absuelto.
Ramón de Carranza y Villalonga Marqués de Sotohermoso. El fiscal pedía dos años de cárcel y multa de 24 meses. Condenado a 1 año de prisión y multa de 12 meses.
Antonio Tejado Hermano de María del Monte. El fiscal pedía siete años de cárcel y multa de 84 meses. Absuelto.
Santiago Oliveros Profesor de Derecho. El fiscal pedía 17 años de cárcel y multa de 204 meses. Condenado a un año de prisión y multa de 12 meses.
Luis Miguel Rodríguez Pueyo El fiscal pedía cinco años de cárcel y multa de 60 meses. Condenado a un año de prisión y multa de 12 meses.
Manuel León Hostelero. El fiscal pedía un año de cárcel y multa de 12 meses. Absuelto.
Ignacio Javier Gurruchaga Cantante. El fiscal pedía un año de cárcel y multa de 12 meses. Absuelto.
Jesús Vázquez Cantante. El fiscal pedía un año de cárcel y multa de 12 meses. Absuelto.
Manuel Rico Lara El fiscal pedía un año de cárcel y multa de 12 meses. Absuelto.
José Espias Bailarín conocido como Pepe Lucena. Fue apartado del proceso por enfermedad, el Tribunal emplaza a las partes para que en 30 días concreten los particulares que estimen necesarios cara a su enjuiciamiento.

LA SENTENCIA
Un final «políticamente correcto»
Satisfacción entre los abogados defensores por la resolución judicial al polémico «caso Arny»
La sentencia fue recibida en la Audiencia a primera hora de la mañana por los abogados defensores, quienes mostraron generalizada satisfacción por su contenido y la enjuiciaron como una resolución «políticamente correcta» para el controvertido proceso.
Aunque algunos letrados se mostraron en desacuerdo con las condenas de sus defendidos, la apreciación general era que el texto de la sentencia iba a provocar escasas polémicas.
La sentencia absuelve a 32 de los 49 procesados, entre ellos la mayoría de los clientes. Respecto a los responsables de los pubs investigados, condena sólo a los acusados del Arny, y absuelve al propietario del 27 y Valentino.
Así, el tribunal da la razón al fiscal en dos de las grandes batallas que mantuvieron las defensas: Rechazan la pretensión de considerar que el delito de corrupción de menores ha desaparecido del nuevo Código Penal, ya que «no puede ponerse en duda» que el nuevo texto «sigue protegiendo a los menores frente a ciertos comportamientos sexuales de los adultos, aunque haya desaparecido el término corrupción».
Asimismo, niega la teoría de que no puede prostituirse a quien ya lo está, ya que «siempre es posible una regeneración» del joven.
Sin embargo, la sentencia da la razón a las reiteradas críticas de las defensas sobre la «falta de credibilidad», «contradicciones» y «falta de convicción» como principal argumento para absolver a los acusados.
El portavoz de las defensas, Francisco Baena Bocanegra, aseguró que la sentencia es «plenamente congruente» con el resultado de la prueba, ya que ha sido «una prueba abrumadora de que muchas de las personas que estaban acusadas, lo eran sin fundamento alguno y eso lo demuestra la absolución en cascada a favor de un buen número de personas».
Esto pone de relieve, añadió, que desde el principio «esta instrucción, a mi entender, con todo el respeto a la autoridad instructora, fue demasiado rápida y ha tenido el producto negativo de que se hayan sentado en el banquillo personas que ahora se ha demostrado que eran inocentes».
José Luis Calvo, presidente de la Asociación Para los derechos del Niño y la Niña (Prodeni), personada como acusación particular en el caso Arny, manifestó ayer que la sentencia del caso supone un «cierto fracaso de la Fiscalía sevillana, que se había comprometido acusando a los 48 imputados».
Por otra parte, toda la judicatura sevillana reclamó ayer la restitución profesional del ex juez de menores Manuel Rico Lara.
El delegado del Poder Judicial en Andalucía, Santiago Martínez-Vares, y el decano de los jueces de Sevilla, Andrés Palacios, dijeron que Manuel Rico Lara debería incorporarse «de inmediato» al puesto del que fue suspendido.
——————————————————————————————
MENORES PROSTITUIDOS ¿Quiénes son las víctimas del “caso Arny”?

A raíz del dictamen de la sentencia del caso Arny por la Sala Tercera de la Audiencia Provincial de Sevilla, de fecha 19 de marzo de 1998, en la que se absuelve por no considerarse probados los hechos por los que venían acusados los famosos implicados en dicho procedimiento, surgió en los medios de comunicación, y no ciertamente sin falta de razón, una opinión generalizada basada en que dada la inexistencia de condena para los mismos, éstos eran víctimas de todo lo acontecido alrededor del denominado caso Arny. Ciertamente, ante dicha opinión desde luego no puedo estar en desacuerdo, ya que han sido importantes las consecuencias sociales y psicológicas producidas no solamente en los acusados conocidos por el público sino en todos aquellos que después de durante más de dos años de verse sometidos a un procedimiento judicial, se han encontrado con una sentencia absolutoria. Sin embargo, aprovecho esta ocasión para reivindicar la posición de los menores y jóvenes que, entiendo, son auténticas víctimas de todo el caso Arny, y sin que haya observado en el aluvión de noticias que surgieron a raíz de la sentencia, se halla hecho mención alguna en los medios de comunicación. Así, en la referida sentencia se condena a 23 personas, entre los que se encuentran el propietario, el personal y clientes del Arny, considerando por el Tribunal suficientemente acreditado que en dicho establecimiento se venía ejerciendo la prostitución de menores de edad. Ello conlleva que los menores a los que se han inducido, favorecido o promovido su prostitución, sean las auténticas víctimas por los hechos causados, ya que como consecuencia de esas prácticas, han sufrido y vienen sufriendo, por lo general, un deterioro importante en el aspecto psíquico difícil de superar, que lleva en algunos de ellos a crearle dudas sobre sus tendencias sexuales, tal y como así declararon en el juicio, los propios peritos médicos y psicológicos que los habían examinados. Desde un principio, han sido numerosos los menores que se han visto afectados por el caso Arny, llegándose a identificar a más de 59. La actitud de los mismos en el juicio ha sido distinta. Así, muchos de ellos se han ratificado en sus declaraciones hechas en la fase de instrucción, reconociendo la práctica de relaciones homosexuales a cambio de dinero: otros, en cambio, se han retractado en juicio de las manifestaciones realizadas ante la jueza de Instrucción, y algunos ni tan siquiera han acudido al no poder ser localizados. Quiero hacer hincapié que la imagen del menor implicado no es la que se ha observado y visto a través de los medios de comunicación en cuanto al famoso menor número 1 y sus retractaciones públicas, así como a algunos otros menores que también han salido en los medios de comunicación. La mayoría de los jóvenes implicados con independencia de que en juicio se retractaran o no de lo declarado, tenían auténticos deseos de olvidar todo lo ocurrido, llegando inclusive a manifestar su renuncia ante cualquier indemnización que pudiera corresponderle, y volviendo a sufrir un auténtico calvario ante el interrogatorio al que se vieron sometidos, teniendo que suspender el tribunal, en diversas ocasiones, las sesiones momentáneamente ante la imposibilidad, por el trastorno psicológico que sufría, de que continuaran con el interrogatorio. El deterioro psicológico de estos menores ha sido importante, no ya en sí por el ejercicio de la prostitución, sino porque en numerosos casos, directamente la decisión de ejercer la prostitución no fue tomada por los mismos de forma libre y voluntaria, sino inducida e influenciada por las circunstancias vividas en el Arny y por la situación económica. La forma de actuar en el Arny al objeto de que siempre hubiera menores, consistía en el reclutamiento directo, bien por medio de los trabajadores o por los propios menores que ya estaban ejerciendo la prostitución. Así, tanto el propietario como el encargado recorrían pueblos próximos a Sevilla a fin de captar a jóvenes menores, ofreciéndoles algún trabajo como camareros, aprovechando que se trataba de jóvenes pertenecientes a familias necesitadas. Una vez en el Arny, los inducían a que tuvieran su primera relación homosexual, bien con ellos o con los clientes, iniciándolos en la prostitución, quienes posteriormente seguían acudiendo ante la posibilidad de contar con ingresos cuando no tenían. Igualmente, alguno de los menores que ya se encontraban ejerciendo dicha actividad se les incitaba a fin de que invitaran a otros menores al Arny, habiendo una permisividad absoluta en cuanto al control de entrada, asegurándose de esta forma la existencia siempre de jóvenes en el Arny, que en su mayoría eran menores de edad. Ahora, cuando ya existe sentencia, la mayoría de los menores que estuvieron inmersos en el caso Arny son mayores de edad, dado el tiempo transcurrido. Sin embargo, parece ser, por lo visto en los medios de comunicación, que son representativos de nuestra sociedad, que ya a nadie le interesa lo pasado y sufrido por esos menores, y si los mismos van a poder ser reintegrados a la sociedad ya que, en un número importante, lo vivido en el Arny les va a condicionar para el resto de su vida. En definitiva, no podemos olvidarnos que, efectivamente, el tribunal ha absuelto a los famosos implicados en el caso Arny, pero desde luego ha condenado por el ejercicio de la prostitución a 23 acusados, reconociendo como hechos probados que en dicho establecimiento se ejercía la prostitución de menores de edad, los cuales son, por esa circunstancia, las auténticas víctimas del caso Arny.
FRANCISCO ÁLVAREZ BENÍTEZ

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: