Condenan a Vera a un año y seis meses de prisión por el caso Maletines

AUDIENCIA PROVINCIAL DE MADRID

Condenan a Vera a un año y seis meses de prisión por el ‘caso Maletines’

Según el fiscal, los pagos a Amedo y Domínguez tenían por finalidad ‘garantizar el silencio’

El conjunto del dinero abonado ascendió, como mínimo, a 260 millones de pesetas

La Audiencia Provincial de Madrid ha condenado a un año y seis meses prisión al ex secretario de Estado, Rafael Vera, y a su secretario personal, Juan de Justo, por los pagos con dinero de los fondos reservados a los ex policías José Amedo y Michel Domínguez que se realizaron en Suiza entre 1988 y 1994, conocido como el ‘caso Maletines’.
El tribunal ha considerado probado que Vera ordenó el pago de determinadas cantidades de dinero con cargo a los fondos reservados del Ministerio del Interior a las mujeres de Amedo y Domínguez para compensar la disminución de ingresos que supuso el ingreso de éstos en prisión en 1988 por el ‘caso GAL’, y para garantizar que guardaran silencio por este asunto.
La Audiencia absuelve al coronel de la Guardia Civil Félix Hernando por el delito de malversación al considerar que no tenía conocimiento del destino de los maletines. Para Vera la Fiscalía solicitaba siete años, mientras que para De Justo pedía cinco.
El Tribunal también obliga a los condenados, a los ex policías y a sus mujeres, Marian Acedo y Alicia Sánchez, a devolver el dinero que se malversó: 29,7 millones de las antiguas pesetas en pagos en sobres cerrados, 176 millones de pesetas en los maletines de suiza y 903.000 pesetas en dos operaciones a las que fueron sometidas las esposas.
Según el relato del fiscal, los pagos a Amedo y Domínguez que Vera ordenó tenían por finalidad “garantizar el silencio” de los dos antiguos policías para que no delatasen a otros implicados en la trama de los GAL, entre ellos el propio Vera. Por eso las entregas de dinero comenzaron cuando el juez Garzón les encarceló y acabaron cuando Vera cesó en su cargo.
Sobres blancos cerrados con celofán
Así, entre agosto de 1988 y enero de 1994, fecha en la que Vera cesó como director de la Seguridad del Estado, De Justo les entregó “sobres blancos cerrados con celofán y con los nombres de las destinatarias, que contenían entre 450.000 y 600.000 pesetas en efectivo, casi siempre en la propia Secretaría de Estado”.
El fiscal también señaló en su escrito que Vera, con el dinero de los fondos reservados, ordenó a De Justo a pagar el coste de dos intervenciones quirúrgicas efectuadas en la Clínica Ruber Internacional de Madrid a las mujeres de Amedo y Domínguez, que costaron 603.000 y 300.000 pesetas, respectivamente.
Además de estas cantidades, hizo llegar a los dos ex policías un total de 200 millones de pesetas (1.202.024 euros). Para ello, De Justo indicó a María Ángeles Acedo y Alicia Sánchez que abrieran sendas cuentas corrientes en Suiza, en las que se habrían efectuado los ingresos.
Por su parte, las defensas denunciaron durante el proceso la “ausencia total de pruebas objetivas” del delito de malversación que se imputa a Rafael Vera, Juan de Justo y Félix Hernando. También criticaron la excesiva duración del procedimiento -“que debe conducir a su archivo”, dijo Manuel Cobo del Rosal, abogado de Vera- y la nulidad de las actuaciones, por haber tenido su origen en las “coacciones y presiones” del juez Baltasar Garzón, que “obligó” a declarar a Amedo y Domínguez y a sus esposas bajo la amenaza de la cárcel.

MARÍA PERAL

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: