Una sensación agridulce. Este es el sentimiento que tiene la hija del empresario Publio Cordón, secuestrado y desaparecido desde hace más de 12 años

REACCIÓN DE LA HIJA DE PUBLIO CORDÓN A LA SENTENCIA

‘Como en el 11-M, los cerebros del secuestro están en la calle’

Carmen lamenta que sólo se haya condenado al que considera asesino de su padre

Una sensación agridulce. Este es el sentimiento que tiene la hija del empresario Publio Cordón, secuestrado y desaparecido desde hace más de una docena de años. Por un lado, la periodista Carmen Cordón, afincada en Palma, se congratula de que el grapo al que considera autor material del crimen de su padre, Fernando Silva Sande, haya sido condenado a la pena máxima -28 años de prisión- por el secuestro. En cambio, no acierta a entender que los otros dos grapos que se sentaban en el banquillo y a los que se consideraba cerebros del secuestro –Manuel Pérez Martínez, el Camarada Arenas, e Isabel Llaquet– hayan sido absueltos. “Como ha ocurrido en el 11-M, los verdaderos cerebros no han sido condenados”, señala.

Carmen Cordón critica abiertamente la actitud del fiscal durante el juicio. “Nadie mueve un dedo en el Grapo sin que el Camarada Arenas lo ordene”, recuerda la hija del empresario secuestrado el 27 de junio de 1995 y desaparecido desde entonces. “Ahora se van de rositas y a la calle”, critica. La hija de Publio Cordón no alberga la menor duda de que su padre fue asesinado. “La teoría que decían inicialmente de que mi padre sigue vivo, 12 años después es menos creíble”. También está convencida de que Silva Sande es el autor material del crimen. “Tiene un perfil sanguinario. Hace años no tuvo reparos en pisar los cadáveres de compañeros suyos para llevarse un botín”, precisa.

Al escuchar la sentencia condenatoria, Carmen Cordón evoca la odisea que pasó junto a su marido en París, el 18 de agosto de 1995, para entregar el rescate que le exigía la organización terrorista. En un intento desesperado por recuperar a su padre, Carmen Cordón reunió 400 millones de pesetas en billetes y lo repartió en bolsas de deporte. Por aquel entonces, la hija del empresario secuestrado confiaba en que los terroristas cumplirían su palabra y dejarían a Publio Cordón en libertad. Transcurridos más de una docena de años desde aquel tortuoso encuentro con la banda terrorista no tiene dudas sobre lo ocurrido. “Secuestraron a mi padre y, además, nos estafaron 400 millones. Creo que cuando fuimos a Paris ya lo habían matado”, puntualiza. El primer contacto con los GRAPO en la Ciudad de la Luz lo establecieron a través de una cabina telefónica situada en el número 110 de la Rue d’Italie. Durante ocho interminables horas, con un mapa en la mano y 400 millones en la otra, los terroristas los mantuvieron dando tumbos. “Estuvieron jugando con nosotros a una gincana terrorista”, precisa Carmen Cordón.

LORENZO MARINA

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: