El café de Pedro Solbes. Cien euros de propina

«Nadie da un euro de propina por dos cafés»

Domingo, cuatro de la tarde, vísperas de las fechas navideñas, en pleno centro de Madrid, junto a la Puerta del Sol. Los camareros del restaurante «Le Maria» no dan abasto. Las mesas y la barra están en pleno apogeo. Unos clientes que se van, otros que llegan. Para muchos todavía es el turno de las comidas, para otros el de la sobremesa, la oportunidad de disfrutar de un buen postre y café, a veces acompañados de alguna que otra copa de licor.

Y cuando llegan las cuentas a las mesas es el momento de comprobar si los españoles no hemos interiorizado el valor del euro, como cree el vicepresidente económico, Pedro Solbes. En su opinión, las propinas parecen ser el mejor indicador para medir si sabemos o no utilizar la moneda europea.
Desde luego, ayer fue uno de esos días en los que camareros, cocineros, encargados y todo el personal de este establecimiento pudieron añadir algunos euros más al sueldo. «Pero no se gana tanto con las propinas de los clientes», dice Jony, el segundo encargado de este negocio hostelero. «Al mes sacamos unos 200 euros cada uno».
En las comidas es donde los españoles se «estiran» más con el servicio recibido. «Si gastan unos 30 euros suelen dejar entre tres y cinco. Pero cuando sólo consumen un café no dejan nada. Hay clientes más generosos: con una cerveza, que aquí cuesta 2,65 euros, suelen dar de propina entre 15 y 20 céntimos», explica Jony.
Los clientes preferidos son los americanos, ingleses y alemanes. «Ellos sí que dejan un 10% de lo que consumen», sonríe Jony. Pero no quiere saber nada de franceses e italianos, que «nunca dan nada de propina». Los españoles, sin embargo, ni somos tan generosos, ni tan tacaños y, para este encargado, desde luego, tenemos muy en cuenta el valor del dinero que gastamos.
Una percepción muy similar tiene Masha, que ayer ejerció de encargada en uno de los establecimientos más típicos de la zona centro de Madrid: el Café Central de la plaza del Ángel. «El 60% de los clientes no dejan ninguna propina cuando toman un café, una cerveza o una copa -afirma, sin ninguna duda-. Y los que lo hacen dan entre 10 y 30 céntimos. A lo sumo 50, pero eso es rarísimo. Solbes se equivoca, porque nadie deja un euro por dos cafés, ya que si lo hicieran pagarían el valor de otra consumición. Los españoles saben muy bien lo que gastan».
Ocho euros cada día
El café está a reventar y el trasiego de clientes es continuo. «En este establecimiento la gente cambia muy rápido. Se sientan, toman una consumición y se van. A veces, no nos da tiempo ni a limpiar las mesas mientras se marchan unos y llegan otros», explica. Y a pesar de todo ese trajín, cada camarero apenas saca unos ocho euros al día por las propinas. Una vez más el indicador de Solbes refleja que los españoles miramos mucho nuestro bolsillo.
Así lo cree también Natalia, la camarera que atiende un bar de tapas -«España Cañi»- en la plaza del Ángel. «La gente deja propinas a razón de lo que puede -dice-. Por una caña, que cuesta 1,50 euros no suele dar nada. Si dejaran un euro es lo que les cuesta casi otra cerveza. Nosotros sacamos tres o cuatro euros en propinas cada uno al día».
M. J. PÉREZ-BARCO

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: