Ámsterdam sacará a todas las prostitutas del ‘distrito rojo’

Las medidas suponen el reconocimiento por parte del consistorio del fracaso de la legalización de la prostitución

La lucha contra el tráfico de mujeres y de drogas ha llegado al corazón de Ámsterdam de la mano del Ayuntamiento. Su distrito rojo, una de las mayores atracciones turísticas de la capital holandesa, verá sustituidas las ventanas a pie de calle dedicadas a la prostitución por tiendas elegantes, restaurantes de moda y galerías de arte.

El plan de saneamiento del centro histórico de la capital holandesa, presentado ayer, no prevé erradicar la prostitución. Tampoco desea quebrar la imagen tolerante del país que la legalizó en el año 2000. Lo que intenta es combatir el crimen organizado enquistado en un barrio que ha cumplido 800 años y al que se devolverá su antiguo esplendor en busca de otro tipo de visitantes.

El proyecto es muy ambicioso y no sólo costará “cientos de miles de euros”, según el alcalde socialdemócrata, Job Cohen. Sobre todo se plantea como una tarea que tardará al menos una década en estar lista y que cuenta entre sus mayores patrocinadores a las grandes firmas que tienen sucursales en la zona. Entre ellas figuran tiendas de ropa como C&A y el banco Fortis, grandes hoteles locales y el almacén más famoso del país, De Bijenkorf.

A todos ellos les conviene la limpieza de un entramado de calles trazadas a la sombra de la antigua muralla ciudadana, “que ya no tiene nada de romántico porque se registran abusos de mujeres, blanqueo de dinero y tráfico de drogas”, argumenta el consistorio. Para lograrlo, el denominado Plan 1012 incluye, en primer lugar, el aumento de la edad de las prostitutas de los 18 años actuales a 21. A los dueños de burdeles y clubes de alterne, así como a los guardaespaldas empleados por las propias mujeres para protegerlas, se les exigirá un permiso para poder operar en el sector. Los clásicos chulos sólo podrán acceder a las nuevas zonas dedicadas a la venta de sexo si demuestran no tener antecedentes penales y cuentan con el correspondiente pase.

Fracaso

Las medidas suponen el reconocimiento por parte del consistorio del fracaso de la legalización de la prostitución. Su regulación no ha servido para que las mujeres se convirtieran en trabajadoras autónomas. Tampoco ha favorecido la transparencia de un negocio cuyo aspecto más siniestro, el tráfico de jóvenes, no está siendo combatido con éxito.

“La realidad no tiene que idealizarse. Hay delitos en la industria del sexo y crimen organizado, y por eso actúa el ayuntamiento”, añadía ayer el alcalde durante un paseo por el distrito. Las tiendas de recuerdos, hoteles y cafés donde se puede comprar y consumir marihuana también serán cerrados. El siguiente paso será restaurar los edificios históricos y atraer otro tipo de público al corazón ciudadano. “Hay muchos turistas aficionados al arte, la moda o la buena cocina”, en opinión de Lodewijk Asscher, teniente de alcalde de Finanzas.

A pesar de estar pensado para proteger a las prostitutas, este colectivo no parecía estar muy satisfecho con las medidas. El sindicato que las reúne, El Hilo Rojo, considera que el control policial sobre los chulos, “cada vez más jóvenes”, debería reforzarse para evitar que abusen de sus supuestas protegidas.
ISABEL FERRER

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: