Mas detenidos en la segunda fase de la operación contra las clínicas abortistas barcelonesas

Las investigaciones sobre el funcionamiento de las clínicas barcelonesas lideradas por Carlos Morín, en las que se practicaban presuntos abortos ilegales, entraron ayer en una segunda fase con la detención de otras siete personas, seis hombres y una mujer, que se suman a las seis del 26 de noviembre.
Se trata de tres ginecólogos, dos psiquiatras y dos anestesistas a los que se imputan los delitos de asociación ilícita, aborto ilegal, falsificación de documentos e intrusismo. Al parecer, estas personas eran colaboradores externos de las clínicas del doctor Morín que se encargaban de dar apariencia legal a abortos que no lo eran.
Seis de las detenciones se practicaron ayer a primera hora de la mañana en la calle, cuando los afectados se dirigían al trabajo. La séptima se hizo cuando el médico, uno de los psiquiatras, se encontraba ya en su consulta del Centro de Asistencia Primaria de la calle Manso, dependiente de la red sanitaria pública. Al menos dos de los arrestos se realizaron en poblaciones del área metropolitana barcelonesa.
El otro psiquiatra detenido trabajaba a tiempo parcial en la cárcel de Brians, en Sant Esteve Sesrovires (Barcelona), según confirmó la consejera de Justicia, Montserrat Tura. Durante una visita a los nuevos juzgados contenciosos administrativos, Tura indicó que este médico no estaba contratado por Justicia, sino por el Consorcio Hospitalario de Terrassa, organismo que recibe financiación pública, y que hacía «guardias esporádicas» en Brians.
Según la responsable de Justicia, mientras ha sido investigado, no han intervenido para no entorpecer, pero una vez detenido, se le ha abierto expediente y apartado de sus funciones. Montserrat Tura dijo entender «perfectísimamente» que actúen las fuerzas de seguridad «si hay pruebas suficientes y se considera que se han hecho informes inadecuados y falsificado situaciones».
El psiquiatra que trabajaba en Brians es Pascual Javier R. M. y el médico que ejercía esta misma especialidad en el ambulatorio de Manso es Fernado Javier C. V. Fuentes de la Consejería de Salud eludieron comentar este asunto por no disponer de «información oficial», y acogiéndose al secreto de sumario decretado por la titular del Juzgado de Instrucción 33 de Barcelona, Elisabet Castelló, que lleva el caso.
Entre los detenidos figura también el ginecólogo Tomás P. P., que ejerce su profesión en Cerdanyola (Barcelona) y es vocal de la sección de tocoginecología del Colegio de Médicos de Barcelona. El presidente de la entidad, Miquel Bruguera, indicó a este diario que ésta es una de las muchas secciones colegiales destinadas a defender a quienes ejercen cada especialidad, pero que no tienen representatividad ni nada que ver con la junta de gobierno.
Todos los detenidos se encontraban prestando declaración ayer por la tarde en la Comandancia de la Guardia Civil de Travesera de Gracia. Probablemente se agotarán las 72 horas legales antes de pasarlos a disposición judicial, como ya ocurrió en las seis detenciones anteriores.
Por los mismos hechos, el 30 de noviembre la juez decretó prisión sin fianza para el propio doctor Carlos Morín, su esposa, María Luisa D. S., y la empleada María Virtudes S. V. Los otros tres detenidos, los médicos Dimas A. C., Pedro Juan L. A. y Marcial R., eludieron la prisión tras depositar fianzas de entre 2.000 y 4.000 euros.
Sin actividad
Tres de las clínicas registradas el 26 de noviembre permanecieron ayer con las puertas cerradas y sin ningún tipo de actividad visible desde fuera, aunque no se practicó ningún registro. Se trata de las clínicas Ginemedex, TCB y las oficinas del Grupo Clínicas Barnamedics, todas ellas dirigidas por Carlos Morín.
Fuentes jurídicas no confirmaron si el cese de la actividad en estos centros obedecía a una orden judicial o administrativa. No obstante, el teléfono de urgencia de estas clínicas sí era atendido por un profesional, según pudo corroborar este diario. La otra clínica registrada, EMECE, sí atendió a sus clientes.
Un responsable de este centro, que no quiso dar su nombre, informó de que «no tiene ninguna vinculación con el doctor Morín desde 2005», pese a que anteriormente había sido su director médico y accionista. Este responsable, que se lamentó de que algunos medios de comunicación sigan relacionando al centro con el «caso Morín», aseguró que tras el registro de noviembre, los agentes de la Guardia Civil les aseguraron que no habían encontrado nada ilegal y que podían seguir trabajando.
Se desconoce si alguno de los 13 detenidos estaba relacionado con el centro EMECE.
M. J. FRANCO/J. GUIL
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: