Álvarez se convierte en la primera ministra reprobada en la historia de la Democracia

El PP celebró a gritos la victoria por la mínima. No tuvo ningún apoyo, pero consiguió su objetivo

«¡Dimisión, dimisión, dimisión!». Al unísono, los populares celebraban entre gritos el cierre de la votación de ayer en la Cámara Alta. El Senado aprobaba la reprobación de la ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, -la primera de la Democracia-, únicamente con los votos del PP (120), al abstenerse los senadores catalanes de CiU, ICV-EUiA, EA y ERC, así como los representantes de Coalición Canaria y los del Grupo Mixto, menos el BNG que votó en contra.

Junto al bloque gallego, rechazaron la moción los representantes del PSOE, el PNV y parte de la Entesa, arrojando el recuento final de los votos un total de 120 a favor, 14 abstenciones y 116 en contra. De esta forma, el PP se quedó solo, pero su mayoría le bastó para lograr su objetivo. En esta ocasión, la ministra de Fomento no tuvo la misma suerte que el pasado 27 de noviembre en el Congreso, cuando tres votos la salvaron.
Pero la reprobación de ayer estuvo marcada durante todo el día por la enmienda de sustitución presentada por CiU, ERC e ICV, que solicitaban a los populares, a cambio de su apoyo, que retirara los recursos de inconstitucionalidad contra el Estatuto de Cataluña. Sin embargo, no prosperó, ya que el PP no cedió al «chantaje» y rechazó tal moción.
La decisión tomada ayer en el Senado no implica ninguna medida jurídica contra Álvarez, sino que, según aseguraron desde el PP, se trata de una acción que en política debe ser recogida por ética por el presidente del Gobierno, quien debería cesar a Álvarez. «El talante de Zapatero» le llevara a actuar en consecuencia, esgrimió el senador popular, Daniel Sirera, quien presentó la moción y dejó claro la necesidad de destituir a la ministra por su «incompetencia, arrogancia, ineficacia, chulería y desprecio a los ciudadanos». Sirera señaló que «no existe ninguna razón» que justifique su continuidad en el cargo.
Ya lo avanzó el senador del PP cuando señaló que la de ayer no eran una moción «muy original», haciendo referencia a que el Parlamento catalán votó otra «idéntica» el 16 de noviembre a favor de la reprobación. En aquella ocasión, todas las fuerzas menos el PSOE aprobaron la iniciativa.
Entre sus palabras se escuchaban los gritos en contra de los socialistas, que no aceptaban los argumentos del senador popular. Y en más de una ocasión, sonaron los nombres de Francisco Álvarez Cascos o del antecesor de Sirera en el cargo, Josep Piqué. Más que una votación en contra de la gestión de Álvarez, el pleno de ayer parecía un ir y venir de críticas y descalificaciones del PSOE al PP y viceversa. Era como si la titular de Fomento estuviera en un segundo plano, a pesar de ser la protagonista. Pese a ello, Sirera continuó esgrimiendo, uno detrás de otro, ejemplos de la mala gestión de Magdalena Álvarez, sobre todo en Cataluña.
Sirera recriminó, además, el hecho de que los partidos nacionalistas catalanes tomaran las calles de Barcelona para reprobar a la ministra y reclamar el derecho a decidir, y ahora callen en el Senado. «Sólo el PP ha estado a la altura de la circunstancias y ha sido consecuente en el Parlamento catalán, el Congreso y el Senado», afirmó.
Por su parte, el grupo socialista no salió nada satisfecho con el resultado de la votación y rechazó el oportunismo electoralista de la moción planteada por el PP para pedir el cese de «Maleni», cuando este partido «ha pasado» de los problemas catalanes durante los últimos años. «Han pasado de Cataluña durante cuatro años y los votantes pasarán del PP en las elecciones», dijo al grupo popular el senador socialista Vicente Guillén, quien criticó la moción por basarse únicamente en la descalificación y el interés.
Guillén aseguró que durante la presente legislatura, lejos de defender los problemas de los catalanes, el PP se ha mostrado contrario a cuestiones como el traslado de la sede de Comisión del Mercado de la Telecomunicaciones a Barcelona, la transferencia de la gestión del servicio ferroviario de Cercanías o la reforma del Estatuto. Sobre este último punto, Guillén recordó que el PP ha planteado recursos de inconstitucionalidad.
Tras la votación y los gritos de furor de los populares, el hemiciclo se quedó vacío, pero una pregunta sobrevolaba los pasillos del Senado. ¿Qué ocurrirá ahora con Álvarez?
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: