Un psiquiatra admite que firmaba informes después de los abortos

Uno de los dos psiquiatras detenidos el lunes por su supuesta implicación en la trama de abortos ilegales descubierta en Barcelona admitió tras su arresto que había firmado informes psicológicos de pacientes después de que se practicaran las intervenciones quirúrgicas, según han confirmado fuentes judiciales.

Los informes sobre el estado mental de una candidata a la interrupción voluntaria del embarazo son una cuestión previa ineludible antes de que pueda realizarse un aborto alegando problemas de salud mental para la madre. La firma de expedientes psicológicos una vez practicada la operación no sólo puede contravenir la ley sino los estatutos generales de la Organización Médica Colegial, organismo que agrupa a los colegios médicos de toda España.

La estrategia de los detenidos ante los investigadores ha variado algo con respecto al comportamiento que tuvieron el mes pasado los primeros arrestados por esta trama. En aquella ocasión, ni uno solo de los detenidos quiso hacer manifestación alguna ante los agentes del caso. Las cosas han cambiado. De los dos psiquiatras detenidos el lunes, uno trabajaba para una fundación y pasaba consulta en el CAP de la calle Manso de Barcelona; y el otro trabajaba en la prisión de Brians. Ambos han decidido colaborar, según fuentes conocedoras del caso. Los otros cinco médicos, tres ginecólogos y dos anestesistas, declararán hoy ante el juez, pues se espera que dejen las dependencias policiales a primera hora de la mañana. Declararán, con toda seguridad, ante la juez instructora Elisabet Castelló, titular del juzgado de instrucción número 33 de Barcelona, encargada del caso, pues se encuentra hoy en funciones de guardia.

El reconocimiento del psiquiatra de Brians de que ha firmado en el pasado informes psicológicos después de que la paciente ya hubiera sido sometida a la intervención quirúrgica se interpreta en medios judiciales como una especie de confirmación final de una actividad presuntamente irregular que ya estaba suficientemente probada con las diligencias practicadas hasta ahora.

Sin embargo, el testimonio de este psiquiatra podría comprometer la posición de los ginecólogos supuestamente implicados en la trama de las clínicas del doctor Carlos Guillermo Morín, pues supondría la confirmación de que practicaron intervenciones sin la documentación previa necesaria. Morín se encuentra encarcelado desde el mes pasado al igual que su mujer y una empleada de los centros médicos.

La toma de declaración de los dos psiquiatras se inició poco después de las 12 horas de ayer. A mediodía se hizo una pausa y se dio de comer a los siete detenidos bocadillos de butifarra blanca, acompañados de un litro y medio de agua para cada uno.

Por la tarde, los investigadores, además de continuar con las tomas de declaración, tuvieron tiempo de revisar los documentos intervenidos en el domicilio del psiquiatra de Brians. La entrada y registro en su domicilio de la calle Almogàvers se llevó a cabo el lunes a última hora de la tarde. Se hallaron informes psicológicos cuya relevancia o relación con el caso está todavía por determinar. Fuentes conocedoras del caso explicaron que, salvo sorpresas, no van a realizarse más entradas y registros, del mismo modo que es poco probable que haya más detenciones.

La Organización Médica Colegial emitió ayer un comunicado en el que anunció que se presentará como acusación particular en el proceso judicial que se sigue contra los implicados en la supuesta trama abortista de las clínicas Ginemedex. Precisamente, la salida a la luz pública de datos como que algunos facultativos firmaban informes médicos en blanco han llevado a la OMC a tomar la iniciativa de incorporarse como acusación particular. Además, la organización médica anunció que adoptará medidas disciplinarias internas. “En aquellos casos en que se demuestre falsedad documental en la extensión de certificados médicos, además de la condena por los delitos cometidos que establezca la ley, los facultativos se enfrentarán – se señala en el comunicado- a sanciones por falta deontológica muy grave por parte de su colegio de médicos”.

El proceso sumarial se encuentra todavía lejos de culminar todavía en un juicio oral. Dado que las diligencias se encuentran bajo secreto sumarial, la juez instructora deberá volver a tomar declaración a todos los implicados para que todas las partes puedan formular preguntas. Durante el secreto sumarial, sólo el abogado defensor de cada uno de los imputados puede comparecer durante el interrogatorio judicial. La segunda ronda de interrogatorios en el juzgado asegura el derecho de defensa de todos los encausados.

En algún momento del proceso, las mujeres que se sometieron a los abortos ilegales y que sólo han hablado con la Guardia Civil tenderán que pasar por el juzgado siguiendo la lógico procesal. Por el momento, estas antiguas pacientes de Ginemedex tienen oculta su identidad bajo un código secreto cuyas claves sólo tiene la juez.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: