El fútbol como pretexto para exgir la independencia

Inasequibles al desaliento, los gobiernos autónomos del País Vasco, Cataluña y Galicia -en estas dos últimas los socialistas comparten el poder con el nacionalismo más radical- volvieron a intentar ayer exaltar las pasiones independentistas aprovechando la celebración en Bilbao de un partido de fútbol entre las selecciones de «Euskal Herria» y Cataluña. La invocación conjunta al deporte (las pasiones) como motor del soberanismo se produce tras el rotundo fracaso del proyecto Galeusca (PNV, CiU y BNG), enterrado entre el olvido político, el desinterés por el plan Ibarretxe entre la sociedad vasca (según el Euskobarómetro) y la desafección social en Cataluña hacia los políticos tras la monumental batalla estatutaria.
Por la mañana, los consejeros de Cultura del País Vasco y Galicia y el vicepresidente de la Generalitat firmaron la «Declaración de San Mamés», y ya por la tarde la organización Esait, próxima a Batasuna, convocó una manifestación a la que asistieron varios miles de personas para exigir el reconocimiento oficial de las selecciones de esas comunidades.
El acto de ayer tiene su precedente más inmediato en el pasado día 10, cuando los mismos ejecutivos autonómicos firmaron la «Declaración de Compostela», por la que se comprometían a abrir entre ellos un marco de colaboración en materia cultural.
La «Declaración de San Mames» supone el compromiso de fomentar los «sistemas deportivos, la práctica deportiva, los deportes autóctonos y las selecciones nacionales» en las tres comunidades. Una de las medidas concretas es la creación del torneo «4 naciones», que jugarían los campeones de las respectivas ligas autonómicas y un club invitado. Otro acuerdo de «calado» es la aceptación por parte de Cataluña y Galicia de la invitación cursada por el País Vasco participar en los Juegos Náuticos del Atlántico, que tendrán lugar en Gecho y Sopelana en verano y procurarán la presencia de las federaciones de remo, vela, actividades subacuáticas y piragüismo. Además, los tres ejecutivos se apoyarán para lograr la presencia de sus federaciones «nacionales» en competiciones internacionales.
Fueron las consejeras de Cultura vasca y gallega, Miren Azkarate y Anxela Bugallo, respectivamente, y el vicepresidente de la Generalitat, Josep-Lluis Carod-Rovira, quienes firmaron el acuerdo sobre el césped de «la Catedral», en presencia de la directiva del Athletic de Bilbao.
«Estamos aquí -dijo Carod- porque queremos competir entre nosotros y con todos los otros países del mundo, porque no queremos limitaciones políticas al deporte, porque tenemos competencias exclusivas en deporte y las pensamos ejercer plenamente». Así, recordó que el Estatuto otorga al gobierno autónomo las competencias en deporte, «y como dice Zapatero, las leyes están para ser cumplidas», recordó el líder de ERC. La declaración se leyó en euskera, catalán, gallego y castellano, que era precisamente el único idioma que entendían todos los firmantes de tan singular acuerdo. Sólo el PP expresó su preocupación. El PSOE guardó silencio.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: