Un cupón premiado de la ONCE enterrado

«Si lo tiene él, que cobren los cinco millones los gusanos»

No es la primera ocasión en la que en Galicia desaparece por misterio o por habilidad un boleto premiado. La anterior evaporación millonario incluso ha merecido el argumento de un corto titulado «El Doce». Ocurrió en 1988 en la localidad de Pobra do Caramiñal -A Coruña-. Juan Villasante, de 74 años, murió de un repentino ataque al corazón después de haber comprado el número 79.893 del cupón de la ONCE. Al día siguiente fue enterrado con la misma ropa, salvo el abrigo y la chaqueta. 24 horas después del sepelio, la familia se enteró de que en el bar Chispa habían vendido media serie con un premio de cinco millones de pesetas. El camarero identificó a Juan Villasante como uno de los compradores, pero el cupón no estaba entre las pertenencias que fueron entregadas por la funeraria, por lo que los que prepararon el cadáver cargaron con la sospecha. Jaime, sobrino y familiar más cercano al fallecido, se negó a exhumar el cadáver de su tío: «Si lo tiene él, que cobren los cinco millones los gusanos».
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: