El ministro de Salud de Malasia dimite tras la difusión de un vídeo de contenido sexual

El ministro de Salud de Malasia, Chua Soi Lek, casado y con tres hijos, dimitió tras la difusión de un vídeo de contenido sexual en el que aparece con una mujer que no es su esposa, lo que ha desatado un escándalo en la sociedad malasia, de mayoría musulmana.

Chua, de 61 años, comunicó en una rueda de prensa que había presentado su dimisión como ministro y como parlamentario, además de haber renunciado a todos los cargos que desempeñaba en la Asociación China Malasia, el segundo partido de la actual coalición de Gobierno.

Son dos DVD de un autor anónimo que circulan, desde el domingo pasado, por el estado de Johor, el feudo de Chua, los que han propiciado el descalabro político de una trayectoria que apuntaba a lo más alto.

El primer vídeo, de una hora de duración, contiene imágenes de relaciones sexuales entre un hombre y una mujer, en lo que parece la habitación de un hotel, grabadas desde cuatro ángulos diferentes. La segunda copia ofrece lo filmado por otra cámara situada en el techo sobre la cama.

Los buzones de determinadas residencias y comercios de las poblaciones de Muar y Batu Pahat, en Johor, contenían el domingo pasado por la mañana el vídeo.

A pesar de los esfuerzos policiales de detener la distribución de los DVD y de las anunciadas penas de hasta tres años de prisión a los poseedores de copias, cualquier persona con una conexión de internet puede ver un fragmento del último escándalo sexual en Malasia a través del portal de YouTube.

“Yo soy el hombre del vídeo. Me gustaría asegurar que yo no grabé la cinta”, admitió públicamente el martes el todavía ministro Chua, cuando aún pensaba que podía salvar su carrera política, pues entonces descartó dimitir.

Señaló que la mujer del vídeo era una “antigua amiga personal”, cuya identidad mantuvo en secreto. “Quién hizo la grabación y el por qué es obvio”, comentó Chua, sin citar a nadie en concreto, en alusión a una conspiración política contra su fulgurante carrera para las elecciones de 2008.

Chua abandonó su la práctica de su profesión médica para entrar en política en 1990 y 14 años más tarde conseguía entrar en el “club de los elegidos” al conseguir la cartera de Sanidad. Este año tenía previsto postular su candidatura al liderazgo de su partido, según los analistas.

Aunque su esposa, Wong Sek Hin, le perdonó públicamente en Año Nuevo, los expertos dan su carrera por finalizada, por mucho que algunos destaquen su responsabilidad como una rara cualidad entre los políticos, no sólo de Malasia. “Chua ha demostrado un sentido de la responsabilidad que no muchos, de hecho, muy pocos políticos han ejercitado o mostrado en la arena política”, según el comentarista Kalimunllah Hassan.

No es la primera vez en Malasia que el futuro de un político se trunca por su conducta ‘privada’. En 1998, Anuar Ibrahim era viceprimer ministro y titular malasio de Finanzas y parecía el favorito a suceder al primer ministro, Mahathir Mohamad, cuando su fortuna se desvaneció. Fue detenido y acusado de abuso de poder y de sodomía con su hermanastro y su chófer.

Desde entonces, la sociedad musulmana malasia, considerada en un tiempo por el propio Anuar ejemplo de moderación, se ha descentrado y ha permitido el avance del radicalismo islámico: la ‘sharia’, cuya interpretación en Arabia Saudí o Nigeria, entre otros países, supone la muerte por lapidación a las personas condenadas por adulterio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: