António Nunes pillado ‘in fraganti’ con el puro en la boca.Encargado de controlar en Portugal la recién estrenada ley antitabaco

La última noche loca. Eso debió de pensar António Nunes, presidente de la Autoridad de Seguridad Alimentaria y Económica (ASAE), el organismo encargado de controlar en Portugal la recién estrenada ley antitabaco. La norma prohíbe, desde el pasado 1 de enero, fumar en todos los lugares cerrados, sean de trabajo, oficinas o sedes de administraciones públicas, como bares, discotecas o, como en este caso, el famoso Casino de Estoril. Nunes se encontraba en este lujoso establecimiento celebrando la llegada del nuevo año cuando un fotógrafo del Diário de Notícias captó con su cámara cómo disfrutaba de un puro.
Nunes explicó al mismo periódico que la ley antitabaco portuguesa “no prohíbe expresamente su consumo en lugares como casinos o salas de juego”, y justificó tal afirmación en que, en ese caso, entraría en conflicto con la ley del juego, en la cual no se alude en ningún momento a las condiciones para fumar tabaco.
Sin embargo, la ley prohíbe en Portugal fumar en cualquier lugar cerrado, y António Nunes no se encontraba precisamente en una terraza junto al mar cuando fue pillado in fraganti.
A pesar de que la ley ha levantado ampollas en el país, donde se recogen firmas por parte de la patronal de las discotecas para que la ley no afecte a sus establecimientos, Luis Rebelo, presidente de la Confederación Portuguesa de la Lucha contra el Tabaquismo, calificó la escena de anécdota, aunque la consideró “lamentable” el “automatismo” inconsciente que llevó al responsable de la ASAE a consumir tabaco ya entrado el nuevo año.
Extensión a Turquía
Un país con larga tradición de fumadores se apuntó ayer a la prohibición para controlar los efectos nocivos del tabaco. Se trata de Turquía, un país con una larga tradición de fumadores, cuyo
Parlamento aprobó una ley que prohibirá fumar en todas las zonas cerradas, incluidos bares y restaurantes.
La nueva ley, ratificada tras un largo debate en el Parlamento en Ankara, entrará en vigor posiblemente en mayo, cuando haya pasado el plazo establecido de cuatro meses después tras su confirmación por el presidente, Abdullah Gül.
La normativa prevé multas de 700 liras (440 euros) para sus infractores y de 5.000 liras (3.125 euros) para los locales que permitan fumar en su interior. Sí estará permitido fumar en prisiones y clínicas psiquiátricas, que designarán zonas especiales para los adictos, pero todos los demás lugares públicos, como bares, cafés y restaurantes, deberán estar libres de tabaco. Empleados y clientes de esos locales sólo podrán fumar fuera de los recintos, en la calle o en los jardines. En Turquía ya estaba prohibido fumar en los transportes públicos y aviones desde 1996, pero no en los trenes, que tenían vagones para fumadores.
La nueva ley prevé la posibilidad de establecer zonas para fumadores en hoteles, estadios de fútbol y conciertos al aire libre. Kaya Demirer, presidente de la asociación de propietarios de restaurantes en Estambul, comentó que esos locales perderán, al menos el 35% de sus clientes con esta ley.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: