Cuando mi marido reconoció que era alcohólico, ya era tarde


Lourdes, madre de una hija adolescente, conoce muy de cerca los efectos devastadores que ocasiona el abuso del alcohol. Su ex marido murió de cirrosis hace tres años. «El alcoholismo es una enfermedad grave, con dependencia absoluta del hábito, que si no se deja a tiempo mata. Cuando me casé con él sabía que bebía, pero nunca imaginé la trascendencia que podía tener. Él era un buen arquitecto, pero cuando salía del despacho siempre se tomaba sus copitas en el bar. A veces desaparecía toda la noche y no volvía a casa hasta el día siguiente». El alcohol y el tabaco, recuerda, «eran más importantes que su familia». Al ser «drogas consentidas y bien vistas socialmente, la gente y los compañeros lo veían normal, pero la que cargaba con sus problemas de salud, como sus cólicos de riñón y cambios de humor con delirios y gritos era yo». El matrimonio de Lourdes terminó por la adicción de su marido a la botella: «Nunca aceptó que tenía un problema y rechazó cualquier ayuda profesional. Sólo cuando los médicos lo desahuciaron en el hospital reconoció que había tirado su vida por la ventana por culpa de la bebida. Pero ya era tarde». En la actualidad, Lourdes presta su apoyo y colaboración a Alcohólicos Anónimos para tratar de ayudar a otras familias.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: