ETA trabaja con la hipótesis de que el Partido Popular puede ganar las elecciones generales del 9 de marzo

ETA trabaja con la hipótesis de que el Partido Popular puede ganar las elecciones generales del 9 de marzo, bien porque lo haya analizado así o porque crea que puede condicionar el resultado con sus acciones criminales. Por ello, en la entrevista que la banda publicaba ayer en el diario «Gara» lanza una advertencia al partido de Mariano Rajoy (también lo hace al PSOE) y señala que «en los últimos treinta años, se ha sentado (ETA) con gobiernos de distintos colores, con la voluntad de dar una solución negociada y democrática al conflicto».
Los terroristas, que acusan a Zapatero de haber planteado el proceso de negociaciones de manera «mal intencionada», subrayan que lo que ellos llaman el «conflicto» «sólo podrá superarse por la vía de la negociación. Antes o después tendrán que volver a ese camino».
La entrevista está plagada de amenazas como la de que nos enfrentamos a «largos años de conflicto», es decir, de terrorismo, por culpa de Rodríguez Zapatero, que hizo «una valoración de que la organización (ETA) tenía un estado de salud débil y se ciñeron a una línea que pretendía el fin de la organización, sin sumergirse en un proceso de verdad». «No hay derrota militar posible porque las raíces del conflicto son políticas. No hay victoria policial posible contra la voluntad de los ciudadanos vascos», dicen los pistoleros.
«El Estado español no será verdaderamente democrático, ni tendrá estabilidad y paz, si a Euskal Herria no se le reconocen los derechos nacionales que le corresponden (la independencia)», agregan.
Las amenazas se dirigen especialmente al PSOE, a cuyos militantes piden los terroristas que reflexionen «sobre las situaciones que acarrean» las prácticas represivas del ministro Rubalcaba (al que citan en primer lugar», de Zapatero o de «fascistas» como Rodolfo Ares.
El hacha, contra la serpiente
A ETA le ha enervado la referencia que hizo Alfredo Pérez Rubalcaba a que «el hacha ha cortado la cabeza de la serpiente». Estos dos elementos forman el anagrama de la banda y el símbolo de los Grupos Antiterroristas de Liberación (GAL) era precisamente el de un hacha que seccionaba la cabeza de un reptil. «Con eso queda completamente al desnudo el sentido del pensamiento y de la estrategia de los dirigentes del Gobierno español».
Sobre las obras del Tren de Alta Velocidad vasco, ETA recuerda que si no hubiera intervenido en otros «conflictos», como el de la Autovía de Leizarán o la central nuclear de Lemóniz (en las que con atentados consiguieron sus objetivos, «las instituciones habrían impuesto con la fuerza de las armas su proyecto opresor». Los terroristas dicen que siguen este asunto con «gran interés y también con intranquilidad», que es tanto como afirmar que en cualquier momento pueden dar la orden de que empiecen los atentados contra este proyecto ferroviario. Los planes del presidente del Gobierno vasco, Juan José Ibarretxe, que incluyen una consulta popular, son calificados de «hoja de ruta para recorrer el camino hasta 2009 y poner una alfombra roja a una nueva reforma de España. Un nuevo fraude». Acusan también al lendakari de «hipocresía, demagogia y cinismo sin límites» por condenar los atentados de ETA.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: