2.500 euros por nacimiento o las trampas de un cheque sin fondos

Antes venían con un pan bajo el brazo. Ahora, los pequeños españoles despiertan al mundo con un cheque. Ésa es la teoría, desde que el Gobierno anunciara, el pasado mes de julio, que ayudaría a los padres españoles con 2.500 euros por nacimiento. Sin embargo, cuando la ley sólo está empezando a dar sus primeros pasos, muchos progenitores se están dando de bruces con la letra pequeña del denominado «cheque-bebé».
Hombres españoles que, casados con mujeres extranjeras, se quedan fuera de las ayudas; padres de familias numerosas que fácilmente superan el umbral fijado para conseguir un «plus» y que ven pasar de lejos el «talón»… También se quejan los padres de pequeños de la generación del 2007 que, por desgracia para ellos, se adelantaron unos días, semanas o meses al pistoletazo de salida de la medida gubernamental.
Agraviados
En definitiva, se trata de miles de familias que se sienten discriminadas y agraviadas, una vez más, por el doble rasero de leyes que consideran «electoralistas y precipitadas» o, de forma más sueve, de un mero «olvido» en la redacción del texto.
Ignacio Ladegui es uno de los padres afectados por el vacío de la normativa. Casado con una ciudadana norteamericana, se ha encontrado la puerta de la ayuda cerrada a cal y canto. Está dispuesto a llegar hasta el final ante lo que considera una injusticia y arremete duramente contra el Gobierno, al creer que las prisas ante la inminente campaña electoral han truncado la percepción de un dinero que les hacía mucha falta.
Pedro está en su misma situación. Se casó hace poco con Elena, de nacionalidad rusa, y unos meses después llegó al mundo el pequeño Aleksandr. Ella está en paro, y recibieron con alivio el anuncio de los 2.500 euros. Por lo menos podrían afrontar parte de los gastos que acarrea un bebé durante los primeros meses. Sin embargo, fue la madre de Pedro la que levantó la liebre al escuchar por la radio que para percibirla Elena tendría que llevar al menos dos años en España. El desencanto fue mayúsculo: «Yo pensaba que se trataba de un derecho a la familia. Es una ley que pretendía ser muy completa y creo que ha sido un olvido. Somos una familia española, no rusa».
También se ha dirigido al Defensor del Pueblo para que sepa que su hijo tiene «menos derechos que otros niños españoles». Recalca que se trata de «un olvido de la clase política en general, nadie ha dicho nada en el Parlamento». Pero descarta llevar el asunto a los tribunales: «Tampoco puedo hacer mucho. Mi mujer no trabaja y no tengo recursos para hacerlo, pero me gustaría que se subsanara el olvido». Al margen de este olvido, Pedro cree, además, que las ayudas tendrían que haberse distribuido en función del nivel de renta.
Familias numerosas
Pablo Táuler tiene cinco hijos y el último, en teoría, debería estar amparado por el polémico cheque ampliado para las familias numerosas. Sin embargo no ha sido así, ya que el núcleo familiar supera el límite de renta fijado para recibir la ayuda.
Este padre es mucho más contundente: «Es una medida que se ha tomado a tres meses de las elecciones, es electoralista. Se ha aprobado con trámite de urgencia, cuando la única urgencia que hay es la que tiene el Gobierno para ganar las elecciones».
A su juicio, «en una campaña de marketing se anunció la extensión para familias numerosas a bombo y platillo, pero tiene trampa. Está sujeta a renta, a unos límites irreales. Hice el cálculo y con cinco hijos no podíamos superar los 21.000 euros anuales».
Una ley «injusta y engañosa»
A su juicio, más que una ayuda a la familia, es «un subsidio social» y está abierto a «fraudes, sobre todo en el caso de familias monoparentales. No es una ley igualitaria, es injusta y engañosa. A una familia numerosa que pueda salir adelante con los límites que fija la ley no sólo habría que darle la ayuda, sino también hacerle un monumento».
Otro frente abierto lo tienen los padres de pequeños nacidos en 2007 pero que, «por desgracia» han venido al mundo antes del plazo fijado como límite para recibir la ayuda. Todos ellos exigen que se tenga en cuenta el año fiscal como pistoletazo de salida para la percepción de las ayudas.
Son muchas las quejas aportadas en foros de internet en este sentido y que demandan los mismos derechos que los niños nacidos dentro del plazo.
Algunos casos son especialmente llamativos, como, por ejemplo los progenitores de gemelos o trillizos que, por alguna de las razones anteriores, se han quedado fuera del reparto de los 2.500 euros. O en su caso, de los 5.000
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: