Argentina prohíbe a Repsol YPF y al resto de petroleras exportar combustible

Apenas horas después de que el empresario argentino Enrique Eskenazi desembarcara como socio de Repsol YPF en su filial del país suramericano, el Gobierno de la presidenta peronista Cristina Fernández de Kirchner prohibió este lunes a todas las petroleras las exportaciones de combustibles líquidos, gasolina y gasóleo. También les ordenó retrotraer los precios a los valores vigentes 60 días atrás.
El comunicado oficial trató de explicar que la insólita medida busca paliar la escasez de ambos combustibles en las estaciones de servicio de todo el país y la incesante subida de los precios, que en 2007 treparon un 35% hasta llegar al dólar por litro de gasolina (0,68 centavos de euro).
El secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, fue el encargado de notificar a Repsol YPF y a las otras petroleras sobre la novedad, y les comunicó que la prohibición se ha llevado a cabo al amparo de la ley de abastecimiento.

Durante los últimos días, los consumidores y los propietarios de gasolineras venían quejándose por la falta de combustibles y los aumentos de precios, especialmente en las provincias del norte y sur de Argentina, por cuyos caminos transitan ahora miles de turistas que este verano austral cogieron vacaciones.

Ni siquiera Máximo Kirchner Fernández, primogénito de la presidenta y su antecesor Néstor Kirchner, se salvó del inconveniente. Arribó con su cuatro por cuatro a una gasolinera de La Esperanza, en la provincia patagónica Santa Cruz. Pidió que llenasen el tanque, pero tuvo que conformarse con cargar el límite de 50 pesos (11 euros).

El ‘impuestazo’ de Kirchner
Lo llamativo es que sólo hace 50 días atrás -exactamente el pasado 17 de noviembre- el entonces presidente Néstor Kirchner aplicó un ‘impuestazo’ del 800% a las exportaciones de gasolinas. Elevó el tributo de 5 a 35% para desincentivar la venta al exterior y frenar la escalada de precios hacia el consumo nacional.

Aquella medida se adoptó apenas cinco días después de que el presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero estuviera reunido en Buenos Aires a puertas cerradas con Kirchner y la entonces presidenta electa Cristina Fernández de Kirchner hablando, entre otros asuntos, de Repsol YPF y la marcha de sus negocios en Argentina.

El incremento de aquellas retenciones también perseguían que el Tesoro argentino ingresara unos 1.000 millones de dólares (alrededor de 750 millones de euros), de acuerdo con lo explicado por el entonces titular de Economía, Miguel Peirano.

Pero a juzgar por la novedad de hoy, nada de aquello fue suficiente. Ni tampoco alcanzó con la llegada al negocio petrolero de un empresario considerado ‘kirchnerista’ como Eskenazi, que compró el 15% de la filial local de Repsol YPF con opción a adquirir 10% más en cuatro años, en una operación de 2.600 millones de euros.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: