Cerca de medio millon de matrimonios rotos desde que se instauró el divorcio-exprés

Las cifras y los números se empeñan, pese al enfado creciente de Rodríguez Zapatero, en refrendar las críticas de la Iglesia. La política social del PSOE está modificando a gran velocidad el dibujo de la familia y otros valores sociales tradicionales, tal y como denuncian los obispos.
Ayer se desvelaron nuevos datos que avalan la preocupación de la Iglesia. Se conoció, facilitada por Efe, la cantidad exacta de las demandas de divorcios presentadas durante los primeros nueve meses de 2007. Han supuesto un total de 96.752, que superan en más de cuatro mil a las que se produjeron en todo el año 2005 (93.536).

La mitad de las demandas de divorcio diligenciadas en estos meses se registraron en Cataluña, Andalucía y Madrid. Los catalanes pidieron 17.817 solicitudes, seguidos por los andaluces, con 17.358, y los madrileños, con 13.767. En estas tres comunidades se solicita un divorcio aproximadamente cada media hora.
A nadie se le escapa que 2005 marcó un antes y un después en el proceso de rupturas matrimoniales en España. El 8 de julio de ese año se modificó la ley del divorcio. Entre otras novedades, se eliminó el tiempo de separación previo (el plazo de reflexión), se incluyó la unilateralidad (un solo cónyuge puede presentar la demanda de divorcio) y se permitió que no hubiera concurrencia de causa alguna. Se facilitó hasta extremos insospechados e inéditos en Europa la disolución del matrimonio. Se puso en marcha una ley que, según todos los expertos, encamina los conflictos matrimoniales hacia la ruptura definitiva, antes que hacia la reconciliación.
En términos populares, se dio paso al llamado divorcio-exprés. De su mano se ha experimentado un crecimiento asombroso de los divorcios, acompañado de una espectacular caída de las separaciones, que se han reducido en casi un 90%. En 2005, se solicitaron 55.632 peticiones de separaciones matrimoniales, mientras que en los nueve meses iniciales de 2007 sólo se tramitaron 7.666 demandas de este tipo.
El divorcio es ya la estrella indiscutible de los juzgados. En poco más de dos años, de julio de 2005 hasta septiembre de 2007, se han completado en España 340.508 divorcios, por encima de las 40.000 rupturas trimestrales, cuando la media de antes de la variación de la norma se situaba en unas 32.000. Los divorcios ya representan el 90% de las rupturas matrimoniales, muy por encima de separaciones o nulidades.
Un sistema de separación con consecuencias para la familia y la sociedad de un alcance letal, ya que ha provocado un aumento de la conflictividad en la ruptura y porque ésta es definitiva. Baste señalar que, según un estudio del Instituto de Política Familiar, el divorcio-exprés ya habría afectado directamente a cerca de medio millón de niños.
Uniones y divorcios, igualados
Pero ahí no se acaban los motivos de inquietud. Al tiempo que las rupturas aumentan, los matrimonios se estancan. Según el INE y el Consejo General del Poder Judicial, el número de bodas y divorcios estarían más cerca que nunca. Por cada dos uniones se producirían 1,4 separaciones. Pero es que, además, la tasa de nupcialidad (número de matrimonios por cada 1.000 habitantes) ha descendido en los últimos 25 años desde un 5,88 hasta los aún provisionales 4,70 de 2006.
Es más, a pesar de que la población española ha crecido en más de siete millones de personas durante el último cuarto de siglo, los matrimonios han permanecido estancados en unos 208.000 al año, cuando ya sólo en 2006 se totalizaron 155.628 rupturas.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: