Sarkozy revela que Zapatero le pidió expulsiones masivas de inmigrantes

España, Francia e Italia podrían proceder en los próximos meses a expulsiones colectivas de inmigrantes irregulares, un proyecto que ya ha sido objeto de tentativas en el pasado. El presidente francés reveló ayer en el transcurso de una rueda de prensa para presentar un ambicioso programa de reformas, que los gobiernos español e italiano le habían pedido formalmente que se habilitara este procedimiento.
Nicolas Sarkozy se refirió a esta solicitud al contestar a la pregunta de una periodista sobre la política de expulsiones que está acometiendo el Ejecutivo galo y que había previsto para 2007, con el anterior equipo, alcanzar la cuota de 25.000 irregulares expulsados. Un nivel que no se ha cumplido a juzgar por las recientes cifras que fijan entre 23.000 y 24.000 el total de repatriados a sus países. El mandatario galo negó, como insinuó la periodista, que los irregulares sean tratados como «criminales» e hizo hincapié en que para «permanecer en suelo francés hay que tener papeles» y que «en un Estado de Derecho cuando un juez dicta una medida hay que ejecutarla».
Para salir al paso de las crecientes críticas a este sistema de expulsiones, Sarkozy se escudó en que sus ideas están creando escuela en algunos de sus vecinos europeos de signo político contrario. «El presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, anunció hace un mes que no recurrirá a nuevas regularizaciones masivas» así como el primer ministro italiano, Romano Prodi,. «Es más», arguyó el presidente de la República, «ambos me han pedido que Francia, Italia y España procedan a expulsiones colectivas» de manera concertada. «Y si estos gobiernos socialistas lo hacen (expulsan), ¿por qué Francia no lo haría?», concluyó Sarkozy, que tendrá oportunidad de ahondar, mañana, durante la cumbre franco-española que se celebrará en París, en esta posible colaboración en materia de repatriación de extranjeros irregulares con el presidente Zapatero.
Implacable en la defensa de su política de control migratorio, Sarkozy aseguró que quiere llevar «hasta el final» la aplicación de su sistema de cotas para regular la entrada de extranjeros y fue categórico al afirmar que «en Francia sólo se entra con una autorización».
Por su parte, el secretario de Estado de Asuntos Exteriores, Bernardino León, matizó que España y Francia quieren potenciar su cooperación en materia de inmigración, aunque en el marco de la Unión Europea.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: