Zapatero admite que no verificó la tregua

Durante la XX Cumbre hispano-francesa que se celebró ayer en París y en la que Francia y España dieron un paso «decisivo» en la lucha contra el terrorismo etarra, el presidente del Gobierno, José Luis Rodriguez Zapatero, reconoció que su equipo no verificó correctamente el alto el fuego declarado por la banda en marzo de 2006 y que meses más tarde reventaría de manera unilateral con el atentado de la T-4 que costó la vida a dos ciudadanos ecuatorianos. Zapatero aseguró que «no le importa en qué momento o quién decidió en la banda terrorista romper el alto el fuego», lo que deja suponer que ETA planeaba ya acciones terroristas durante la tregua. El presidente español recalcó además que «las consecuencias van a ser evidentes para el destino de ETA» y defendió la iniciativa de su Ejecutivo, que «exploró la posibilidad de un fin dialogado». Pero ETA «demostró que sus intenciones eran otras».
El jefe del Gobierno comparecía junto al presidente de la República francesa, con quien firmó previamente un acuerdo de colaboración que pondrá en marcha de manera inminente nuevos equipos permanentes de investigación conjunta y que supondrá la ampliación de los efectivos de ambos países destinados a combatir el terrorismo. Estas unidades pondrán en marcha «acciones preventivas» para detectar, identificar y localizar a «individuos susceptibles de apoyar o llevar a cabo actos terroristas».
Rotundo, Nicolas Sarkozy apostilló que «no serán los terroristas los que tengan la última palabra, sino la democracia» y una vez más reiteró que Francia «estará siempre al lado de España frente al cáncer del terrorismo». Para el mandatario galo esta decisión «va más allá de las alternancias del poder».
El ministro de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, matizó que el refuerzo de «nuestra presencia permanente va a mejorar nuestra eficacia». Además, reveló que los agentes españoles irán «más seguros si cabe» en suelo galo, en relación al asesinato en Capbreton de dos guardias civiles que se encontraban desarmados.
La inmigración se impuso como otro de los asuntos esenciales de esta cumbre, después de que el presidente Sarkozy asegurase el martes que Zapatero y el italiano Romano Prodi le pidieron organizar expulsiones colectivas de irregulares. París y Madrid apostaron por una política europea de inmigración a través de un «gran pacto que tendrá el sello franco-español», según declaró Zapatero, que hizo hincapié en que «se impulsarán las repatriaciones conjuntas de irregulares en el marco europeo». Ambos reconocieron que los ilegales «no tienen espacio» en un Estado de Derecho y que la presencia de extranjeros está condicionada a un contrato de trabajo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: