Las 5 enfermeras búlgaras y el medico palestino no tan inocentes

Cronología del caso de los 400 niños libaneses infectados por el VIH.

En febrero de 1999, 6 trabajadores sanitarios, 5 enfermeras búlgaras y un medico palestino, fueron encarcelados bajo la acusación de haber contagiado de sida a 438 (cifra actual) de los cuales a día de hoy fallecieron 56.
Pero no se les acusó oficialmente hasta el años 2000, pasando todo este tiempo en prisión preventiva.
El primer juicio se celebró en el año 2001, y tras muchas investigaciones, se les condenó a morir fusilados, al concretarse la sentencia en mayo del 2005.
La sentencia fue revocada y en diciembre de 2005 el Tribunal Supremo de Casación de Libia revocó las condenas y ordenó revisar el proceso por considerar que hubo fallos en el procedimiento.
En mayo del 2006 comenzó el segundo juicio, que finalizo el 12 de diciembre del mismo año, con una nueva sentencia de pena capital.

Los acusados cuentan con el apoyo del gobierno búlgaro, tal y como expresa el Presidente Georgi Parvanov: “Condenamos rotundamente y descartamos categóricamente las sentencias a muerte dictadas”, ha dicho en una declaración conjunta con el primer ministro, Sergei Stanishev, según ha difundido “Radio Nacional de Bulgaria”.

Así como manifestó una repulsa hacia la sentencia alegando “no se tomaron en consideración las pruebas irrefutables sobre la inocencia de nuestros trabajadores sanitarios y se menospreció la postura de la comunidad científica internacional sobre las causas de la epidemia de sida en Bengasi”

Durante el segundo juicio en el 2006 la revista Nature ha publicó una carta escrita por 114 premios Nobel dirigida al Coronel Muammar al-Gaddafi expresando la preocupación sobre la injusticia del procedimiento judicial. En la carta se apuntaba que: “Nosotros somos conscientes de la tristeza y la agonía de las familias de los niños y empapizamos con la difícil situación de la autoridades libanesas al intentar resolver la situación. Sin embargo, sentimos que si se quiere aplicar justicia es necesario que la defensa pueda presentar su caso”. La carta también destacaba que: “Una evidencia científica fuerte es necesaria para establecer la causa de la infección. Sin embargo, la Corte no ha permitido hasta el momento la presentación de evidencias científicas de expertos internacionales”.

La última vista del juicio estaba prevista para el 31 de Octubre, cuando tenía el turno la defensa. Pero en un movimiento sorprendente, la Corte permitió a la acusación una nueva vista para impugnar la defensa del caso. No había evidencias en contra de los 6 imputados. En el segundo juicio, se presentaron pocas evidencias más, y se celebraron 12 vistas, la mitad de ellas se aplazaron a lo poco de empezar. Los abogados defensores reclamaban que no estaban teniendo una oportunidad parcial para defender su caso, ya que la corte no permitía la presentación de evidencias científicas independientes.

A pesar de los esfuerzos del presidente de bulgaria, y de las pruebas presentadas por expertos investigadores en las que se demostraba que los contagios de los niños de VIH fueron consecuencia del problema del escaso control de contagios en el hospital, quizá por la esterilización inadecuada antes de poner inyecciones, según indicó Oliver Pybus, de la Universidad de Oxford.

La información genética del VIH cambia con el tiempo, lo que ofrece un “reloj molecular” que los investigadores utilizan para estimar un calendario para el brote. Estos llegaron a la conclusión de que debió comenzar antes de que los empleados sanitarios llegaran al hospital, incluso puede que tres años antes. Además, indican que los contagios de hepatitis de algunos niños también se remontan a antes de que los acusados llegaran.

La sentencia fue la misma que en el juicio anterior, pena capital.

Comenzando el año 2007 La máxima instancia judicial de Libia decidió, en primera instancia, conmutar la pena de muerte de las cinco enfermeras y un médico palestino acusados de contagiar el virus del sida a niños libios por la de cadena perpetua.
La conmutación tiene lugar después de que las familias de los niños contaminados con el virus confirmaran su renuncia a la pena capital poco después de recibir una indemnización de un millón de dólares cada una de ellas.

El ministro libio de Exteriores, Abdel Rahman Shalqam, afirmó que la decisión del Consejo Supremo Judicial de conmutar la pena de muerte de las enfermeras búlgaras y el médico palestino por cadena perpetua “cierra automáticamente el caso contra ellos” y que el Gobierno no ve impedimento en que se beneficien del acuerdo con Bulgaria.

“La decisión automáticamente cierra el caso legal contra ellos», declaró el ministro a la agencia AP, al tiempo que Trípoli está dispuesto a considerar la extradición a Sofía de las enfermeras y el médico, pero no dio más información al respecto.
“Existe un acuerdo de cooperación judicial entre Libia y Bulgaria, y a nosotros no nos importa que las enfermeras búlgaras y el médico palestino se beneficien de él”, subrayó Shalqam, quien señaló que las negociaciones para una posible extradición tendrán lugar dentro “del marco legal y el contexto político” entre los dos países.

La Fundación Gadafi, dirigida por Seif El Islam, uno de los hijos del líder libio, Muamar Al Gadafi, entregó al Alto Consejo de Justicia libio, el documento por el que las familias se declaran satisfechas de haber recibido las indemnizaciones.
Por otra parte, el ministro búlgaro de Asuntos Exteriores, Ivailo Kalfin, indicó que su país podría condonar parte de la deuda de Libia, horas antes de que se conozca la decisión final del Consejo Supremo.

La deuda de Libia con Bulgaria, acumulada durante la era comunista, se estima que asciende a unos 290 millones de euros. “Por norma las operaciones relativas a la deuda no se hacen públicas”, señaló Kalfin. Bulgaria ha excluido hasta ahora cualquier pago de compensación a las familias de los niños libios contagiados.

Esta mañana se había anunciado que las familias de los niños contagiados del virus VIH habían comenzado a recibir compensaciones. El director de la Asociación de Familias de Niños infectados con el VIH, Idris Lagha, indicó a AP que 150 de las al menos 400 familias de las víctimas ya han recibido transferencias de dinero. “Algunas de las familias han recibido el dinero y algunas todavía están esperando su turno”, informó Lagha.

El hijo del dirigente libio Muamar Gadafi, Seif al Islam, había indicado a un diario francés que se pagarán 400 millones de dólares en compensación a las familias y que esta cantidad será financiada con una remisión de la deuda. Según Al Islam, los países implicados serían Bulgaria, Eslovaquia, Croacia y República Checa, pero los gobiernos de estos países han negado haber enviado dinero a las familias.

Libia se está viendo sometida a una intensa presión internacional para que libere a los seis empleados sanitarios y las autoridades han dicho que la aceptación por parte de las familias de una compensación es clave para resolver la cuestión y podría permitir que se suspendieran las penas de muerte.

Los acusados, 5 enfermeras búlgaras y el medico palestino, fueron extraídos a Bulgaria donde a día de hoy han presentado una denuncia
contra el país norte africano ante el Comité de Derechos Humanos de la ONU, alegando que fueron sometidos a torturas para declarase culpables de las acusaciones.

Según últimas noticias la denuncia ha sido aplazada, debido a presiones por parte de políticos europeos.

Pero que hay de cierto en todo esto? existen pruebas acerca de aquellas torturas?
Lo único en claro es que más de 400 niños, fueron infectados por el virus del VIH y los responsables de su cuidado no pusieron medios por evitarlo.

Es más que obvio que en un hospital se deben mantener unas medidas mínimas de higiene y más si hablamos de material médico, por muy malas condiciones en las que se encuentre dicho hospital.
El hecho de que el contagio se produjera de forma involuntaria no les exime de culpa, vidas de niños inocentes están en juego y muchos otros fallecieron a causa de estos descuidos.

Podríamos decir que han pagado con su deuda tras 8 años de cárcel, entre juicios y esperas, pero nadie va a devolverles la salud a esos más de 400 niños.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: