Violencia juvenil: la punta del iceberg

Padres, profesores y abogados alertan de que los adolescentes se encuentran «fuera de control»

Muchos conocen su impunidad por ser menores y así se lo hacen saber a sus víctimas antes de agredirlas.

Nuestros jóvenes están muy deteriorados. Lo peor de todo es que sólo es la punta del iceberg y no nos estamos preparando». Los dantescos brochazos son de Emilio Pinto, presidente de la Fundación O?Belén -entidad que trabaja con adolescentes conflictivos-. La realidad que dibuja está ahí, con la diferencia de que el lienzo ha sido sustituido por los teléfonos móviles. Ése es el soporte que se ha puesto de moda para difundir a los cuatro vientos el salvajismo convertido en «arte». Medina del Campo ha sido el escenario de la última muestra de un respeto que ya sólo se guarda a los «colegas» del barrio. Para Pinto se trata de un problema de la sociedad moderna, influido por «el ambiente social, el consumismo, los medios de comunicación…».
Por un motivo u otro, muchos padres han tenido que soltar las riendas, que manejan a su antojo sus hijos ya sea en el hogar, en la calle, en la escuela… Muchos progenitores, desesperados, se tienen que agarrar a un clavo ardiendo: «Es muy triste que tengan que denunciar a sus propios hijos o entregarlos a otra institución». Y así ocurre cuando tienen que poner una puerta blindada en su dormitorio por miedo a las amenazas, cuando tienen que pagar extorsionados 600 euros a cambio de la paz en el hogar, cuando fuerzan su propio ingreso en un centro psiquiátrico para que la Administración se haga cargo del menor que ha quedado desamparado… Son miles de casos, algunos de ellos recogidos en su libro «La educación de los hijos como los pimientos de Padrón». Pero uno de los testimonios que más le ha marcado ha sido el de una madre desesperada que, entre sollozos, le aseguró que «preferiría haber sido una cerda, porque cuando tienen una cría que les sale mal, la matan».
Para él, «los padres no son los culpables, son los responsables», aunque también apunta a la sociedad: «Hoy nadie se atreve en el autobús a decir a un joven que se levante para que se pueda sentar una persona mayor. Nos dan miedo los jóvenes y eso influye mucho. Además, sus líderes no son los premios Nobel, son los jugadores de fútbol, los participantes de «Gran Hermano». La televisión tiene una gran responsabilidad, está mostrando los esquemas y modelos que tienen que seguir». Sin embargo, aunque parezca lo contrario, hay esperanza, aunque el camino sea igual de tortuoso que el punto de partida.
Ferrán Barri, responsable de «SOS Bullying», asegura que la sociedad es demasiado permisiva con la violencia juvenil: «Los menores saben que hagan lo que hagan nunca les va a pasar nada y la administración tiene que hacer algo al respecto». Asegura que las autoridades han denunciado que existe un efecto mimético ocasionado por la publicación de casos de violencia en los medios de comunicación. Sin embargo, si los menores vieran en los mismos medios que los actos no quedan impunes, «se produciría el efecto contrario».
Padres maltratados
Según los últimos datos que maneja, cerca de 10.000 padres han denunciado a sus hijos, «pero ¿cuántos padres son maltratados por sus hijos y no lo denuncian? Es tremendo asumir que no puedo controlar a mi propio hijo».
«Pero esto no pasa de la noche a la mañana. Hay una falta de normas, de educación… Al final los hijos ganan terreno y se sublevan». Aunque coincide en que los padres no son culpables sino responsables, afirma que deberían «preocuparse más por ellos desde muy pequeños y luchar codo con codo con la escuela para hacer de ellos unos niños educados, felices, formados…».
Junto a la calle, la escuela es uno de los ámbitos en los que los jóvenes más violentos actúan. Carmen Guaita, del sindicato de profesores ANPE, afirma que hace tiempo se hablaba de «alumnos indisciplinados, pero ahora de alumnos y familias agresivas. No es algo generalizado ni está extendido, pero hay un problema alarmante». Según sus estadísticas, desde 2006 un total de 4.700 maestros se han puesto en contacto con el teléfono del defensor del profesor. Casi todas las llamadas tienen que ver con la dificultad para «dar clase por el problema de la falta de respeto y la disciplina». Se trata, a su juicio, «de un problema complejo pero no imposible de resolver. Se necesita una campaña de sensibilización del problema de los profesores. Sin ellos, la sociedad no puede funcionar». Las familias de los alumnos tienen buena parte de la culpa de todo ello: «Por la propia culpabilidad de no pasar el tiempo preciso con los hijos, se pone como enemigo a todo lo que se opone a los jóvenes. Por eso, a la primera llamada del docente por algún problema se tiende a ir directamente a por el profesor, a criticarlo, a desautorizarlo… Y en casos extremos a amenazar. Hay padres que están dispuestos a ello con tal de conseguir el aprobado de su hijo». Guaita asegura que la mayoría de los jóvenes violentos son conscientes de la impunidad que les presta su minoría de edad. De hecho, el argumento «te voy a dar una paliza a la salida y no me vas a poder hacer nada porque soy menor» es, por desgracia, muy recurrente.
Para la abogada barcelonesa Noelia Liduina Rebón, especialista en casos de acoso, «no podemos cerrar los ojos ante esta problemática, sino que debemos garantizar las medidas de prevención, de detección y de localización de posibles casos de acoso, así como la intervención, cuando sea necesaria; una intervención adecuada y eficaz que tiene que comenzar desde el núcleo familiar y también desde los centros escolares, culminando en la actuación judicial en los casos que se requiera. No obstante, es la sociedad la responsable de asegurar el respeto de todos los demás y fomentar valores de justicia y libertad».

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: