Duelo de titanes en la periferia

Zapatero confía en su gabinete para enfrentarse contra un PP que ha echado mano de siete ex ministros de Aznar

Todos salen a ganar, pero unos cuentan con más ventaja que otros. PSOE y PP tienen ya cerradas sus candidaturas. Cabezas de lista que presentan como sus mejores activos. Zapatero ha confiado en todo su gabinete para arañar hasta el último voto de la geografía española; Rajoy, en siete ex ministros de Aznar, seis alcaldes y un ex secretario general del PP de la época de Hernández Mancha. Un duelo entre titanes de la política en el que cada cuál saldrá a magnificar los contras del adversario.
En Madrid, el interés no es tanto el de los números uno (Zapatero-Rajoy) ni el resultado (se da por descontada la victoria popular), sino el duelo que se pueda librar entre los segundos espadas, Pedro Solbes y Manuel Pizarro. Y en este escenario, el PSOE cree que gana. El vicepresidente económico, dicen, tiene el crédito de la gestión económica mientras que Pizarro juega, «salvo en el mundo de la empresa, con un alto grado de desconocimiento entre la opinión pública», sostiene Óscar López, mano derecha de José Blanco en Organización y vocal de la Ejecutiva Federal del PSOE. El PP, por su parte, defiende que este extremo no computa, que en Madrid, el electorado lleva más de una década votando centro-derecha, sean las elecciones generales, autonómicas o locales. En esta ocasión, en la calle Génova, pronostican que pueden subir 2 escaños, que perdería el PSOE. La proporción quedaría 19-14 y 2 para IU. ¿Efecto del huracán Gallardón? Ni rastro. «El alcalde trabajará para que lleguemos a los 19», declara Sebastián Gónzalez, secretario ejecutivo de Organización de la calle Génova.
Especial «morbo» tendrá la pugna entre Celia Villalobos y Magdalena Álvarez en Málaga. Mujeres ambas de armas tomar, salen al ruedo conscientes de la supremacía socialista en número de votos. Ahora bien, el PP está seguro de conquistar el quinto escaño (en 2004, la proporción fue de 6-4 a favor del PSOE). El objetivo, ahora, es el empate a cinco.
En Valencia, un territorio difícil para el PSOE, Ferraz ha puesto todas sus esperanzas en la vicepresidenta primera del Gobierno. Reto difícil al que se enfrenta Teresa Fernández de la Vega, teniendo en cuenta, además de la ventaja popular, las turbulencias del socialismo valenciano. En Ferraz cuentan con ello, pero están seguros de que la valoración pública de De la Vega puede amortiguar la victoria popular, mucho más después de que Rita Barberá haya renunciado a encabezar la candidatura, que ha recaído finalmente en Esteban González Pons, de quien sin restarle un ápice de peso y habilidad política, dicen: «No es Rita». En Génova vaticinan que el resultado será de 9 a 6. En Ferraz, mantener los actuales 7 escaños sería ya un éxito.
En Alicante, compiten el actual ministro de Sanidad, Bernat Soria, y el que fuera titular de Defensa, Federico Trillo. «Aquí gana por goleada Federico», sentencia el popular González. Ahora la diferencia es de un escaño a favor del PP (6 a 5), pero hablamos de la una circunscripción que por censo gana un parlamentario, que los populares sostienen será para ellos. Sebastián González echa mano de una encuesta reciente, en la que el PP obtendría el 50,6 por ciento de los votos frente al PSOE, que no pasaría del 40 por ciento. No opina lo mismo el socialista Óscar López, para quien Alicante es un ejemplo de lo que representan, en general, las candidaturas del PP frente a las del PSOE. «Soria es un hombre de la sociedad civil de reconocido prestigio en el ámbito de la investigación; Trillo encarna los mejores valores del ala derecha del PP».
Su opinión dista mucho de la del PP, donde no se ha elegido a los candidatos porque fueran o no ex ministros, «sino porque forman parte de nuestro mejor activo» y porque son «valores seguros» en sus respectivos territorios. Y ponen como ejemplo el caso de Luisa Fernanda Rudi, en Zaragoza; Ana Pastor, en Pontevedra o Juan Carlos Aparicio, en Burgos. Ninguno de ellos se enfrenta a ningún ministro. Sólo Aparicio tiene en contra a un secretario de Estado, el de Seguridad Social, Octavio Granados.
Otro duelo interesante, éste entre ex ministros, es el que libran en Castellón el socialista Jordi Sevilla y el que fuera último titular de Industria con Aznar, Juan Costa. En esta circunscripción, parece que nada se mueve en el electorado. Parece que se mantiene el 3-2 a favor del PP.
La lucha en Cádiz también promete. El incombustible Alfredo Pérez Rubalcaba tiene enfrente a la alcaldesa Teófila Serrano, y aunque el PSOE tiene asegurada la victoria (en 2004 logró 6 diputados frente a 3 del PP), los populares creen que puede ganar un escaño respecto a hace cuatro años. En Córdoba, donde se pierde un diputado por población, Carmen Calvo tiene que dejarse la piel para no retroceder un escaño de los cuatro que sacó en las últimas generales. Los socialistas ganarían en todo caso en número de votos.
En Coruña, el ministro de Cultura, César Antonio Molina, tiene como encargo mantener el 4 diputado de los que el PSOE ganó en 2004, los mismos que el PP. Uno de los dos retrocede en escaños porque la provincia pierde un parlamentario por número de habitantes. Los socialistas se sienten fuertes en esta provincia y esgrimen a favor de su candidato «el rigor y la solvencia». El PP dice que el diputado que se pierde por población lo pierde el PSOE.
En Toledo, donde se gana un diputado, el polémico José Bono compite con Arturo García Tizón, el que fuera secretario general del PP con Hernández Mancha. Aquí las previsiones de Génova pasan por el empate a 3 escaños. Cuentan con que los restos otorgarán al que fuera presidente de Castilla-La Mancha el tercer escaño que el PSOE no logró en 2004, aunque el PP ganaría en número de votos. El objetivo popular en este territorio pasa por sumar un senador más a los 2 que lograron en las anteriores elecciones.
El incontinente ministro de Justicia pelea en Murcia, un territorio donde la hegemonía popular está fuera de toda duda. Tanto es así que hace cuatro años el PP dobló al PSOE en número de escaños (6-3), y que en esta ocasión espera hacerse con el escaño que esta circunscripción gana por población. De confirmarse el pronóstico de Génova, la diferencia sería de 7 a 3. En Ferraz son conscientes de las dificultades de la provincial, pero confían en que «la gran revelación del Gobierno pueda ganar apoyos» en detrimento de la alcaldesa de Cartagena, la popular Pilar Barreiro.
En Las Palmas, el PSOE confía en las posibilidades del ex ministro Juan Fernando López Aguilar, que en las autonómicas ganó en Canarias por goleada. Esperan que las cualidades del ex ministro den un vuelco al 4-3 a favor del PP que se registró en 2004.


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: