La Ablación. Atrocidad del siglo XXI

La ablación consiste en la mutilación parcial o entera del clítoris, incluyendo en ocasiones la mutilación de los labios menores y mayores.
Existen varios tipos de ablación:
La más dolorosa y horrorosa es la infibulación o también conocida como circuncisión faraónica.
Consiste en la mutilación total del clítoris, los labios menores y los labios mayores.
Después cosen la zona con alambre, hilo de pescar o usan una pasta casera a modo de pegamento. Dejando sólo un pequeño orificio para menstruar y orinar.
Pero el sufrimiento no termina aquí, como todas las ablaciones esto supone un daño psicológico grave para la niña, con consecuencias terribles, incluyendo futuras menstruaciones altamente dolorosas, partos difíciles e incluso abortos y malformaciones en el feto.
Pero esto no es todo, en el momento en que la niña contrae matrimonio, la vuelven a rajar para la penetración.
Esto no significa que pueda tener relaciones sexuales normales ya que debido a las cicatrices y a la perdida de sensibilidad en la zona, el coito se convierte en un proceso altamente doloroso para la mujer.

La ‘sunna’ o clitoredictomía es la más leve pero no por ello es menos horrorosa, consiste en la amputación parcial o completa del clítoris. Lo cual anula por completo cualquier intento de estimulación sexual clitoniano.
Esta práctica también repercute en gran medida en la niña mutilada, provocándole traumas psicológicos importantes.

Y la escisión o circuncisión que se trata de amputar completamente el clítoris y los labios menores, exponiéndola a toda clase de infecciones para su vagina la cual queda desprotegida, y como no el daño psicológico que siempre esta presente.

A todo esto añadimos la condiciones lamentables de higiene en las que se realizan estas “operaciones” usando cualquier material cortante como cuchillas, cristales e incluso cuchillos oxidados y teniendo en cuenta que después de la ablación juntas las piernas de las jóvenes y las envuelven para que se mantengan así hasta la total cicatrización, favorecen enormemente infecciones que pueden provocar y provocan miles de muertes entre las jóvenes mutiladas. Además de la posibilidad de esterilidad, hemorragias y un 30% más de posibilidades de tener que practicar la cesárea en mujeres que han sufrido la ablación.

Esta práctica se realiza principalmente en África y Europa, debido a la inmigración, pero según estudios recientes se ha descubierto que en Colombia esta practica esta siendo usada por tribus indígenas.
Ya no se trata de religión puesto que la practican musulmanes, católicos y animistas, indistintamente.

Dependiendo de las costumbres de cada zona las razones expuestas para la ablación son varias, desde un rito para la iniciación a la madurez, aceptación social de la mujer, hasta una tradición religiosa.
Por ejemplo en Mauritania así ven la ablación:
“Entre nuestra gente, no se cree que el clítoris sea un órgano; es sólo algo que está
Ahí y no debe de estar. Hay que quitarlo para que la niña sea normal. Es un órgano de erección que debe desaparecer porque la mujer
Ha de estar en estado de sumisión respecto al hombre, sin experimentar placer; es él
Quien debe tenerlo. La ablación es un valor social. Es una más de las marcas del
cuerpo de las mujeres, doloroso y grave, eso sí”.

Según las estadísticas, en la actualidad más de 135 millones de niñas sufren y han sufrido la ablación, siendo que cada vez se les practica a edades más tempranas para evitar que las mismas puedan tomar su propia decisión al respecto.
Optan por mutilarlas sin que ellas tengan conocimiento de lo que les están haciendo y a que las están condenando.

La ablación en cualquiera de sus modalidades esta penada por la ley en toda Europa, exceptuando a Italia e Irlanda. Y aunque en muchos países la normativa legal controla la salida de niñas en situación de riesgo, existen más de medio millón de denuncias de niñas y mujeres que han sufrido la mutilación genital en centros sanitarios de dudosa moralidad.

Esta practica a pesar de los medios interpuestos para su ilegalización sigue siendo muy utilizada a pesar de grandes logros como el de la ex-modelo somalí Waris Dirie, quien sufrió infibulación a los 5 años, que ha conseguido que ésta práctica sea ilegal en algunos países africanos, aunque se siga practicando.

Muchos países apoyan la prohibición de la ablación pero de eso a erradicarla del pensamiento de sus gente hay un largo camino.
Ya que las costumbres y las tradiciones están demasiado arraigadas, con creencias estúpidas como que si una niña no es mutilada, nunca será aceptada o jamás se casará, o por ejemplo no tendrá derecho a orar, o no podrá concebir hijos.

La eliminación de esta práctica no es imposible pero contiene mucho trabajo, concienciar a los millones de madres que creen en estas estúpidas creencias con los ojos cerrados conlleva mucho esfuerzo y dedicación, para hacerles entender la crueldad real de sus actos.

La ablación no es más que un acto de barbarie en contra de la mujer y de su derecho a decidir por si misma, al tiempo que es un maltrato hacia su dignidad como mujer, no podemos permitir este tipo de acciones por muy integradas que estén en esas sociedades.

Aún recuerdo hace unos años, en una clase de enfermería donde nos explicaban como se realizaban estas mutilaciones y como la profesora nos decía que son costumbres y debemos respetarlas.
Es por aquí por donde debemos empezar a cambiar la mentalidad de la gente, por nosotros mismos, no podemos aceptar esta aberración sólo por que sea una costumbre de otros pueblos y culturas.

Lo primero a tener en cuenta son ellas, las victimas, las que lo han sufrido y saben las desastrosas consecuencias de ello, y las que temen por sus hijas, como ocurre en muchos casos que ni las madres pueden opinar sobre el destino de ellas, si no que las abuelas o mujeres mayores de la familia son quienes deciden.

Hemos llegado al punto en que las niñas con menos de un año son mutiladas, para que nadie pueda reclamar a tiempo o dar marcha atrás.
Imposición? si y nadie tiene derecho a condenar a sus hijas a una vida llena de dolor, enfermedades y sufrimiento para después salir impune, por mucha tradición o por muchas creencias estúpidas e innecesarias.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: