Álvaro de Marichalar ha aparcado su moto acuática

Álvaro de Marichalar ha aparcado su moto acuática «Numancia» para participar en los entresijos de la política nacional. Para tal aventura eligió la Soria de sus raíces liderando el partido de Rosa Díez, Unión Progreso y Democracia en la provincia. Sin embargo, las primeras palabras para anunciar su ideario político ya han traído consecuencias. El pasado 18 de enero presentó su candidatura al Congreso y al resto de candidatos. Entre las propuestas para Soria, no dudó en anunciar la necesidad de un régimen fiscal especial «similar al de Ceuta, Melilla o las Islas Canarias», incidiendo en el objetivo de conseguir una «amnistía fiscal» para las empresas «y así se dinamice la industria» de Soria. «Que a la provincia de Soria se le mime y se le deje de olvidar», subrayó casi ya en tono mitinero.
Éste ha sido el punto de la polémica que ha provocado pocos días después la dimisión de uno de los miembros de la lista que le arroparon en el acto de presentación. El candidato al Senado por Soria, Javier Romero, ha abandonado las listas. Este profesor y psicólogo de profesión procedente de Covaleda argumentó su inclusión en UPD en la necesidad de regenerar la Democracia y señaló que los profesionales de la política «nos están perdiendo el respeto». Era lo que pensaba cuando se sentó al lado de Álvaro de Marichalar. Sin embargo, las propias palabras del peculiar político son las que le han hecho retroceder, retirarse y fichar por Ciudadanos-Partido de la Ciudadanía, apoyado por el presidente de la formación, Albert Rivera, quien acusa a Marichalar de hacer una propuesta electoral «más propia de CIU o de ERC que de un partido que se define como antinacionalista». Rivera señaló que es «inviable estar en contra de los nacionalismos y al mismo tiempo defender un régimen fiscal propio para Soria».
En su primera comparecencia como candidato, el hermano de Jaime de Marichalar insistió en el respeto a la Constitución y rechazó que «el voto nacionalista valga dos o tres votos más» que el del resto de los ciudadanos. Aseguró que UPD nació «con voluntad de permanencia» y como alternativa al enquistamiento provocado por el bipartidismo de la izquierda y de la derecha.
Definió a sus candidatos, entre los que en ese momento se encontraba Romero, como personas con «la vida ya hecha y que queremos revolucionar, gritar, levantarnos» contra la «situación enquistada» de España. Marichalar cree además que mucha gente no se ha atrevido a comprometerse con el partido por «miedo a que su negocio se vea condicionado por su ideal político».

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: