Graban con el móvil la violación de una menor de edad

Dos jóvenes de aproximadamente 20 años de edad han sido detenidos en Roses (Gerona) como presuntos autores de una violación a una menor y grabarlo con la cámara de vídeo de su teléfono móvil. Ambos se encuentran en prisión preventiva sin fianza por orden del titular del juzgado de instrucción número 4 de Figueres que lleva el caso, motivando su decisión para evitar la destrucción de pruebas sobre la agresión.
El autor material del delito, vecino de Roses, conocía a la víctima, una chica de 15 años de edad y también vecina de la localidad, con anterioridad, ya que al parecer sus familias mantenían un trato frecuente y se habían relacionado toda la vida.
Según fuentes de la investigación, los tres jóvenes habían coincidido en una zona de ocio nocturno muy frecuentada por adolescentes de Roses y de toda la comarca ampurdanesa. Hacia una noche esplendida y como en otras ocasiones, víctima y agresor se habían puesto a charlar en la calle.

Según el relato de la joven, la conversación era bastante agradable, hasta que uno de los chicos comenzó a ponerse insistente y a hacerle proposiciones indecentes. Ella se negó y los dos jóvenes se la llevaron por la fuerza a un área apartada aunque céntrica de la localidad, y allí comenzó la pesadilla de la joven.

Mientras uno le obligaba a mantener relaciones sexuales completas, el otro lo grababa todo.
Tras consumar la agresión sexual, los jóvenes dejaron marchar al menos no sin antes amenazar a la joven con colgar esas imágenes en Internet.

La joven corrió a contar los terribles hechos a los familiares, que inmediatamente interpusieron una denuncia ante los Mossos d’Escuadra, contando como los dos jóvenes abusaron sexualmente de la chica, la humillaron y lo inmortalizaron con una cámara de vídeo del móvil.
La chica cuyo principal temor era el hecho de haber sido filmada y así ser chantajeada por los agresores, pudo proporcionar suficientes detalles para identificar de inmediato a su agresor, que fue detenido el domingo 20 de Enero.

También fue arrestado el cómplice y acompañante, que ya tenia antecedentes penales.
Los dos detenidos por su parte han negado las acusaciones al declarar en la comisaria de la policía autonómica en Roses y aseguraron que las relaciones sexuales habían sido consentidas por la menor.

Las imágenes de la presunta violación ya esta en poder de los Mossos, que investigan todos los detalles de la agresión sexual mientras que el juez de instrucción ha decretado el secreto de sumario.
Mientras tanto la menor que estudia bachillerato superior en el centro privado Empordá-San José de Roses, hace ya días que no asiste a clase, según ha confirmado la dirección del Instituto.

Fuentes cercanas a la familia aseguran que esta en tratamiento psicológico desde la noche de la violación para intentar superar los daños que le han provocado los abusos sexuales.

Podríamos pensar que estos chicos simplemente realizaron la grabación para poder chantajear a la chica y así evitar la denuncia, pero yo al menos no puedo evitar pensar en la incontrolable “moda” que a menudo nos ponen los pelos de punta, en los que aparecen grandes barbaridades grabadas con la cámara de vídeo del teléfono móvil tales como peleas, insultos, asesinatos de vagabundos, daños a tiendas e inmobiliario urbano y ahora incluso violaciones.
¿Que mas podemos esperar de esta “moda” en que la gente crea sus propias escenas terroríficas para ser inmortalizadas?

Y es que por más que denunciamos, por más que exigimos que se tomen medidas más estrictas en referencia a estos delitos, no dejan de aparecer noticias similares, cada vez con más frecuencia.
Los jóvenes de nuestra sociedad actual no tienen límite alguno, ni siquiera moral, a la hora de cometer estos actos dignos de cualquier enfermo mental.

Estamos ante un problema demasiado extendido y generalizado y si no empezamos a tomar medidas más serias, no quiero imaginar hasta donde van a ser capaces de llegar. No tienen miedo a la ley ni a las consecuencias de sus actos, no son capaces de pensar en el resultado de sus decisiones y esto es un problema muy grave.

No puedo evitar pensar en que si los jóvenes querían simplemente chantajear a la chica podrían haberla amenazado con su vida o algún otro cruel motivo y no hubiera echo falta recurrir a una forma tan morbosa de chantaje como es la grabación de la violación.
La pregunta que cabria hacerse es:

¿Realmente la finalidad de la grabación era la de chantajear a la joven o una forma de calmar este morbo que tiene que ver con esta “moda” de grabar las aberraciones que realizan ciertos energúmenos?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: