El PSOE se lanza contra la Iglesia y la acusa de «inmoral, hipócrita y malintencionada»

No hay tregua. En la ya abismal distancia que separa al Gobierno socialista de la Iglesia católica en España, no hay posibilidad de reabrir encuentros a un mes de las elecciones generales, en las que el Ejecutivo de Rodríguez Zapatero se juega mucho en cada voto conquistado. El PSOE ha lanzado un órdago a la nota del Episcopado con un durísimo comunicado que contiene ataques casi inéditos en la historia reciente contra la jerarquía eclesiástica. La reacción de los socialistas contra el posicionamiento oficial de la Iglesia ante la cita electoral ya tuvo un precedente con motivo de la celebración de la gran manifestación a favor de la familia, aunque, en esta ocasión, el ataque se concretó tan sólo en dos cardenales. Pero las difíciles relaciones que a lo largo de toda la legislatura han mantenido Gobierno socialista e Iglesia ha sido el caldo de cultivo para una respuesta en la que el PSOE no ha reparado en adjetivos como «inmoral» y «argumento hipócrita y malintencionado». Además, en su escalada verbal contra la Iglesia, el PSOE la acusa de complicidad con el PP.
Hacer campaña electoral
La alusión al terrorismo, por parte de la Iglesia católica, ha sido la espita que ha provocado la dura deriva verbal socialista, al señalar que «si no hay que votar a los partidos que han dialogado con ETA, no hay que votar a nadie porque ningún partido cumple este requisito. Lo que es inmoral es que los obispos, como el PP, utilicen el tema del terrorismo para hacer campaña electoral». Los socialistas se remontan a otros presidentes de la democracia para justificar su actitud negociadora con ETA y afirman que, con el criterio que sostiene la Iglesia, «no se hubiera podido votar a Adolfo Suárez, ni a Felipe González, ni a José María Aznar. Todos ellos dialogaron con ETA e incluso, algunos de ellos, como Aznar, con un obispo como intermediario».
Los socialistas no se quedaron solos en sus críticas a la Iglesia católica. El frente nacionalista vasco y catalán integrado por PNV y CiU también arremetió contra los obispos. En el caso del PNV, el cabeza de lista por Álava, Emilio Olabarría, llegó a exigir a la Iglesia que guarde «el silencio más estricto» y la acusó de retrotraerse a sus «momentos más negros». Los nacionalistas vascos van más allá y se atreven a afirmar que «la Iglesia no puede, ni debe, porque resultaría una perversión incluso teológica, recuperar su posición de movilizar las conciencias de los creyentes en pro de unas posiciones políticas u otras», informa Ep.
Por su parte, el candidato de CiU al Congreso de los Diputados, Josep Antoni Duran i Lleida, apuntó al flanco más débil de la Iglesia católica y le recordó que «muchas veces» ha «jugado un papel mediador entre estados democráticos y organizaciones terroristas».
Finalmente, desde Izquierda Unida, el coordinador general, Gaspar Llamazares, se unió a las descalificaciones de los socialistas y calificó de «escandalosa y farisea» lo que considera «manipulación» que la Conferencia Episcopal hace del terrorismo, ya que le recuerda que fue mediadora en algunos casos.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: