La Iglesia pide a los católicos que no voten a quienes negocian con el terrorismo

La Iglesia española entró ayer de lleno en la campaña electoral, pidiendo a los católicos «y a todos los que deseen escuchar» que no voten a quienes negocian con ETA, y alertando del «peligro de opciones políticas y legislativas» que defienden el aborto, la eutanasia y la implantación obligatoria de Educación para la Ciudadanía, materia que «lesiona el derecho de los padres a formar a sus hijos de acuerdo con sus convicciones religiosas y morales». El texto episcopal, que no reclama el voto para formación alguna aunque sí establece, en palabras de su portavoz, Juan Antonio Martínez Camino, la doctrina del «mal menor», encontró inmediata respuesta en el PSOE, que tachó el texto de «inmoral».

Se trata de la enésima ocasión en la que los socialistas condenan cualquier posicionamiento de la Conferencia Episcopal desde la celebración de la jornada en defensa de la familia celebrada el pasado 30 de diciembre en Colón, y que motivó una cascada de ataques y descalificaciones por parte del Gobierno y del partido que lo sostiene, en una clara intención de utilizar el «conflicto religioso» como un intento de ganar votos en los sectores más laicistas de la sociedad española.
«Una Iglesia calladita»
El Episcopado, como tal, no ha querido responder a los ataques vertidos por Gobierno y PSOE, aunque el pasado lunes el arzobispo emérito de Pamplona, Fernando Sebastián, sí denunció cómo algunos poderes «quisieran una Iglesia calladita». Frente a ello, y como aseguró Martínez Camino, los obispos han tratado de «prestar un servicio impagable a la democracia, en contra de lo que muchos quieren creer».
Un ejemplo de ello fue la nota aprobada ayer y en la que, como adujo el portavoz episcopal, «la Iglesia no ha puesto en cuestión el respeto a la ley», retando «a quien defienda la tesis de que las leyes, por haber sido aprobadas legítimamente, son leyes justas. ¿Quién ha dicho que las leyes son indiscutibles? Deben ser acatadas, pero también se pueden modificar, sobre todo si no son justas». Si este derecho se niega, continuó el portavoz, «es imposible la crítica, la democracia».
En el documento, bajo el título «Ante las elecciones generales de 2008», los obispos advierten que los católicos, a la hora de votar, «han de valorar las distintas ofertas políticas, teniendo en cuenta el aprecio que cada partido, cada programa y cada dirigente político otorga a la dimensión moral de la vida». En este sentido, la Comisión Permanente del Episcopado recuerda que «si bien es verdad que los católicos pueden apoyar partidos diferentes y militar en ellos», también lo es que «no todos los programas son igualmente compatibles con la fe y las exigencias de la vida cristiana».
«Por el mal menor»
Para el portavoz episcopal, «ninguna formación política» contiene en su totalidad el mensaje evangélico, por lo que reclamó «optar por el mal menor», puesto que «del voto moral y responsable depende la democracia. No hay democracia sin moral». El documento de la Permanente fue aprobado «por unanimidad moral», según explicó Camino: 17 votos a favor, uno en contra y uno en blanco.
En el mismo, la Iglesia española recuerda que «el terrorismo es una práctica intrínsecamente perversa, del todo incompatible con la visión moral de la vida justa y razonable». Por ello, y como una opción a tener en cuenta a la hora de ejercer el voto, el Episcopado incide en que «una sociedad que quiera ser libre y justa no puede reconocer explícita ni implícitamente a una organización terrorista como representante político de ningún sector de la población, ni puede tenerla como interlocutor político».
Junto a la condena de ETA y de «los peligros del separatismo», los obispos resaltaron que «es preciso afrontar el peligro de opciones políticas y legislativas que contradicen valores fundamentales», en particular en lo referente a «la defensa de la vida humana en todas sus etapas, desde la concepción hasta la muerte natural, y a la promoción de la familia fundada en el matrimonio». No hubo referencia al aborto o la eutanasia, como sí sucediera en el caso de la reciente nota de los obispos andaluces.
En rueda de prensa posterior, Martínez Camino sí fue más específico, sobre todo en lo tocante a las leyes que atentan contra el matrimonio tradicional. En este sentido, el portavoz episcopal insistió en que, con la actual reforma legislativa, «ser esposo y esposa hoy en España es una expresión poética, no jurídica, porque estos conceptos han sido expulsados del Código Civil. En España hay varias leyes que son tremendamente injustas, y que deben ser cambiadas».
Otro de los aspectos presentes en la nota de la Permanente hace referencia al intento de «construir artificialmente una sociedad sin referencias religiosas», especialmente en lo referente a la educación. Así, los obispos hablaron de las «dificultades crecientes» del estudio libre de la Religión, así como la polémica Educación para la Ciudadanía.
Una materia que, recuerda el Episcopado, «lesiona el derecho de los padres a formar a sus hijos de acuerdo con sus convicciones religiosas y morales». Por ello, insisten los obispos, «es necesario promover un gran pacto de Estado sobre la base de la libertad de enseñanza y la educación de calidad para todos». La Iglesia recuerda que «respetamos a quienes ven la cosa de otra manera», y reclama «libertad y respeto para proponer libremente nuestra manera de ver las cosas, sin que nadie se sienta amenazado ni nuestra intervención sea interpretada como una ofensa».

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: