Zapatero y ETA. Solución política

Es imposible enfrentarse a un grupo terrorista sin darse cuenta de una verdad fundamental: los grupos terroristas, en cuanto grupos políticos, matan por motivos políticos. Éstos son su finalidad, su objetivo y su sentido. Pocos seres humanos matan por locura, y los etarras no son una excepción. Si matan es para lograr unos fines políticos determinados, que en el caso de ETA son los de siempre: la independencia, el Anschluss navarro o la toma del poder en Euskadi.
Ante el carácter político de ETA caben dos posiciones, que hemos tenido la oportunidad de ver en España. La primera es la desarrollada entre 1996 y 2004: Puesto que el terrorismo es un fenómeno político, para acabar con él es necesario acabar con sus objetivos políticos refutándolos, rebatiéndolos, desmontándolos. A la vez que la ofensiva policial, se realizó una ofensiva cultural e intelectual contra los mitos del nacionalismo vasco de los que ETA se nutre; el mito del euskera como lengua propia, el mito del enfrentamiento secular entre el País Vasco y España, el mito de la pureza cultural y racial vasca, el mito del sometimiento perpetuo… Combatir al terrorismo combatiendo al mismo tiempo su ideología.

La segunda opción es la desarrollada por Zapatero entre 2004 y 2008; puesto que el terrorismo es un fenómeno político, para acabar con él es necesario acabar con los motivos del terrorista para matar; pero acabar con ellos supone aquí hacerlos desaparecer dándoles la razón. Así, Zapatero ha hecho suyos todos los mitos de los nacionalismos vascos y catalán; los mitos de la lengua propia, de la existencia de un conflicto de raíces políticas a lo largo de la historia. Y el más importante de todos, el mito de que, acabando con la Constitución, ETA (además del PNV y EA), se sentirá calmada en sus pretensiones, si además se rehacen el estatuto de autonomía vasco y el fuero navarro.

Este carácter político lo impregnó todo desde el comienzo. ¿Zapatero negoció tras los dos crímenes de la T-4? Por supuesto. Y negoció antes del alto el fuego de 2006, y antes de llegar al poder en 2004 ¿Negociará si gana las elecciones? Sin ninguna duda. Incluso todo parece indicar que si nada cambia bruscamente en el PSOE y en el PSE, la negociación con los terroristas seguirá aun si este partido pierde las elecciones. Lo seguirá haciendo mientras sus dirigentes crean que ETA tiene gran parte de razón para matar.

En cuatro años, Zapatero jamás ha anunciado su intención de derrotar a ETA o acabar con ella. Utiliza la fórmula abstracta de “acabar con la violencia” o “acabar con el terrorismo”. Porque se trata de cosas distintas: Acabar con ETA no es lo mismo que acabar con el terrorismo, por la sencilla razón de que ETA también quiere acabar con el terrorismo… pero también quiere lograr la independencia vasca, tomar el poder en sus instituciones, anexionar salvajemente Navarra, instaurar la limpieza cultural, social y étnica.

Y ese es precisamente el problema. Zapatero, como ETA, quiere acabar con el terrorismo por la vía de pactar con la banda el fin de los motivos para ejercerlo, que para él tienen fácil solución: dar al País Vasco la pseudoindependencia en un régimen federal y anexionarle Navarra de manera más o menos disimulada. O sea, lo que GEES viene denunciando desde marzo de 2006: su negociación siempre ha sido política, desde el principio. No podía ser de otra forma. Ni será de otra manera en el futuro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: