El PP regulará el uso del velo en la escuela y otros lugares públicos para no discriminar

El PP ha dejado para el último mes de la carrera electoral uno de los debates más conflictivos en España y también en toda Europa: el uso del velo islámico en las escuelas y los lugares públicos. Tras la propuesta de Mariano Rajoy en Barcelona sobre el «contrato de integración» con los inmigrantes, que les obligará a respetar la cultura, las costumbres y las leyes españolas, ayer fue el secretario de Libertades Públicas del PP, Ignacio Astarloa, quien avanzó otro de los puntos fuertes del programa de los populares: la regulación del uso del velo.
La reacción de los socialistas, con José Luis Rodríguez Zapatero a la cabeza, y de toda la izquierda en general contra las propuestas del PP sobre inmigración dan idea no sólo de lo apasionante del debate, sino también de que Rajoy ha conseguido lo que andaba buscando desde hace varias semanas: dar un impulso a su campaña y recuperar la iniciativa política que había perdido.
El PP convocó a la prensa por la mañana para explicar más a fondo su programa sobre inmigración. Con la noticia de lo que estaba ocurriendo en Turquía, se le preguntó a Astarloa si el PP estaba dispuesto a prohibir el velo en las escuelas. El dirigente del PP explicó que el programa de los populares «avanza en la dirección de defender la igualdad de los hombres y las mujeres», y para que el uso del velo islámico no sea «un elemento de discriminación en la escuela ni en ningún otro ámbito público de la sociedad». Astarloa remitió al «pronunciamiento concreto» del programa electoral del PP, cuyo contenido completo se presentará oficialmente mañana, pero insistió en que no pueden permitirse prácticas que rompen radicalmente el principio de igualdad de sexos. El PP cree que hay que replantearse también que las mujeres puedan aparecen en la foto del DNI con un velo, tal y como ha permitido el Gobierno del PSOE.
La polémica sobre el uso del velo siempre ha estado en la calle. El barómetro de marzo de 2007 del Real Instituto Elcano reflejaba que el 61 por ciento de los españoles está en contra de que las niñas musulmanas lleven velo en la escuela, frente a un 18 por ciento que, por el contrario, está a favor.
Ocho millones en 2025
Para poner el debate de la inmigración en el plano que se merece, el PP recordó que en España hay hoy 4,5 millones de inmigrantes empadronados (10 por ciento de la población), y si se mantiene la dinámica actual, en el año 2025 serán 8 millones. Además, después de regularizar a unos 700.000 inmigrantes ilegales, tenemos 1,2 millones de personas sin papeles en España. «Uno de los mayores problemas de Rubalcaba es que ha convertido las fronteras españolas en un auténtico coladero», apuntó Astarloa.
El PP cree que Zapatero y el PSOE «ocultan» la realidad sobre la inmigración, igual que tapan la crisis económica, y minimizan el problema «con chascarrillos y comentarios», como los que han hecho sobre el «contrato de integración» que ha propuesto Rajoy, de clara inspiración francesa. El país vecino tiene establecido un Contrato de Acogida e Integración, fundamental para conceder o denegar permisos.
No se trata de obligar a los inmigrantes a que les gusten los toros y que vayan a misa, como dijo con chanza el ex ministro de Defensa José Bono, ni tampoco tendrán que echarse la siesta ni jugar al mus, como comentaron las asociaciones de rumanos. El PP considera que hay costumbres en España que hay que respetar, y que necesariamente no están tipificadas como delito. Por ejemplo, que las niñas puedan hacer deporte con normalidad, también en las piscinas. O evitar los «pisos patera», para que el número de personas que habiten en un mismo piso sea proporcional al tamaño de éste.
Otras costumbres que el PP quiere defender serían: que la manipulación de alimentos de origen animal se realice en lugares adecuados, con las normas de higiene necesarias; que el uso de los parques se realice con normalidad, y no de manera masiva; que no haya matrimonios concertados; que en los hospitales se facilite la labor de médicos y enfermeras, sobre todo al realizar exploraciones; que se respete la igualdad entre hombres y mujeres en el ámbito privado y doméstico y que no haya menosprecio por la mujeres o por otros colectivos, como los homosexuales. Y así muchas más que cualquiera puede pensar.
El PP ofreció ayer más detalles sobre ese «contrato de integración». Se haría en la primera renovación del permiso de residencia y trabajo, y afectaría a todos los extranjeros, excepto los comunitarios. En el contrato, el inmigrante se compromete a cumplir las leyes españolas, a respetar las costumbres, a aprender el castellano y, si quiere, una lengua autonómica, a pagar sus impuestos, a trabajar para integrarse y a retornar a su país si carece de empleo y no tiene medios para sostenerse.
Como contrapartida, España le concederá los mismos derechos y prestaciones que a un español, a ayudarle a su integración, a respetar sus creencias y costumbres particulares, siempre que no sean contrarias a las españolas, y a enseñarle el castellano y otras lenguas cooficiales que desee.
«¿Y eso qué es?»
La ofensiva socialista contra la propuesta de Rajoy no se hizo esperar. Sus pesos pesados salieron en bloque contra el PP. «¿Y eso qué es?», respondió el presidente del Gobierno en Punto Radio, cuando se le preguntó por el contrato de integración. «Los inmigrantes lo que tienen que hacer en España es cumplir las leyes, como todos los ciudadanos. Lo demás, es absolutamente superfluo», señaló. Zapatero apuntó que las ideas del PP sobre inmigración son «rancias, excluyentes, discriminatorias e incompatibles con los valores constitucionales».
Para el ministro de Interior y candidato del PSOE por Cádiz, Alfredo Pérez Rubalcaba, la propuesta de Rajoy tiene un «tufo a xenofobia». «En España las leyes no se cumplen por contrato, en España las leyes se cumplen, y si no se cumplen actúan los tribunales, que no establecen diferencias entre españoles e inmigrantes», arguyó el ministro.
Para la Junta Islámica, la regulación del velo islámico supone «limitar la libertad religiosa» de los españoles. La propuesta del PP, señaló, tiene «tintes islamófobos».

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: