Los españoles cree que el paro subirá más y que el PP tiene mejor receta para la crisis

La crisis económica se ha instalado definitivamente en la percepción ciudadana, pese a los esfuerzos del Gobierno por transmitir un mensaje de optimismo. Así lo subraya la encuesta que el Instituto DYM ha elaborado para ABC. Como dato significativo del sondeo destaca que el 49 por ciento de los españoles dicen tener dificultades para llegar a final de mes. El estudio deja claro, además, que las expectativas de los ciudadanos en materia económica se inclinan, por lo general, hacia el pesimismo, especialmente en la evolución del paro, cuyo aumento en los próximos meses prevé el 51 por ciento de los encuestados.
En cuanto a los resortes políticos para mejorar la situación económica, la encuesta refleja una disparidad de orientaciones. No obstante, la mayoría se inclina por admitir que el programa del PP es más adecuado que el del PSOE para hacer frente a la crisis. Por lo que se refiere a las propuestas fiscales de los dos principales líderes políticos, la oferta del presidente popular, Mariano Rajoy, es calificada mayoritariamente de «más justa y ventajosa» que la del jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero.
El sondeo de DYM concluye que el deterioro de la valoración económica está siendo muy rápido y acusado. La proporción de encuestados que tildan la situación de la economía de «mala» o «muy mala» (31 por ciento) se sitúa por encima de los que la consideran «buena» o «muy buena» (25 por ciento). Se trata del peor dato de la legislatura. Esta mala valoración de la situación económica presenta un contraste más nítido si se compara con los resultados del pasado mes de julio, cuando la mayoría de los ciudadanos -en concreto, el 55 por ciento- la tachaba de «buena» o «muy buena».
Los más pesimistas son los votantes del PP. Un 55 por ciento de ellos opina que la situación económica es «mala» o «muy mala». Ese porcentaje se reduce a 14 puntos cuando se pregunta a los ciudadanos que votan al PSOE. En sentido contrario, el 38 por ciento del electorado socialista es optimista y sólo un 10 por ciento de los votantes populares opina lo mismo. El sondeo muestra también que las expectativas de futuro dividen a los encuestados. El 27 por ciento vaticina que la situación económica mejorará dentro de un año, el 29 pronostica que seguirá igual y otro 29 opina que irá a peor.
Por lo general, la opinión mayoritaria de los españoles es que el país sufrirá la repercusión de la crisis de manera similar al resto de Europa. Así lo considera el 56 por ciento de los encuestados. En cambio, el 26 por ciento declara que las consecuencias de la desaceleración serán aquí mayores que en la UE, frente al 10 ciento que piensa lo contrario.
El pesimismo ciudadano se dispara cuando se pregunta a los entrevistados por la evolución del paro. Pese a la oferta electoral de Zapatero, que ayer mismo prometió el pleno empleo en la próxima legislatura, una amplia mayoría -el 51 por ciento- cree que el paro aumentará en los próximos seis meses; el 28, que se mantendrá; y sólo el 18, que disminuirá.
Bienes de primera necesidad
El instituto demoscópico también percibe un claro deterioro de la situación económica personal. El 31 por ciento de los entrevistados cree que su bolsillo está ahora peor que hace un año, mientras que el 14 se manifiesta en sentido contrario. Esa percepción de crisis se concreta en el hecho de que las dificultades para llegar a final de mes se sufren en un 49 por ciento de los hogares españoles.
Pese a todo, la mayoría de los ciudadanos -el 71 por ciento- no se ha visto todavía en la necesidad de retrasar alguna compra o gasto que hubieran previsto en vivienda, coches, muebles o electrodomésticos.
Uno de los datos más preocupante del sondeo es que el gasto cuyo aumento afecta más negativamente a una mayor proporción de hogares es el dedicado a la compra de bienes de primera necesidad, como la alimentación -el 63 por ciento lo cita- y el transporte -el 48 por ciento-, mientras que se mantienen las partidas familiares que los españoles destinan a ropa y complementos, comidas en bares y restaurantes fuera de la jornada laboral y la asistencia a cines y espectáculos.
La encuesta pide también a los ciudadanos que se pronuncien sobre las recetas de los partidos para frenar la crisis. Aunque la política económica del PSOE alcanza el aprobado -obtiene una nota de 5,1 puntos en una escala de 0 a 10- y predominan los encuestados que reconocen los buenos resultados del Gobierno en cuestiones varias -como el mantenimiento del poder adquisitivo de las pensiones y el impulso del crecimiento económico-, la mayoría de los españoles critica la gestión socialista en materia de poder adquisitivo de los salarios, reducción de impuestos y subida de precios.
No obstante, la opinión mayoritaria entre los españoles es que el Partido Popular tiene un programa más adecuado que el PSOE para combatir los efectos de la crisis. Casi uno de cada tres ciudadanos (en concreto, el 32 por ciento) confía más en los populares que en los socialistas, mientras el 28 por ciento opina lo contrario. La nada despreciable cifra del 38 por ciento no sabe, no contesta o considera que ninguno de los partidos es capaz de afrontar con éxito la crisis. La ventaja del PP sobre el PSOE en esta cuestión se debe a que los populares inspiran más confianza en su electorado que los socialistas en el suyo. El 76 por ciento de los votantes del principal partido de la oposición ve más capacitado al PP para afrontar la desaceleración. El 51 por ciento de los electores socialistas opina eso mismo del PSOE e, incluso, hay un 13 por ciento de ellos que prefiere en esta materia al Partido Popular.
En cuanto a las propuestas fiscales, la oferta de Rajoy es, para los ciudadanos, más atractiva que la de Zapatero. El líder de la oposición prometió, si gana las elecciones, rebajar el IRPF una media del 16 por ciento, eximir del pago de ese impuesto a rentas inferiores a 16.000 euros y una bonificación de mil euros para mujeres trabajadoras. El líder socialista, por su parte, se comprometió a devolver 400 euros a asalariados y pensionistas.
Medida más ventajosa
El 52 por ciento de los encuestados cree que la iniciativa de Rajoy es más «justa». Sólo el 22 por ciento apuesta, en cambio, por la de Zapatero. Esas grandes diferencias entre la acogida de una y otra promesa se deben a que la propuesta de Rajoy satisface por completo a su electorado -el 87 por ciento la aplaude- e, incluso, a casi uno de cada tres votantes socialistas -el 31 por ciento-. La oferta del jefe del Ejecutivo sólo convence al 40 por ciento de sus votantes y no gusta a los del PP (sólo el 3 por ciento la apoyan). Porcentajes similares obtiene DYM cuando pregunta a los encuestados por la medida más ventajosa para sus intereses. El 51 por ciento apuesta por la Rajoy y el 28 por ciento, por la de Zapatero.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: