El agresor sexual en Internet busca seducir a adolescentes, no a niños

Los agresores simulan ser adolescentes sólo en el 5% de los casos

El estudio ha sido publicado por investigadores de la Universidad de New Hampshire

El agresor sexual en Internet busca seducir a adolescentes, no a niños, y rara vez fuerza a sus víctimas, según sugiere un estudio de la Universidad de New Hampshire (Estados Unidos) que se publica esta semana en la edición digital de la revista ‘American Psychologist’.

Según los investigadores, la mayoría de estos agresores son adultos que se dirigen a los adolescentes y seducen a sus víctimas hasta inducirlas a mantener relaciones sexuales. Tardan tiempo en conseguir la confianza de sus víctimas, así que los menores ven estas relaciones como romances o aventuras sexuales.
Los jóvenes más vulnerables a estos abusos sexuales por Internet tienen antecedentes de abuso físico o sexual, problemas en la familia y tienden a las conductas de riesgo.

Los investigadores perfilaron a través de su estudio una imagen más clara sobre los adultos que utilizan Internet para conseguir sexo con menores.

El trabajo se basó en tres encuestas, dos realizadas entre 3.000 usuarios de Internet de entre 10 y 17 años en 2000 y 2005, y otra en la que se realizaron 612 entrevistas a policías estadounidenses entre 2001 y 2002.

No hay más riesgo en las redes sociales
Los investigadores descubrieron que el uso de los adolescentes de las redes sociales más populares como MySpace y Faceboo no parece aumentar el riesgo de ser víctima de una agresión sexual en la red. En vez de ello, las interacciones ‘online’ de más riesgo, como hablar sobre sexo en Internet, con una persona desconocida aumentan la vulnerabilidad del menor.

Según explica Janis Wolak, “en la mayoría de delitos sexuales que se inician en Internet participa un hombre adulto que manifiesta su interés en el sexo. Estos agresores utilizan los mensajes instantáneos, el ‘e-mail’ y los chats para conectar y desarrollar relaciones íntimas con sus víctimas. En la mayoría de los casos, las víctimas saben que están hablando con adultos”.

Según Wolak, estos agresores tienen a sus espaldas delitos como violación de menores, que supone una actividad sexual no forzada con víctimas adolescentes que son demasiado jóvenes para consentir en tener una relación sexual con adultos.

Otros descubrimientos del estudio incluyen que los agresores simulaban ser adolescentes sólo en el 5% de los casos estudiados por los investigadores y que cerca del 75% de las víctimas que se reunieron con ellos cara a cara lo hicieron en más de una ocasión.

Además, los resultados muestran que estos agresores sexuales son rara vez violentos y los casos en los que se acecha a las víctimas o se las secuestra son muy raros. Los jóvenes que participaban en cuatro o más conductas ‘online’ de riesgo eran mucho más propensos a informar de que recibían peticiones sexuales a través de Internet.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: