Rajoy afirma que quien obtenga un diputado más debe gobernar

Rajoy, seguro de que ha captado votos que en 2004 fueron al PSOE

«Os voy a decir una cosa, me siento más cerca de ganar las elecciones». Mariano Rajoy reapareció anoche en un mitin en Bilbao y en una entrevista en Antena 3, conducida por la directora de Informativos, Gloria Lomana, tras su debate con José Luis Rodríguez Zapatero. En la entrevista, declaró estar muy satisfecho con el resultado del cara a cara y restó importancia a los sondeos «hechos en media hora». De puertas adentro hay euforia, pero ante la opinión pública optó por un mensaje más discreto.
Para la visita a Antena 3 eligió un traje más institucional que el que vistió en la víspera para medirse las fuerzas con el candidato socialista. Y el talismán no fue esta vez la corbata que ya utilizó para el programa de TVE «Tengo una pregunta para usted», sino un reloj, regalo de su mujer Elvira Fernández, como confesó ante las cámaras.
La campaña y su familia
Generoso a la hora de mostrar su perfil humano, también confesó que intenta desconectar durante la agotadora campaña electoral con horas de sueño y ganando tiempo al tiempo para jugar un rato con sus niños, que maltrata al estómago con mucho bocadillo y sandwich entre viaje y viaje y que se preocupa mucho por su hijo mayor, porque sabe que tiene que ser muy duro tener ocho años y medio y llamarse Mariano Rajoy.
Ya en materia política, reconoció estar «satisfecho» con el primer «cara a cara» porque pudo hablar de lo que le importa de verdad, es decir, de las necesidades reales de las personas, de los problemas que no son de derechas o de izquierdas, como la inmigración, el paro o las pensiones.
«No tenía ninguna estrategia. Sólo quería hablar de lo que creo que importa a los españoles. Llevo cuatro años recorriendo España y la gente me habla de los precios, de la inseguridad ciudadana y de la inmigración», explicó. Preguntado por el debate del próximo lunes, no quiso adelantar más detalles que el de que «volverá a hablar de los temas importantes».
El candidato del PP continuará con su campaña con normalidad. A menos de dos semanas para las elecciones, está seguro de que ha captado el apoyo de ciudadanos que en 2004 respaldaron al PSOE, pero que se han visto defraudados -según explicó en Antena 3- por el uso que Rodríguez Zapatero ha hecho de sus votos. «Hay mucha gente que dio su confianza al PSOE, que no entiende nada de lo que ha pasado, y que esta vez va a confiar en nosotros», manifestó.
También dejó la puerta abierta a incorporar a «independientes» a su Ejecutivo, en respuesta a qué haría para contar con el apoyo de los nacionalistas si los necesitase para gobernar y si estaba dispuesto a cederles incluso alguna cartera de su gabinete.
Por delante situó su compromiso de llamar primero al PSOE para pactar los grandes asuntos de Estado y reafirmó su compromiso de hacer un «Gobierno para todos los españoles» basado en un proyecto de concordia y que ofrezca respuestas a los problemas que no son de derechas ni de izquierdas.
En relación al resultado del 9-M, el presidente del PP hizo otro apunte importante: debe gobernar quien gane en escaños, aunque tenga un voto menos. «En pura teoría, gana las elecciones quien tiene más votos. Pero en un sistema parlamentario, quien gana las elecciones es quien tiene más escaños, porque los españoles eligen a los diputados que les representan», precisó.
Programa electoral
Sus preguntas favoritas son las que afectan al programa y anoche así lo dejó ver durante la entrevista televisiva. Rajoy presume de haberse tomado muy en serio la elaboración de los compromisos con los que se presenta a las elecciones y, de hecho, incluso se ofende a la mínima alusión a la «subasta» de propuestas de los partidos en vísperas de un examen en las urnas.
En este terreno, la izquierda cree haber encontrado en asuntos como el matrimonio homosexual un arma de desgaste del PP, pero Rajoy, ya curtido en esta batalla, tiene bien armado su discurso tras algunas vacilaciones iniciales.
«Ofrecí a Rodríguez Zapatero hacer una ley como la que hay en el Reino Unido, en Alemania o en Francia para no dividir a la sociedad. Pero no quiso porque prefirió hacer campaña con el argumento de que el PP está en contra. Y yo quiero dejar claro que decir que el Partido Popular está en contra de los homosexuales es profundamente inmoral. En el PP hay homosexuales como en la banca, como en el fútbol o como en cualquier otra actividad de la vida normal. Mi posición es esperar a ver qué decide el Tribunal Constitucional sobre el recurso que hemos presentado», defendió.
Para describir qué tipo de presidente sería en el caso de que ganase los comicios, dejó ver su lado más humano. Se presentó como el hijo de funcionario que ha estado en muchas partes de España, al que en casa han enseñado a trabajar y a esforzarse, que se ha criado en una familia numerosa y sabe lo que ha tenido que trabajar su padre y lo que ha tenido que hacer su madre para sacar a todos adelante, que ha pateado mucha calle, que conoce los problemas y que gobernará con moderación.
El candidato del PP no quiso hacer un pronóstico sobre las elecciones, más allá de su seguridad en que los españoles darán su confianza a su partido; y tampoco quiso adelantar planes sobre su gobierno, aunque dijo tener ya ideas.
¿Pizarro sería un buen vicepresidente económico?», se le preguntó. «Permítame que no adelante acontecimientos, y menos sin tener la confianza de mis compatriotas», respondió.
Del futuro, de momento, sólo habla para reafirmar su compromiso de dedicarse a eso que llama los «problemas reales».

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: