HECHO REAL: Violación psicotrópica…

No hace mucho que se habla de las violaciones cometidas con drogas anestésicas e hipnóticas, desde el 2004 empezaron a salir a la luz casos de mujeres que habían sido violadas de esta cruel forma. Mi caso es sólo un caso más, aunque cada uno tiene la misma importancia.

Hace poco más de 6 meses, como todos los fines de semana, salía a bailar con el grupo habitual de amigos, siempre íbamos juntos y nunca nos vimos metidos en ningún problema, pero aquella noche no la olvidaré jamás. Nos reunimos donde siempre, y habíamos oído de la apertura de un nuevo local, la curiosidad pudo con nosotros y decidimos pasarnos a ver como estaba el ambiente.

Todo parecía ir bien estábamos disfrutando, el local estaba lleno y la música era genial, bailamos hasta agotarnos y conocimos mucha gente nueva, un grupo similar al nuestro estuvo casi toda la noche conversando con nosotros, nos reímos y tomamos algunas copas, un par de chicos del otro grupo no hacían más que sacarme en bailar y aunque estaba agotada, me divertía tanto que no podía negarme.

Estaba siendo una noche diferente en todos los sentidos, nuevo ambiente, nuevas amistades, hasta que se me ocurrió la idea de pedir una copa.
No suelo beber pues en cuanto a alcohol se refiere, me gustan pocas bebidas, y suelo tener resaca al día siguiente aunque beba poco, pero estaba sedienta y ya me había bebido dos botellas pequeñas de agua, las bebidas con gas no me gustan y me pedí un Licor 43 con Lima.

Mientras me tomaba mi copa, tuve que ir al baño, tantos líquidos hicieron sus efectos, le pedí a una compañera que aguantara mi bebida mientras iba a hacer mis necesidades.

Cuando volví no encontraba a mi compañera por ningún lado, aunque me resigne a haber perdido la copa, cuando de pronto otro compañero se me acercó y me la entregó, por lo visto mi amiga también tuvo que ir al baño y tal como averigüé después la copa fue pasando por varias manos hasta que me la devolvieron.

Nunca le había dado importancia a este hecho, pues todo mi grupo son de confianza y sabía que no podía pasar extraño, pero no tuve en consideración el otro grupo de personas al que acabábamos de conocer.

Me termine mi copa sin mayor preocupación que la de seguir bailando y disfrutando de aquella noche.
Lo poco que recuerdo después son imágenes sin un orden lógico al menos para mí en aquel momento. Recuerdo que poco después de terminarme mi copa me sentí algo mareada y débil.

Después de esto recuerdo haberme despertado en un coche que no conozco y escuchaba voces distorsionadas no estoy segura de cuantas personas había, pero sé que yo estaba recostada sobre las piernas de uno de ellos, y me acariciaba el pelo. Volví a dormirme creo.

También recuerdo un ascensor, me sujetaban entre algunos de ellos ya que no me podía mantener en pie, recuerdo que pensé que serían mis compañeros que me llevaban a casa pero en un momento de lucidez, caí en la cuenta de que yo no tengo ascensor y vivo en un primer piso… Sé que me asusté pero no tenía fuerzas para nada.

Lo que recuerdo a continuación son más sensaciones que imágenes en sí, me volví a despertar y sentía un fuerte dolor en mi vagina, me estaban violando, no tenía fuerzas ni para llorar, ni para pedir que parasen, fue cuando me di cuenta de que me habían drogado, pensaba en donde estarían mis compañeros y porque me estaba pasando esto a mí.

Se turnaron para violarme, no puedo decir con exactitud cuántos eran, pero eran unos cuantos, todo lo que duró la violación esta semi consciente, y aunque no podía ver con claridad sus caras ni escuchar sus voces, podía sentir con asco cada cosa que me hacían, la impotencia me llenaba de rabia y odio.

Pero no podía hacer nada, no era dueña de mi cuerpo, me sentía como anestesiada, pero el dolor que me producían sus penetraciones lo sentía multiplicado por dos, sólo pensaba en que todo terminara y no me importaba que me dejaran tirada en medio de un descampado si con eso se terminaba esta pesadilla.

No sé cuanto más duró aquello, por suerte para mi, pues empezaron a violarme de dos en dos y no necesito entrar en detalles para dejar claro lo que eso significa, perdí la consciencia de nuevo y ya lo que recuerdo es despertarme en una calle poco transitada, tirada en un portal, estaba amaneciendo y en ese momento no recordaba nada de lo que había pasado.

Fue unos días después cuando los recuerdos empezaron a volver a mi mente a través de unas series de sesiones hipnóticas a las que me sometió mi psiquiatra. A veces me da miedo recordar todo lo que ocurrió aquella noche, pues si me ha costado recordar todo esto tengo la sensación de que me mi mente trata de ocultar algo peor.

Apenas podía dormir después de aquello, me despertaba en medio de la noche, temblando y llorando y no conseguía dormirme después de ello. Deje de salir de fiesta con mis amigos, a los cuales me costó muchísimo contarles lo que había pasado, por vergüenza y por miedo a que no me creyeran, me invente durante meses excusas de todo tipo para evitar salir y me recluí en casa.

Hasta que un día una amiga vino a casa con una familiar suya, la cual me contó su historia, una historia similar a la mía, me ayudo a llenarme de valor y pedir ayuda a un especialista para volver a recuperar mi estilo de vida. Con su apoyo y el de mis amigos, además del tratamiento, conseguí poco a poco rehacer mi vida.

Aún que sólo han pasado unos seis meses, he conseguido volver a salir de fiesta con mis amigos, aunque ya no me fió de nadie y me abstengo de pedir bebidas, ni siquiera embotelladas, y aún me despierto sobresaltada por las noches, sudando y con restos de imágenes de aquella noche en mi memoria.

Por suerte para las mujeres que han sufrido casos como el mío, desde el 2004 se nos escucha y la sociedad es consciente de que este tipo de drogas están en nuestras calles, son muchísimos los casos de mujeres violadas por este método y espero que pronto se encuentre una forma de evitar el uso de estos fármacos de forma tan indiscriminada, para que podamos sentirnos seguras y no ocurran más cosas así, aunque en mi caso y en el de muchas otras ya no se puede arreglar, no queremos que otras mujeres pasen por lo que hemos pasado nosotras.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: