Cinco mentiras y un olvido sangrante

En el debate del lunes, Zapatero utilizó varias tretas que, con datos en la mano, no se ajustan a la realidad.

Pregunta parlamentaria
Primera mentira
Zapatero reprochó a Rajoy que su primera pregunta parlamentaria en el Congreso no fue de economía. Intentaba denunciar así una supuesta falta de interés del líder de la oposición por la situación económica nada más comenzar la legislatura. Pero la realidad es diferente. Como puede comprobarse en el diario de sesiones del 12 de mayo de 2004 (www.congreso.es), la pregunta de Rajoy a Zapatero fue: «¿Cómo valora usted los primeros días de su Gobierno?». En su turno, Rajoy habló del IVA, la financiación autonómica, los 100 euros y el cálculo de las pensiones. El lunes, en el debate, Zapatero acusó a Rajoy de «engañar» a los ciudadanos, porque «no habló de economía. Está engañando, no se ha preocupado de la economía». «¿Esto es fútbol para usted, no?», le replicó Rajoy.

Gasto en política social
Segunda mentira
«Mi Gobierno ha sido el primero en la historia de nuestro país que ha dedicado al gasto social más de la mitad de todo el Presupuesto del Estado», afirmó Zapatero en el debate. «Falso», contestó Rajoy. El Gobierno de José María Aznar, en los Presupuestos Generales de 2002, dedicó a las políticas sociales el 51,8 por ciento de los presupuestos. Esa política se mantuvo después. Así, en los Presupuestos de 2003, el gasto social superó los 100.000 millones de euros, algo más de la mitad del total.
Resolución sobre Irak
Tercera mentira
«Después de retirar las tropas de Irak, usted, señor Zapatero, aprobó la siguiente resolución en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, donde se pide a los Estados miembros y a las organizaciones internacionales y regionales que presten asistencia a la fuerza multinacional, en particular con fuerzas militares. Es decir, usted después de irse, pide a todos los países del mundo que manden fuerzas militares». Este fue uno de los golpes de efecto de Rajoy en el debate, que dejó sin respuesta a Zapatero. La resolución aludida por Rajoy fue la 1546 de 8 de junio de 2004. «Usted mintió a los españoles porque usted apoyó en el Consejo de Seguridad el envío de fuerzas militares después de haberlas retirado para quedar bien internamente y porque creía que le daba votos. Usted sí que utilizó el terrorismo y no otros», aseguró Rajoy. «¿Cumplir la palabra dada de retirar las tropas de Irak como yo prometí a los ciudadanos hace cuatro años es quedar bien? ¿Qué concepción tiene usted de la democracia?», se defendió Zapatero.
Contactos con ETA
Cuarta mentira
«Usted mintió a los españoles cuando dijo que nunca hablaría de política con ETA. Y, sin embargo, habló de política con ETA. Lo ha dicho usted», señaló Rajoy. «No. ¿Por qué cree que ETA rompió la tregua?». «Usted mintió a los españoles cuando después de la T-4 dijo que no iba a hablar con ETA. Y luego reconoció que había hablado con ETA. Usted le ha mentido a los españoles en todos los temas del terrorismo», continuó Rajoy. «Nunca. Jamás», replicó el candidato socialista. Lo cierto, como reconoció el propio Zapatero hace varias semanas, es que tras el atentado mortal de la T-4 se repitieron los contactos con la banda terrorista ETA, pese a que el presidente del Gobierno dijo que no los volvería a haber.
Vivienda protegida
Quinta mentira
Al hablar de la vivienda, Zapatero señaló que Esperanza Aguirre quería acabar con la vivienda protegida en la Comunidad de Madrid. «Dijo: Voy a suprimir la vivienda protegida. Esta es la política del Partido Popular». Los datos, sin embargo, desmienten esa afirmación categórica de Zapatero. La Comunidad de Madrid lidera por quinto año consecutivo la promoción de vivienda protegida en España. Entre enero y septiembre de 2007, inició más viviendas protegidas que Cataluña y Andalucía juntas. En Madrid se pusieron en marcha 15.257 viviendas, frente a las 6.059 de Cataluña y las 9.198 de Andalucía, según datos del Ministerio de Vivienda. Además, fue la primera región en poner en marcha, hace tres años, el Plan Joven de alquiler.
Los «cuatro» muertos
Y un olvido
«¿Qué política antiterrorista prefiere, señor Rajoy? ¿La de esta legislatura con cuatro víctimas mortales, o la de la legislatura anterior con 238 víctimas mortales?». Zapatero tuvo un desafortunado olvido al plantear esa cuestión. El 3 de marzo de 2007 murió Ambrosio Fernández Recio, de 79 años, víctima de una insuficiencia respiratoria que le llevó a la UCI de un centro sanitario, tras un ataque de violencia callejera en Mondragón. Fue una quinta víctima que olvidó Zapatero, pero hubo más: los ocho turistas que murieron en Yemen y los soldados caídos en misiones «de paz».

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: