Zapatero se erige en defensor de los médicos que «ayudan a morir dignamente»


Zapatero elogia a Montes y defiende la «muerte digna»

PAZ en el argot socialista no significa tranquilidad o sosiego, sino Plataforma de Apoyo a Zapatero. La integran actores, actrices, escritores, intelectuales, cantantes? Algunos de ellos se dieron cita ayer en el Círculo de Bellas Artes de Madrid para dar su último aliento al candidato socialista, pedir el voto para el PSOE y hacer un panegírico «zapateril» sin parangón en los últimos años. Estaban los de siempre, y alguno más. Concha Velasco, Fran Perea, Álvaro de Luna, Nuria Espert, María Barranco, Víctor Manuel, Sabina, Luis Antonio de Villena, Cristina del Valle, Loles León, Jesús Vázquez, Carlos Berzosa, Roberto Álvarez, Mayor Zaragoza, David Delfín, Elías Querejeta, Elena Benarroch, Miguel Ríos, Esperanza Roy?., y un doctor, Montes, el ex jefe de Urgencias del Severo Ochoa que ayudaba a los enfermos a «morir dignamente». Ninguno de ellos se cree un estómago agradecido, como dijo Rajoy. Nada de eso, Jesús Vázquez, el presentador del almibarado acto dijo expresamente: «Ni estómagos agradecidos, ni millonarios, sólo currantes». Ah, también «un grupo de ciudadanos libres e independientes que creen en un hombre y su proyecto» y que «nunca han insultado a quienes piensan de otra forma». Eso no lo dirá por el cineasta Cuerda. ¿Recuerdan lo de la turba de imbéciles? Ellos no. Ahora han grabado dos nuevos vídeos para explicar los motivos por los que piden expresamente el voto para Zapatero. Habla el medallista Olímpico Deffer, el barítono Carlos Álvarez, Bertolucci, Goytisolo, el mexicano Carlos Fuentes, y Barenboim… Imposible contar cuántos. En el acto está también el citado Montes. A todos agradece, cómo no, su apoyo Zapatero. También se compromete a no «consentir que se persiga a los profesionales dignos por tratar que la gente muera dignamente». ¿Es necesario?
Todo son, según él, «nuestros, son españoles, y por eso yo les apoyo. Son gente libre, valiente, y comprometida», pontifica. Y un poco pelotas, con perdón, porque al atril subieron cinco personas, además de los dos presentadores, y ni una encontró un pero al candidato que aspira a la reelección. Todo fue azúcar, todo almíbar: que si «cumples con lo que prometes», que si «merece la pena intentar la paz con quien sea», que si «has respondido a nuestras expectativas con creces», que si «después de la elección de la Conferencia Episcopal vamos a tener mucho trabajo»… Son muchas las frases que producen sonrojo. El candidato, encantado con la apología, cambia PAZ por un «país digno y en paz» y por un canto a la libertad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: