Uno de cada cinco españoles presenta riesgos de desarrollar un trastorno mental

El riesgo es mucho mayor en las mujeres -casi se duplica frente a los varones

Ansiedad, estrés, tristeza y angustia en los adultos, y problemas de relación e hiperactividad en los más pequeños. La salud mental de los españoles requiere atención. La voz de alarma la ha lanzado la última Encuesta Nacional de Salud, una radiografía del estado físico de los ciudadanos que, por primera vez, ha hurgado en el estado de ánimo de los españoles. Con un cuestionario realizado a 38.600 personas, entre junio de 2006 y 2007, se han buscado síntomas que pudieran indicar trastornos psiquiátricos o sufrimiento psicológico, tanto en la población adulta como infantil. Los resultados no han sido los esperados. La conclusión es que uno de cada cinco españoles de más de 16 años podría padecer algún trastorno mental.
El riesgo es mucho mayor en las mujeres -casi se duplica frente a los varones- y a partir de los 75 años. En esa franja de edad, el 40% de la población femenina muestra algún síntoma. Detrás de la depresión o ansiedad del sexo femenino podrían estar otros datos que refleja la Encuesta de Salud: ellas son las que mayor tiempo dedican al cuidado de niños, ancianos y personas con discapacidad, y también las que más horas dedican a las tareas del hogar, con un 81,5% de las mujeres frente al 35,9 de los hombres.

En el otro extremo de la pirámide demográfica, en los niños, el riesgo de sufrimiento psicológico o de padecer alguna alteración psiquiátrica también es superior a la media. Más del 22,1% de los niños entre 4 y 15 años muestran síntomas de tener algún problema de salud mental. En este caso, los niños están más afectados que las niñas. El sesgo de la encuesta infantil es que el cuestionario se realizó a sus progenitores, por lo que sólo reflejan las percepciones paternas y no los sentimientos infantiles.
Por comunidades, Galicia, Asturias y Baleares aparecen con más casos de riesgo y La Rioja, Cantabria y País Vasco como las zonas del territorio con una salud mental potencialmente mejor.
Al Ministerio de Sanidad le inquietan estos resultados. «Son relativamente preocupantes, pero no son diagnósticos. Los datos nos permitirán intervenir a tiempo», indicó José Martínez Olmos, secretario general de Sanidad. Aunque éste no es el único indicador del informe que preocupa:
Tres de cada diez niños tienen sobrepeso. Si hay otro dato que inquieta al Ministerio de Sanidad es la obesidad de niños y mayores. Hoy hay el doble de personas con sobrepeso y obesidad que hace veinte años. A cuatro de cada diez adultos y a tres de cada diez niños les sobran kilos. La obesidad aumenta con la edad y se observa además una tendencia creciente de esta prevalencia. «Tenemos un problema, pero podemos ganar la batalla», dijo con optimismo Martínez Olmos. Al tiempo que reconoció que las campañas de Sanidad para frenar la obesidad «aún no han dado sus frutos». La receta de Sanidad pasa por buscar la complicidad de la familia y la sociedad para fomentar la actividad física y modificar los hábitos alimentarios. En el país de la fruta, un tercio de la población no consume fruta fresca a diario aunque el 36% come dulces cada día. Pese a los datos y la tendencia a tener cada vez más sobrepeso, Olmos no cree que la obesidad pueda recortar la esperanza de vida española, como ya ha sucedido en otros países desarrollados.
Menos fumadores. Las buenas noticias están relacionadas, por una vez, con el tabaco. Los españoles cada vez fuman menos, dos años y medio después de la ley del tabaco. Olmos valoró especialmente la reducción en el sexo femenino, donde crecía el consumo a medida que bajaba entre los varones. Del 32% de fumadores de 1993 se ha pasado en 2006 al 26,4%. Lo que sigue siendo una asignatura pendiente es el tabaquismo pasivo. Los padres fumadores tienen más cuidado con los bebés y son muy pocos los que fuman en su presencia. En cambio, el 40% de los chicos de más de diez años están expuestos al humo en su propio hogar.
La mitad de la población bebe alcohol. Se fuma menos, pero se bebe más. La mitad de la población entrevistada confesó ser bebedor habitual.Los mayores consumidores están entre los 45 y 54 años, una franja donde la bebida está relacionada con un riesgo para la salud. El secretario general de Sanidad insistió ayer en que el Ministerio no está dispuesto a intentar sacar adelante una ley para prevenir el consumo de alcohol, la iniciativa que la ex ministra de Sanidad, Elena Salgado, se vio obligada a guardar en un cajón por las presiones.
Mayores más dependientes. El envejecimiento de los españoles empieza a hacer mella en la autonomía de nuestros mayores. La autonomía ha descendido desde 1993 a 2006, de forma más acusada en las mujeres y a partir de los 65 años. Con esa edad, la mitad de la población necesita ayuda para realizar las actividades diarias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: