Grupo propio, ni con trampas

«Los diputados, en número no inferior a quince, podrán constituirse en grupo parlamentario». Es el criterio general fijado en el artículo 23 del reglamento del Congreso que luego admite que también puedan formar grupo «una o varias formaciones políticas que, sin reunir dicho mínimo, hubieren obtenido un número de escaños no inferior a cinco y, al menos, el quince por ciento de los votos correspondientes a las circunscripciones en que hubieren presentado candidatura o el cinco por ciento de los emitidos en el conjunto de la nación». Las aspiraciones de IU, ERC, Coalición Canaria y BNG de constituir grupos parlamentarios, propios o a medias, sin cumplir requisito alguno, chocan frontalmente con la normativa vigente y obligan a una vulneración del reglamento por la nueva mayoría en la Cámara sin precedentes en la historia del Congreso.

La presencia de media docena de formaciones políticas y once diputados en el Grupo Mixto es la normal en casi todas las legislaturas. IU no ha llegado esta vez ni al 4 por ciento de los votos, ERC está en el 1,1 en el cómputo nacional y el 7,8 en Cataluña. BNG, CC y NB no llegan ni al 1 por ciento. Sólo Coalición Canaria tiene cierto peso en su circunscripción de origen, con un 16,8 por ciento de los votos. En la mayoría de los parlamentos europeos, con sistemas mayoritarios o proporcionales, serían partidos extraparlamentarios.
El precedente esgrimido por los partidos interesados en que la mayoría socialista les dé el grupo parlamentario que les ha negado las urnas también choca con la situación actual. En la legislatura de 1986, la coalición que encabezaba la Alianza Popular de Fraga se rompió en pedazos. Al Grupo Mixto pasaron primero 21 diputados del PDP y luego otra docena del Partido Liberal, más otros parlamentarios de la misma colación, para juntarse con Izquierda Unida y los grupos nacionalistas y regionalistas. Casi una cuarta parte de los diputados de la Cámara estaban en el Grupo Mixto. El presidente del Congreso, Félix Pons, accedió a crear la figura de las agrupaciones parlamentarias por lo variopinto y numeroso que se había vuelto el Grupo Mixto. Nada que ver con el mapa político actual: entre tres y un solo diputado cada formación representada en el mismo.
En las legislaturas anteriores, las mayorías de PSOE y PP hicieron en la Mesa del Congreso la vista gorda para que sus posibles aliados tuvieran grupo propio. El Grupo Popular ha «prestado» un diputado a CC y el PSOE «perdonó» a ERC que no hubiera alcanzado el porcentaje de votos requerido. Ahora, más que transigir con el requisito de una décima o un diputado, se trata de vulnerar el reglamento a conciencia con tal de que

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: