El ‘dinero inteligente’ de Harvard

El pasado jueves se desveló uno de los secretos mejores guardados en el precioso campus de Harvard, la universidad más admirada del mundo. Después de varios meses y tras muchos rumores, el Consejo de Administración de la reconocida Harvard Management Company hizo público el nombre de la persona responsable de gestionar más de 35.000 millones de dólares de alumnos, profesores y afiliados a la prestigiosa Universidad. A partir del próximo mes de junio, Jane Mendillo, que curiosamente estudió en Yale, será la máxima ejecutiva del endowment de Harvard.

Lo que hace peculiar al mayor fondo universitario del mundo no es su importe, sino su excelente rentabilidad histórica. A lo largo de los últimos treinta años el fondo de Harvard ha obtenido una rentabilidad anual del 14%, y en el último ejercicio fiscal cerrado en junio 2007, la revalorización del fondo fue del 23%. La clave del éxito de este fondo está en la amplia y acertada diversificación en 11 clases de activos financieros que han generado unos resultados extraordinarios.

Harvard invierte entre un 15-20% de su cartera en Private Equity, y otro 15-20% en otros activos alternativos. Los activos más tradicionales, por su parte, representan un 30% en el caso de la renta variable, y menos de un 10% de la cartera esta invertido en renta fija.

Si comparamos la rentabilidad anual por clase de activo en la cartera de Harvard a lo largo de los últimos diez años, el capital privado es el líder indiscutible con una rentabilidad anual del 30%, mientras los activos tradicionales rondan en torno al 10%. Los 200 profesionales que gestionan el fondo de Harvard monitorizan con detalle el comportamiento y la volatilidad de cada clase de activo y ajustan su peso en la cartera para satisfacer sus objetivos de rentabilidad a largo plazo.

Como dice el presidente del consejo de Administración del fondo, “estamos obligados a gestionar nuestro fondo con la máxima diligencia y habilidad para estar a la altura de las ambiciones y de la repercusión global de la universidad de Harvard”. De hecho, el año pasado el importe destinado por el fondo para fomentar la investigación y subvencionar a profesores y estudiantes ascendió a 1.100 millones de dólares. ¿Cuantos pensionistas y cuantas universidades españolas estarían dispuestos a contar con una gestión de sus fondos como la de Harvard?

La incorporación de activos alternativos como el Private Equity que aportan una excelente rentabilidad y mitiga la excesiva correlación de las carteras con los mercados tradicionales, es una de las razones de la excelente rentabilidad de los “endowments” universitarios. Por ello no es de extrañar, que cada vez sean más las compañías de seguros, fondos de pensiones y oficinas familiares que imitan la acertada estrategia de inversión de las universidades americanas más prestigiosas, a las que se le conoce en el mundo de la gestión como “smart money”, es decir el “dinero inteligente”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: