Putin pregunta “contra quién existe la OTAN”

El presidente ruso, Vladimir Putin, se ha preguntado hoy por qué existe la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) cuando la antigua Unión Soviética ya no existe, una reflexión que ha trasladado a los jefes de Estado y de Gobierno de los Veintiséis en una reunión del Consejo OTAN-Rusia que clausura la cumbre de máximos líderes de la Alianza en la capital rumana del 2 al 4 de abril. “No hay una Unión Soviética hoy. ¿Contra quién existe la OTAN?”, se ha cuestionado Putin en la rueda de prensa posterior al encuentro, en la que no obstante ha rechazado la posibilidad de que se produzca una nueva Guerra Fría porque “no está en el interés de nadie”, incluidos Rusia, Estados Unidos y Europa y por considerar que “no hay ninguna necesidad” para ello. Sin embargo, criticó que “no hay claridad” en relación con la “transformación” de la Alianza quiere acometer para atajar problemas como el ciberterrorismo o la protección de las instalaciones energéticas.

A pesar de admitir la existencia de “diferencias” persistentes entre la Federación Rusa y los 26 aliados, notablemente en relación con Kosovo, la suspensión unilateral rusa del Tratado de Fuerzas Armadas Convencionales (FACE) o la ampliación de la OTAN a nuevos países del este de Europa, “no hay asuntos importantes que nos dividen” porque tanto Rusia como los aliados “no hemos cruzado ciertas fronteras”. “No hay líneas ideológicas divisorias en Europa”, recalcó.

Aunque Putin no se refirió expresamente a la oferta de la Alianza de garantizar la perspectiva euroatlántica de Ucrania y Georgia, que aspiraban a obtener el estatuto de país candidato en Bucarest, consideró que “la ampliación automática” de la OTAN no resolverá los problemas de forma automática.

Moscú “no aspira a convertirse en miembro de la OTAN” porque no tiene intención de ceder parte de su soberanía, ha asegurado Putin, quien asimismo ha rechazado “el argumento” de que todo país que entra en la OTAN sea un país democrático. Ha citado el ejemplo de Letonia, donde “cientos de ciudadanos son tratados como extranjeros”, aludiendo a la comunidad rusa que vive en el territorio báltico vecino. “La OTAN no es un democratizador” y ha considerado que “el papel de la OTAN como un instrumento de democratización se ha sobredimensionado”.

Con todo, el presidente ruso se ha mostrado satisfecho con el balance de la reunión porque, a su juicio, “el espíritu de cooperación y de búsqueda del compromiso han prevalecido”, destacando que el diálogo mantenido en la cita ha sido “muy abierto y constructivo”.

Defensa antimisiles

Asimismo, dijo haber sido “sincero” ante los jefes de Estado y de Gobierno aliados al asegurar, en relación a los planes de Estados Unidos de desplegar parte de su sistema de defensa antimisiles en República Checa y Polonia, que “el plan” para desplegar dichos elementos “no contribuye a la confianza” entre Rusia y los aliados y tachó de “insatisfactorios” para Rusia los argumentos de los aliados de que el sistema de defensa antimisiles estadounidense no constituye una amenaza directa a Rusia.

El presidente ruso aseguró que será “el principal asunto” que abordará mañana y pasado mañana con el presidente estadounidense en la ciudad balneario de Sochi, a orillas del mar Negro. Putin precisó que la postura de su país pasa por reclamar “acceso democrático” para Rusia y los países aliados a las instalaciones del sistema, motivo por el cual ha propuesto a los aliados crear dos centros operativos de “intercambio de información” en Moscú y Bruselas.

Tras admitir que la propuesta de los aliados para salvar los escollos que plantea para Moscú el sistema que Estados Unidos espera impulsar “no va tan lejos” como la rusa, Putin invitó a sus aliados a “analizar conjuntamente las amenazas balísticas”, crear “la arquitectura necesaria” para construir un sistema estratégico de defensa AMB antimisiles y “garantizar el acceso igualitario y democrático” para todos.

En cuanto a las desavenencias entre las partes respecto a la aplicación del tratado FACE, que limita el número de armas convencionales y garantiza un intercambio de información entre Rusia y los aliados sobre movimiento de tropas y recursos, Putin admitió haber notado un “deseo” entre sus aliados para “ratificar el anterior acuerdo o llegar a un nuevo acuerdo” al admitir que “hay que hacer algo” al respecto.

Sin embargo, criticó que a su país se le pida que continúe aplicando el tratado modificado que ratificó en 1999 mientras que “los países occidentales no lo han ratificado”. “Nosotros, de forma unilateral, lo hemos estado aplicando”, recordó.

Rusia y los veintiséis aliados se han comprometido en la reunión del Consejo OTAN-Rusia a estrechar su cooperación “en las áreas de interés común”, como en Afganistán, donde las partes han suscrito hoy un acuerdo de tránsito para facilitar el transporte logístico de la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad (ISAF), dirigida por la Alianza, así como en ejercicios conjuntos en el mar Mediterráneo y en la propia lucha contra el terrorismo.

“Estamos preparados para un trabajo constructivo y con dedicación”, aseguró, constatando “un progreso considerable en el diálogo” sobre el sistema de defensa antimisiles en el escenario de operaciones, algo “distinto” al sistema estadounidense.

Irán y Oriente Próximo

Preguntado por el contencioso que la comunidad internacional mantiene con Irán por su negativa a renunciar a su programa de enriquecimiento de uranio, tal y como le exigen tres resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU, Putin aseguró que Rusia ejerce un papel “constructivo” en el litigio “cumpliendo nuestras obligaciones contractuales” con Irán, donde la Federación Rusa ha construido la única central nuclear del país en Busher, lo que incluye la entrega de combustible nuclear.

Putin aseguró “tener en mente” todas las preocupaciones de la comunidad internacional en este sentido y opinó que “la unidad es la cuestión fundamental” para resolver el contencioso con Irán, cuyas “legítimas aspiraciones” para dotarse de un programa nuclear civil respaldó no obstante.

Por otra parte, el mandatario ruso aseguró que Moscú convocará a palestinos e israelíes a una conferencia sobre Oriente Próximo en territorio ruso “tan pronto” vea que “el momento está maduro” para ello o cuando considere que puede producir resultados positivos en las negociaciones de paz.

Explicó que abordó su propuesta de celebrar dicha conferencia, que sería la continuación del proceso abierto en Annapolis (EEUU) el pasado noviembre de 2007 para relanzar el proceso de paz en la región, con el presidente egipcio, Hosni Mubarak, durante su visita al país y admitió que Rusia quiere ejercer de “mediador”. “Rusia ha estado implicada en (alcanzar) una solución en Oriente Próximo durante mucho tiempo”, recordó. Su país tiene además “una ventaja natural” para ejercer de mediador porque en Israel, dijo, “casi todos hablan ruso” y porque Rusia no tiene problema en reconocer un Estado palestino, concluyó.

Por último, Putin aseguró que su sucesor, Dimitri Medvedev, a quien cederá el testigo el próximo 7 de mayo, “está muy bien educado” y admitió querer “trasladar” la carga de sus funciones, especialmente en materia de política exterior, a su delfín. Consideró que los últimos años al frente del Ejecutivo ruso han sido “años muy difíciles” para Rusia en relación con sus socios, pero que, en definitiva, han dado lugar a “la resurrección de Rusia”, concluyó en la que será su gran última cita internacional antes de dejar la jefatura de Estado del país para, previsiblemente, ejercer de primer ministro del Gobierno Medvedev.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: