La fortuna de los Clinton

Quién quiere hacerse con la presidencia de Estados Unidos cuando tiene la cuenta corriente rebosando dólares por los cuatro costados? Dicen que la avaricia rompe el saco y, en el caso de la familia Clinton, su afán por copar la escena política estadouniden podría terminar por un colapso de las aspiraciones presidenciales de la senadora de Nueva York, Hillary Clinton.

Mientras el desgaste dentro del partido demócrata es evidente y la contienda entre la ex primera dama y Barack Obama se ha convertido en un tedioso proceso, el descomunal gasto que supone la carrera presidencial no supondrá una traba para que Clinton, alias «Rocky», pelee con uñas y dientes hasta el final de la batalla. El feliz matrimonio formado por Hillary y Bill ha destapado la caja de Pandora al dar a conocer que entre 2000 y 2007 aportaron un total de 107 millones de dólares a las arcas familiares.
Los secretos ocultos de esta peculiar familia política estadounidense han salido a la luz, y, lejos de lo que pronosticaba el equipo de Obama, no se observa ninguna anomalía. Como buenas máquinas de hacer dinero, tanto la senadora como su marido han sabido rentabilizar al máximo sus enrevesadas y populares vidas. Al fin y al cabo, no hay nada malo en ello, y entre autobiografías y libro varios, los Clinton se han embolsado cerca de 40 millones de dólares. Entre otras cosas, ¿quién no ha sentido curiosidad por descubrir sus sentimientos durante el escándalo Lewinsky?
Bill y Hillary han sido unos maestros en jugar con la curiosidad de medio mundo y, de paso, cobrar por airear ciertos secretos de alcoba. Por supuesto, tras su jubilación como mandatario estadounidense, el marido de la candidata presidencial demócrata descubrió una valiosa faceta que le haría sumar más ceros a su pensión: la de orador. Los discursos del ex presidente por medio mundo le han reportado cerca de 52 millones de dólares, y es que las palabras de Bill parecen embelesar a propios y extraños. Lástima que desde que decidió echar una mano a su esposa en su objetivo de regresar a la Casa Blanca, su magia lingüística se haya perdido entre el nerviosismo y algún que otro desagradable incidente.
Como buena feminista, Hillary ha evitado siempre convertirse en mujer florero, y recibe anualmente una cifra que supera el millón de dólares como senadora, mientras la pensión de Bill suma otros 1.2 millones anuales. Las comparaciones son odiosas, pero el senador de Illinois se encuentra a años luz. Obama publicó el 25 de marzo su declaración para el periodo 2000-2006, donde expuso ingresos anuales por un valor cercano a los 240.000 dólares en 2000, hasta llegar a más de 983.000 dólares en 2006.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: