Test de ADN para probar infidelidades

La semana pasada Identigene, una empresa de biotecnología de Estados Unidos, llevó a los supermercados los primeros test genéticos de paternidad de bajo coste. Ahora, al mismo tiempo que compran la fruta o el detergente, los estadounidenses pueden meter en el carrito un test que acabe con las dudas. El interesado sólo tendrá que coger una muestra de saliva suya y otra de sus hijos, o de cabello, o de uñas y enviarla por correo al laboratorio a la espera de resultados.

El «kit» de recogida cuesta 30 dólares, a lo que debe añadirse un plus de 119,9 dólares por el análisis del laboratorio. En total 150 dólares, unos cien euros al cambio. La compañía augura un éxito y espera vender más de 52.000 kits este año.
Los test de paternidad llevan varios años vendiéndose en internet, pero es la primera vez que se ofrecen directamente en unos grandes almacenes y a un precio tan competitivo. Un síntoma más de que las pruebas genéticas empiezan a popularizarse. Es el comienzo de la democratización del ADN que preconizan muchos.
El coste cae en picado
El coste de descifrar y analizar los genes va cayendo en picado y son muchas las empresas privadas que ofrecen pruebas para conocer la predisposición a padecer ciertas enfermedades como el cáncer, el infarto o la obesidad. En internet es fácil hallar empresas americanas que ofrecen perfiles genéticos por menos de mil dólares, unos 670 euros. «23andMe» es una de ellas. Por esa cantidad se envía un kit casero para recoger una muestra de saliva y a cambio se ofrece conocer la vulnerabilidad a enfermar, y hasta el grado de parentesco con personajes célebres.
No es sólo una fiebre americana. Las pruebas de ADN también están en auge en España. Desde que se asomaron a la pequeña pantalla series como CSI, el término ADN dejó de ser un acrónimo extraño para instalarse en el lenguaje familiar. Las dudas sobre la pareja son las que en España están haciendo crecer un floreciente negocio en internet. En la Red proliferan los anuncios de laboratorios españoles de análisis genético. «Económico», «Calidad y rapidez en menos de 72 horas». «Privacidad», «Máxima profesionalidad y seriedad», son los reclamos comunes.
En nuestro país los precios aún no han bajado tanto como en Estados Unidos. Pero se puede conseguir un análisis genético de paternidad por poco más de 300 euros y hasta 600 euros, como máximo. Tampoco se pueden adquirir en un gran almacén. Sólo la empresa Lorgen se ha atrevido a comercializar un kit de paternidad en las farmacias andaluzas y al precio menos competitivo, unos 500 euros. Otro centro de genética clínica, Labgenetics, trabaja en el diseño de un nuevo kit para venderlo en farmacias a un precio más asequible. El resto de los laboratorios, tras establecer contacto telefónico o por internet, envían al domicilio del interesado un kit gratuito para tomar las muestras de la mucosa bucal, el sudor, la sangre u otros restos orgánicos.
La muestra, un calcetín sudado
Las muestras de ADN son de lo más variopinto: desde el bastoncillo clásico para tomar la saliva hasta un chupete, calcetines sudados, colillas de cigarro, hilo dental o un simple cabello. La huella del ADN queda impregnada en casi cualquier superficie que entre en contacto con fluidos corporales, ya sean sudor, saliva, sangre o semen.
Las muestras son variadas y peculiares. Tanto que ya no sorprenden a estas empresas. Aunque Jorge Puente, director técnico de Labgenetics, todavía recuerda el día en que un cliente llegó a su laboratorio con la ropa interior -sin lavar- de su mujer para saber si había semen diferente al suyo. En otra ocasión fue una señora la que acudió con la funda de un sofá del despacho de su marido. Consumida por la sospecha, deseaba saber si había rastros de actividad sexual, y la excusa pudo ser la tintorería.
Cuando el objetivo es buscar la paternidad biológica el proceso es más laborioso y también más caro. El laboratorio debe determinar la secuencia de ADN de una serie de marcadores y los compara. Si el presunto padre es realmente el padre biológico, ambos tendrán un número de secuencias de ADN iguales en sus genes. Los resultados se devuelven al cliente de forma confidencial.
Analizan fluidos por cien euros
En pocos años, los españoles han disparado este servicio. La mayor cercanía a estas pruebas, gracias a las series de televisión, han contribuido al fenómeno. Pero sobre todo, el mayor empujón ha sido la reducción de precios. «Se ha pasado de cobrar 1.500 euros en los dos únicos laboratorios que tenían este servicio disponible a los 325 euros que cobran en algunos centros», apunta Jorge Puente. Las pruebas genéticas de detección de fluidos, para buscar por ejemplo actividad sexual, se pueden obtener por menos cien euros. Un precio que casi anima a los que viven en la sospecha permanente.
La población inmigrante también está contribuyendo a un negocio cada vez más floreciente. Algunos consulados como los de China , República Dominicana o Nigeria piden estudios de ADN antes de conceder visados por reagrupación familiar. Con la prueba se quieren evitar fraudes para traer a España a supuestos familiares.
Laboratorios españoles
Los laboratorios españoles también se están haciendo con buena parte del negocio de Francia y Portugal, países donde la legislación es más estricta con las pruebas de ADN. En Francia, por ejemplo, se necesita la autorización de la madre para hacer un test de paternidad. En nuestro país las pruebas son anónimas y la mayoría de los laboratorios de genética clínica prefieren no indagar.
Ninguna legislación impide en España hacer un test de ADN a espaldas de la madre, ¿pero es ético? Los laboratorios se protegen con los consentimientos que el interesado firma. En estos documentos el cliente afirma que es el padre legal o que dispone de autorización para hacer la prueba.
Al director de Labgenetics, le preocupa más el escaso control de calidad de los centros: «Todos contamos con los permisos necesarios de licencias sanitarias, de control de residuos…, pero nadie vigila si lo estamos haciendo bien. La genética es una ciencia «exacta» y el rigor no es el mismo en todos los laboratorios. Nos han pedido contraperitajes y hemos hallado resultados diferentes que otros grupos».
Las pruebas de paternidad han ayudado a popularizar los test de ADN. Los análisis genético son mucho más que eso. Algunas clínicas privadas con tratamientos «anti-aging», como Sabiobbi, los ofrecen como la mejor fórmula para curarse en salud y acumular años sin enfrentarse a la decrepitud. Una oferta que ha empezado a ganar adeptos entre los más preocupados por su salud.
El colmo para un hipocondríaco
En sus consultas se ofrece un análisis genético para conocer la susceptibilidad a una veintena de enfermedades comunes. La mayor vulnerabilidad a sufrir un infarto, trombosis, osteoporosis, diabetes o riesgo de cáncer está en su oferta. Y, en general, la mayoría de problemas que más preocupan a medida que se cumplen años. Entre 600 y 1.000 euros cuestan estos test, que se acompañan de una consulta y consejo médico.
«En la enfermedad, el 30% está dirigido por los genes yel resto por los hábitos y el estilo de vida. Si sabemos a qué somos más vulnerables podemos intervenir precozmente para controlar la expresión genética y evitar la enfermedad antes de que aparezca», asegura José Ignacio Lao, genetista clínico y director de Sabiobbi.
Lao está convencido de que la sanidad pública asumirá en el futuro estas pruebas de ADN para «ahorrar en costes y en sufrimiento». Hoy estos análisis genéticos están limitados por el conocimiento científico del momento. Eso quiere decir que aún no se conocen todos los genes implicados en la gran mayoría de las enfermedades por lo que la información que se obtiene es parcial. Como sucede en la obesidad o en la diabetes tipo 2, entre otras. Esa información menos visible en la publicidad de las clínicas se aclara siempre al paciente, asegura Lao. «Siempre informamos de que el valor de cada uno de los genes analizados depende del nivel científico del conocimiento del momento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: