Zapatero y Mohamed VI ponen en marcha su "hoja de ruta"

La decisión de Rodríguez Zapatero de emprender una reducción significativa de las guarniciones militares desplegadas en Ceuta y Melilla forma parte de la “hoja de ruta” pactada entre La Moncloa y el Palacio Real de Marruecos para negociar el nuevo status de las dos ciudades españolas


EL IMPARCIAL publicó en su estreno en la red, el pasado 21 de enero, la información exclusiva en la que se señalaba que, en caso de ganar las elecciones, Rodríguez Zapatero pretenía negociar con Mohamed VI el futuro de Ceuta y Melilla. La estrategia diseñada por La Moncloa se basa en una “hoja de ruta” con acuerdos políticos, económicos y sociales que desembocaría en una fórmula de cosoberanía hispano-marroquí sobre las dos ciudades.

La decisión del Ministerio de Defensa de reducir en más de la mitad el número de oficiales y suboficiales destinados en ambas ciudades sería la condición imprescindible exigida por Marruecos, previa a cualquier negociación sobre el status de las dos ciudades, según confirman fuentes militares. En una primera fase, está previsto amortizar los destinos de 600 cuadros de mando. El argumentario preparado por los responsables del ministerio, dirigido hasta la fecha por José Antonio Alonso, hace mención a las dificultades para reclutar tropa profesional destinada a ambas plazas y a la desaparición de cualquier tipo de amenaza militar proveniente de Marruecos.

La reorganización militar en Ceuta y Melilla afecta a cuadros de mando del Ejército de Tierra, a los que Defensa buscará acomodo en unidades de la península y archipiélago canario. En medios militares se señala que el descontento provocado por el anuncio de esta medida será, junto al rechazo a la Ley de la Carrera Militar, los dos problemas graves que deberá afrontar el nuevo o nueva titular de Defensa.

Misiones a la baja
En los dos últimos años se ha apreciado una reducción importante de las misiones llevadas a cabo por las guarniciones ceutí y melillense. Dicho recorte coincide con el nombamiento del teniente general Pedro Pitarch como jefe de la Fuerza de Terrestre del Ejército, de la que dependen las unidades de Ceuta y Melilla. Pitarch, uno de los generales en sintonía ideológica con el Gobierno de Rodríguez Zapatero, fue nombrado para este puesto clave en sustitución del teniente general José Mena Aguado, cesado de forma fulminante y enviado a la reserva con motivo de criticar en su discurso de la Pascua Militar de 2006 la reforma del Estatuto de Autonomía de Cataluña.

Durante los meses siguientes se comentó en medios militares cómo el teniente general Pitarch sustituyó al Estado Mayor de la Fuerza
Terrestre así como los cambios introducidos en las misiones disuasorias planteadas ante eventuales amenazas procedentes del sur. Se han
reducido, sobre todo, las operaciones de inteligencia electrónica llevadas a cabo desde el Mando de Artillería de Costa situado en el
estrecho de Gibraltar, una de las que más molestaban a los generales de Mohamed VI.

Medidas económicas
El delegado del Gobierno en Ceuta, Jenaro García Arreciado, en una entrevista publicada el domingo 6 de abril en el periódico “El Pueblo de Ceuta”, desvela unas sorprendentes medidas que Rodríguez Zapatero pondrá en marcha para garantizar el futuro económico de los ciudadanos españoles residentes en ambas ciudades.

García Arreciado explica que el Ejecutivo articulará un paquete de medidas económicas que garantizarán también los intereses de los ciudadanos de origen marroquí. Por primera vez, se habla claramente de que es necesario avanzar en el bilingüismo -español y árabe- tanto en la enseñanza como en la administración. Y acude, sorprendentemente, al ejemplo de Cataluña. Hasta ahora, ni la lengua árabe,
que se habla en Marruecos, ni los dialectos beréberes de las poblaciones marroquíes cercanas a Ceuta y Melilla, eran consideradas como “lenguas oficiales” en ambas ciudades.

Igualmente el delegado del Gobierno se explaya sobre la necesidad de que los inversores ceutíes, y por extensión melillenses, entren en el mercado marroquí; y que hagan lo mismo las profesiones liberales, como arquitectos, médicos o abogados. Para el portavoz gubernamental “hay que dejar de tener miedo a Marruecos” y “terminar con la obsesión de tener que defender la identidad permanentemente”, y, en consecuencia, “superar la desconfianza” a ambos lados de la frontera.

García Arreciado recuerda que la población de origen musulmán con nacionalidad española ha votado masivamente al PSOE -14.000 votos en Ceuta- lo que, a su juicio, es la prueba evidente del apoyo a Rodríguez Zapatero. En este sentido conviene recordar que los españoles de origen marroquí, en la actualidad cerca del 49 por ciento de la población de ambas ciudades, que tienen como máxima autoridad religiosa
y espiritual a Mohamed VI en calidad de Emír de los Creyentes, son los más interesados en una fórmula de cosoberanía que les garantiza sus derechos como miembros de la Unión Europea sin perder sus vínculos culturales y familiares con Marruecos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: