El verdadero ‘aprendiz’ de Trump

DONALD TRUMP JR, HIJO MAYOR DEL MAGNATE

En plena fiebre de los ‘reality shows’, una sentencia firme dicha por uno de los hombres con más dinero de EEUU se hizo muy popular: “Estás despedido”. Donald Trump, el magnate inmobiliario de la melena imposible, se convertía en estrella de la NBC gracias a ‘El aprendiz’: los aspirantes no peleaban por el estrellato; se sacaban las uñas por un contrato de un año en la compañía Trump y por un sueldo de 250.000 jugosos dólares.

Corría 2004 y la cadena estadounidense aún promete una temporada más para 2009, aunque los últimos datos de audiencia no se acercan ni de lejos a la de los primeros tiempos. ¿Se imaginan a cualquiera de los constructores españoles de renombre —asfixiados ahora por la crisis y por la sequía de préstamos— en ‘prime-time’, maquillados para la cámara, subastando un puesto en su compañía al ejecutivo más brillante?

Evidentemente, aquello es América y salir en las revistas de sociedad de postín, tipo ‘People’, no se ve precisamente como una mancha en el curriculum ni como un momento exclusivo de boda, comunión o bautizo. “Te da la oportunidad de crear un valor para la empresa. Seríamos idiotas si no lo hiciéramos”. Quien habla es Donald Trump Jr., el verdadero ‘aprendiz’ de papá Trump, que comparte programa televisivo con él y con su hermana, la escultural Ivanka.

Madrugón para ver a su niña
Cumplió 30 años el pasado 31 de diciembre y se nota que, aunque admira a su progenitor y confiesa pasar las mismas 14 horas de trabajo que mamó de éste, su velada ideal no está en las fiestas doradas y rococó a las que sus padres eran tan asiduos en los 80 (es el primogénito de los tres hijos que Trump tuvo con la ex esquiadora checoslovaca Ivana, la misma que se llevó gran parte de la fortuna en un sonado divorcio).

Vicepresidente ejecutivo de la Trump Organization, cuenta, sin pudor, que el tiempo que sabe que quita a su pequeña Kai, su bebé de sólo 10 meses, trata de dárselo a primera hora: “Me levanto temprano para estar con ella”. La niña es el fruto de su matrimonio con la ex modelo Vanessa Hayden, una belleza rubia con la que se casó en 2005, cuando ambos tenían 27 años y a quien, por cierto, le presentó su padre.

Hablamos con él en su despacho del piso 25 de la Trump Tower, en la Quinta Avenida de Nueva York. Repeinado (esta familia no se acomoda al corte a cepillo), con traje de raya diplomática a juego con la corbata, morada, y la camisa a cuadros en los mismos tonos.

Amable, mira a los ojos y no deja de sonreír mientras ofrece todo tipo de detalles en una conversación casi torrencial en la que no esquiva preguntas. Recuerden: suma valor a la compañía. Lleva siete años trabajando en la Trump Organization, prácticamente desde su graduación en la universidad, y las tablas se ven a la legua. ¿O son los genes?

Está en plena promoción, como los artistas cuando publican disco o los actores cuando están a punto del estreno: quiere convencer al inversor español de que compre los apartamentos del ‘condohotel’ que construye en pleno SoHo (entre Spring Street y Varick Street), el Trump SoHo: 46 plantas en un barrio poco acostumbrado a los rascacielos de cristal, lo que ha provocado protestas en el vecindario. La próxima cita de su agenda, este martes en Madrid en la feria SIMA.

La idea es adquirir un apartamento de superlujo que, al ser de tipo turístico, sólo podrán disfrutar un máximo de días al año. ¿La gracia? El resto del tiempo será un establecimiento de cinco estrellas donde el visitante de la Gran Manzana podrá alojarse por (un cálculo todavía aproximado) 1.000 dólares la noche.

“Voy a Nueva York un mes pero el resto del año no tengo gastos y recupero lo invertido”, aclara el ‘aprendiz’ Trump. Y lo adquirido no se queda en los metros privados (decorados por el estudio de David Rockwell con muebles de Fendi), se puede disfrutar de las instalaciones (jardín de invierno, servicio de habitaciones 24 horas, SPA de 1.000 metros cuadrados, gimnasio de vanguardia…) cuando uno pase sus temporadas allí. ¿El desembolso? Parte del millón de euros.

La fórmula, ya utilizada por ellos en otros lugares del mundo, parece tener éxito entre nuestros compatriotas: según informa Prodigy Internacional, la organización que vende en exclusiva las viviendas (en España se encargan tres empresas: Idien Group, Baobab3i y One Luxe), los compradores internacionales superan a los estadounidenses y la palma se la llevan los españoles, que ven a Nueva York, en estos tiempos de borrasca inmobiliaria, como un valor seguro frente al tambaleante mercado nacional.

‘Tengo que estar presente’

Y, al grano, ¿cómo es ser hijo de Donald Trump? “No es fácil, aunque al mismo tiempo es increíble. Su sombra puede ser muy alargada pero no me preocupa, porque es increíble ver lo que él ha creado. ¿Y los focos, las fotos y el título de ‘hijo de papá’? “Me he pasado la mayor parte de mi vida evitando ser una ‘celebrity’. Pero, como un hombre de negocios, trabajando en la empresa de la familia, he aprendido muy rápido: tengo que estar presente”. “No es ser otro hijo de un rico, es que sería estúpido si no lo usara como plataforma para la compañía”.

Se despide, posa para las fotos sin el menor atisbo de hartazgo y sigue trabajando. Sólo son las 10 de la mañana. Los muebles del despacho no tienen demasiada personalidad, parece un sitio de paso; asegura que su pasaporte parece un listín de teléfonos, que siempre está de viaje. Su toque está en las fotos familiares, los póster y los palos de golf, apoyados en la pared. La afición también le viene de papá: Donald Trump Sr. tiene un hándicap cuatro.

Por la noche se acerca a ver a los periodistas en una cena organizada en el restaurante Buddakan, uno de los locales de moda de Manhattan. Con atuendo informal y hebilla ‘cowboy’, se sienta a la mesa y charla con sus invitados. No come, no bebe y se retira pronto. Parece cansado (pero, ya lo explicó: “Tengo que estar presente”). El aprendiz toma buena nota.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: