Sebastián intenta ya marcar su territorio, y Solbes aclara que quien manda es él

El nuevo ministro de Industria, Comercio, Turismo y Energía, Miguel Sebastián, no ha esperado para marcar territorio a que su nombramiento salga publicado hoy en el Boletín Oficial del Estado o a prometer su cargo ante Su Majestad el Rey. Ayer, cuando las crónicas ya daban cuenta de su fulgurante resurrección política y sobre todo, como «padrino» político de las ministras de Vivienda, Beatriz Corredor -que le acompañó en la lista al Ayuntamiento de Madrid- y de Ciencia y Tecnología, Cristina Garmendia, ésta y Sebastián se reunieron con el portavoz del Grupo Socialista, José Antonio Alonso. Todo un síntoma de que Sebastián parece que ha sido ungido con altas cotas de poder. O al menos, eso se le ha hecho llegar.

Aunque la reunión en el Congreso no tuvo carácter institucional, porque oficialmente no son ministros hasta hoy, e inicialmente sólo iba a hablar Alonso, al final Sebastián y Garmendia también tomaron la palabra. El ministro quiso ser muy claro a la hora de fijar su control sobre determinadas tareas que quiso, explícitamente, citar: «Industria, energía, telecomunicaciones, sociedad de la información, comercio y turismo». «Afronto esos retos con muchas ganas de trabajar en equipo», concluyó.
La réplica vino inmediatamente desde Washington, donde el vicepresidente segundo y ministro de Economía, Pedro Solbes, asiste este fin de semana a la reunión de primavera del Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Bando Mundial. «¿Es Sebastián la figura emergente o no? Pues no lo sé», respondió Solbes a los periodistas. «Lo que sí tengo claro -añadió- es que el vicepresidente del Gobierno soy yo (…) y como yo digo siempre, sobre todo me corresponde firmar los proyectos de ley, las leyes, hacer las negociaciones y llevar a cabo los temas que tengo que llevar a cabo y eso es lo que seguiré haciendo como en el pasado». Es decir, que también Solbes quiso dejar muy claras sus competencias.
Después de marcar su superior jerarquía frente a Sebastián, Solbes aprovechó la ocasión para quitar trascendencia al asunto de quién controla el sector de la energía en el Gobierno. «Bastante cosas tengo que hacer -afirmó- como para meterme también en los temas de energía, que requieren una cantidad de tiempo y un esfuerzo excepcional».
Reconoció también haber tenido diferencias en el pasado con Miguel Sebastián cuando éste dirigía la Oficina Económica de la Presidencia del Gobierno, pero advirtió que, ahora, las funciones y responsabilidades de éste como ministro de Industria estarán muy claras, a diferencia de su papel en calidad de asesor de la citada oficina. «El papel de asesoramiento nos ha llevado a veces a tener puntos de vista discrepantes», explicó Solbes, quien restó importancia a esas diferencias porque «se producen en todo gobierno y si no se produjeran sería anómalo».
«Coalición» de Solbes y el resto
Pedro Solbes bromeó afirmando que «todo Gobierno por definición es un Gobierno de coalición en el que por una parte está el ministro de Economía y por otra parte todos los demás». Recordó que un ministro de Economía es el encargado de tomar las decisiones sobre el gasto y eso no da popularidad en el resto del gabinete. «Lógicamente no siempre somos los más aplaudidos de la clase, pero seguiremos haciendo nuestro trabajo», advirtió.
Anuncios Google

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: