No se ven, pero están ahí

La Sra. Smith, ministra de Interior británica, ha hecho unas declaraciones tan claras como angustiosas: en estos momentos hay unas 200 redes terroristas trabajando en ese país y, que ellos sepan, 30 atentados en marcha. La información no es casual. Se está debatiendo una nueva ley antiterrorista y el gobierno laborista de Brown pide al Parlamento que se amplíe de 28 a 42 días el tiempo de detención sin cargos de cualquier sospechoso.

Blair luchó con denuedo para facilitar el trabajo de la policía, pero con un coste político muy alto. Brown va por el mismo camino. Cuando la izquierda británica, como la europea, ha entrado en el camino del «buenismo» y la comprensión de los islamistas resulta difícil que los diputados laboristas se suiciden políticamente avanzando en sentido contrario.

Bush declaró que Estados Unidos estaba en guerra contra el islamismo. Los europeos rechazaron mayoritariamente tal afirmación, limitando la amenaza a un problema de seguridad interior. No había guerra, en todo caso conflicto. Para nuestros socialistas ni eso. Los atentados islamistas, como explicaron a un alto funcionario norteamericano de paso por Madrid, son realidades incómodas con las que tenemos que aprender a vivir, pero sin darle mayor importancia.

La dimensión que están tomando las redes islamistas, sumado a su carácter global, hace difícil su catalogación como mero problema de seguridad interior. Es mucho más y, sobre todo, será mucho más en las próximas décadas porque tanto la situación en los estados árabes como entre las comunidades musulmanas en Occidente va a empeorar. La economía apunta un período de crisis seria, el desempleo aumentará y la presión migratoria desde los países musulmanes crecerá. Estas circunstancias alimentarán el radicalismo.

Si la sociedad no percibe la gravedad de la amenaza no aceptará la necesidad de aplicar las medidas apropiadas para combatirla y los atentados llegarán. Los laboristas sufren la contradicción de años de discurso comprensivo y la responsabilidad de preservar la seguridad nacional. El primer reto es hablar claro a la gente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: