El Papa reconoce que la Iglesia de Estados Unidos crece gracias a los hispanos

En su primer encuentro multitudinario con católicos norteamericanos, ante unos 45.000 fieles que abarrotaban el nuevo Nationals Park de Washington, Benedicto XVI manifestó en español que «la Iglesia en Estados Unidos, acogiendo en su seno a tantos inmigrantes, ha ido creciendo gracias también a la vitalidad del testimonio de fe de los fieles de lengua española». El Papa también aprovechó la jornada para reunirse en privado con un grupo de víctimas de sacerdotes perderastas.
Los hispanos suman hoy el 40 por ciento del total de los católicos norteamericanos, y dentro de pocos años serán la mayoría absoluta. Aunque el cristianismo nació en Asia y se extendió por todo el mundo desde Europa, la realidad contemporánea es que más de la mitad de los católicos viven en el continente americano, desde Chile a Canadá, y que el grupo cultural más importante es el de habla española. Estrenando sus primeras palabras en nuestro idioma desde que llegó a Estados Unidos, el Papa les dijo a los hispanos que «la Iglesia espera mucho de ustedes. No la defrauden en su donación generosa».

Tan sólo la llegada constante de hispanos ha permitido a la Iglesia católica mantenerse en la cuota del 25 por ciento de la población de Estados Unidos durante los últimos 30 años, a pesar de la continua pérdida de fieles anglosajones. Según la Conferencia Episcopal norteamericana, el 71 por ciento de las incorporaciones de nuevos fieles a la Iglesia católica desde 1960 se debe a la llegada de inmigrantes hispanos.
Los latinos suponen hoy el 40 por ciento del total de católicos, pero lo más llamativo con vistas al futuro es que su presencia es fortísima precisamente entre la población más joven. Los católicos de más de 60 años son en su mayoría anglosajones, mientras que los menores de 30 años son abrumadoramente latinos. La Conferencia Episcopal prevé que los hispanos superen el listón del 50 por ciento del total de católicos en la segunda década de este siglo.
El mapa religioso de Estados Unidos ha cambiado de modo espectacular. Hace 20 años, la diócesis de Dallas contaba 200.000 católicos, mientras que hoy supera el millón, gracias sobre todo a la llegada de mexicanos. El cardenal americano James Francis Stafford, que fue arzobispo de Denver antes de venir a la Curia vaticana, reconoció hace unos días que «los hispanos traen un sentido de alegría y un sentido de familia que harán mucho bien a nuestro país».
Cambio hacia el Oeste
Precisamente cuando se celebra el bicentenario de las cuatro primeras diócesis católicas, situadas todas en la Costa del Este, el mapa de los católicos norteamericanos acaba de experimentar el gran cambio hacia el Oeste. El estado con mayor numero de católicos es California, con 11 millones, después de experimentar un aumento del 142 por ciento en las tres ultimas décadas. El estado de Nueva York mantiene el segundo lugar, con 7,5 millones de católicos gracias a la llegada de hispanos. Hace medio siglo, el panorama católico norteamericano tenía raíces culturales irlandesas, italianas y polacas, mientras que ahora el mayor dinamismo corresponde a los mexicanos, un país en que abundan las vocaciones al sacerdocio, a los movimientos y a las órdenes religiosas.
Crisis en el sistema escolar
Sin embargo, los hispanos encuentran un marco sociológico menos favorable que las anteriores oleadas de inmigrantes católicos, pues el sistema escolar, que ha funcionado siempre como un «ascensor» social, está sufriendo una crisis. En los años sesenta, las escuelas católicas acogían a 5,25 millones de estudiantes, mientras que ahora suman sólo 2,27 millones. El número de alumnos ha sufrido un caída del 14 por ciento en los últimos ocho años debido, entre otros motivos, a que los nuevos inmigrantes no pueden pagar el coste de la escuela privadas.
Por eso, el Papa dirigió ayer «un llamamiento especial a los religiosos y sacerdotes: no abandonéis las escuelas, renovad vuestro compromiso con las escuelas, sobre todo en las zonas más pobres».
En conclusión, el futuro del catolicismo se juega tanto en el número como en la calidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: