Un estudio sobre seguridad informática desvela que el 90% de los e-mails que se han enviado desde enero en todo el mundo han sido correos no deseados

Los datos recogidos en el último informe de la empresa de seguridad informática Sophos confirman que los correos basura están creciendo. Turquía se ha colocado a la cabeza de los países responsables de enviar el mayor número de e-mail no deseados.
Este estudio señala, además, que desde inicios de 2008 cada día se crean 23.300 páginas web dedicadas al ‘spam’. La mayor novedad de este análisis respecto a ediciones anteriores es que, por primera vez, Turquía se ha colocado a la cabeza de la creación de este tipo de correos electrónicos, ocupando el tercer lugar por detrás de Rusia y Estados Unidos. En concreto, los ordenadores localizados en territorio turco son responsables del 5,9% del total global, en comparación con el 3,8% que emitió en el trimestre anterior.

En cuanto a España, cabe destacar el esfuerzo realizado por Telefónica para reducir en un 97,14% el volumen de correo electrónico que sus clientes mandan al ciberespacio, la mayoría mensajes basura procedentes de ordenadores contaminados por virus.

Según el servicio independiente SenderBase, a principios del año pasado Telefónica era el segundo proveedor del mundo que mandaba más correo electrónico, con volúmenes de 350 millones de mensajes al día. El mes pasado, emitió una media de 10 millones diarios. Su particular talón de Aquiles en este ámbito, la red de Telefónica Transmisión de Datos, que aparecía en todas las listas “anti-spam”, está reduciendo su tráfico a un ritmo del 70% mensual.

Por su parte, EE.UU. y Rusia, que se mantienen en el primer y segundo lugar de este ranking, han conseguido reducir su contribución al envío de spam en Internet desde finales de 2007.

Como apunte curioso, especialistas del departamento de Ciencia Computacional de la Universidad de Glasgow indican que el cúmulo de mensajes que colapsan la bandeja de entrada del correo electrónico afecta la salud de las personas, ya que el trabajo se interrumpe constantemente y eso genera mucho estrés. Según estos investigadores, los empleados se sienten cansados, frustrados y poco productivos ante el aluvión de emails que deben gestionar a diario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: