Carmen Chacón cambia el reglamento militar para poder tener mujeres entre sus ayudantes de campo

La nueva ministra de Defensa, Carmen Chacón, parece dispuesta a que la plena igualdad de sexos en las Fuerzas Armadas pase de la retórica a los hechos. Y ha decidido empezar por su entorno más próximo: sus ayudantes de campo, todos ellos varones. Chacón ya ha ordenado modificar la reglamentación vigente para que esos puestos no estén reservados a militares con el rango de teniente coronel o coronel, lo que, en la práctica, significa un veto a las mujeres, puesto que ninguna ha llegado tan alto, por ahora, en el escalafón castrense.

Fuentes próximas a la nueva titular de Defensa aseguran que ésta pretende rebajar cuanto antes ese listón al empleo de capitán o comandante para poder contar con alguna mujer entre sus ayudantes de campo, una especie de secretarios personales de los ministros. Tradicionalmente, los ministros de Defensa tienen asignados tres ayudantes de campo, uno por cada Ejército –Tierra, Aire y Armada–, aunque también pueden ser miembros de la Guardia Civil.

Pero no es ése el único obstáculo que pretende remover Chacón. Para poder contar con mujeres entre sus ayudantes de campo también tendrá que modificar la norma que obliga a aquéllos a superar previamente el curso de Estado Mayor, una suerte de doctorado de un año de duración al que sólo pueden acceder quienes hayan alcanzado el empleo militar de comandante.

El problema es que, aunque el porcentaje de mujeres en las Fuerzas Armadas no ha dejado de crecer desde que se reguló su incorporación, hace ya 20 años, su posición jerárquica es aún ínfima. Actualmente hay casi 16.000 mujeres en los tres ejércitos, que representan un 12% del total de efectivos. Pero el porcentaje de las que componen los cuadros de mando sigue siendo insignificante, puesto que apenas supera el 1%. Es cierto que hoy casi la cuarta parte del alumnado de las academias militares –de las que saldrán los futuros oficiales– está integrado por mujeres, pero Chacón, según las fuentes consultadas, no tiene la menor intención de esperar a que se gradúen y asciendan para poder contar con alguna mujer entre sus ayudantes de campo.

“Si una mujer dirige el Ministerio de Defensa, ¿por qué no va a poder contar con mujeres entre sus ayudantes de campo? No creo que nadie se vaya a rasgar las vestiduras”, añaden las citadas fuentes, que recuerdan que uno de los predecesores de Chacón, el hoy presidente del Congreso, José Bono, ya tuvo a una mujer –capitán de la Guardia Civil– como asistente personal.

El siguiente reto de Chacón –que en su discurso de toma de posesión se comprometió a impulsar la incorporación de la mujer a las Fuerzas Armadas–, podría ser aumentar el número de guarderías en los cuarteles, según las mencionadas fuentes. La sensibilidad de Chacón hacia este asunto resulta más que evidente no sólo por su condición de mujer, sino por su avanzado estado de gestación. El Ministerio de Defensa aprobó en 2005 un plan de creación de guarderías que contemplaba la puesta en funcionamiento de 25 centros infantiles en otras tantas bases y acuartelamientos antes de 2008, pero lo cierto es que a día de hoy no llegan a una docena las guarderías militares ya operativas, entre ellas la de la base naval de Rota (Cádiz), el Arsenal de Ferrol (La Coruña) o el Parque Central de Abastecimiento e Intendencia de Madrid.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: