Gaspar Llamazares, contra crucifijos y biblias

abril 28, 2008

El coordinador general de IU, Gaspar Llamazares, ha registrado hoy en el Congreso una proposición no de ley para “modificar el protocolo de las ceremonias de acatamiento y promesa o juramento de cargos y funciones públicas”, así como para elaborar un nuevo “protocolo aconfesional para los actos y ceremonias institucionales y sus relaciones con las confesiones religiosas”.IU insta de esta manera al Gobierno a través de su texto a que se evite “todo tipo de simbología religiosa como corresponde a un Estado aconfesional“, tal y como señala la Constitución Española.

Para esta formación, “la toma de posesión de cargos y funciones públicas ante el crucifijo sigue señalando la asignatura pendiente de España como Estado laico y aconfesional.

La iniciativa pone como ejemplo de cómo se debe proceder lo que ya ocurre en la práctica en ambas Cámaras parlamentarias. “No es entendible ni justificable que en un Estado aconfesional los ministros juran o prometen el acatamiento a la Constitución ante una Biblia y un crucifijo. Otros cargos o funciones públicas como los diputados y senadores acatan los preceptos constitucionales a comienzo de cada legislatura con una fórmula similar, y en el Parlamento no resultan visibles ni biblias ni crucifijos”, señala.

IU destaca que el uso y la presencia actual de los símbolos religiosos carecen de “base legal. El protocolo está regulado por el Real Decreto 707/1979, de 5 de abril, por el que se establece la fórmula de juramento de cargos y funciones públicas, que permite elegir entre prometer y jurar el acatamiento a las normas constitucionales y lealtad al Rey, aunque no se hace referencia a los símbolos religiosos”. Este vacío legal lleva a preguntarse “si un futuro ministro musulmán tendría también derecho a exigir el Corán”.


Izquierda Unida desafía a los partidos democráticos y sostiene a ANV al frente de Hernani

abril 26, 2008

Una vez más IU ha impedido la dimisión de ediles por no condenar la violencia. Como ya ocurriera el jueves en Arrasate-Mondragón, ayer, la Junta de Portavoces del Ayuntamiento de Hernani (Guipúzcoa), rechazó la moción presentada por el PSE/EE y el PNV para exigir la dimisión de los concejales que no condenen la violencia debido a la abstención de la única edil de IU.

Hernani ha sido el segundo municipio donde se ha debatido esta propuesta tras el asesinato del ex concejal socialista Isaías Carrasco en Mondragón, donde el Pleno también la rechazó debido a que uno de los tres ediles de IU y el de Aralar sumaron a ANV sus votos en contra. Los otros dos concejales de la formación que dirige Gaspar Llamazares se abstuvieron, junto al representante del PP y el de EA.
Para que la moción saliera adelante en Hernani era necesario que todos los partidos de la oposición votaran a favor, ya que ANV cuenta con ocho ediles, frente a los nueve que suman el resto de partidos. Sin embargo, la abstención de la representante de IU/Aralar, Beatriz Fernandino, provocó un empate a ocho votos -PSE (3), PNV (2), EA (2) y PP (1)-, por lo que la alcaldesa, Marian Beitialarrangoitia, hizo uso del voto de calidad.
También se votó ayer una moción de ANV que señala que «las peticiones de dimisión y las mociones de censura» son «estériles» para resolver el conflicto. Esta propuesta también fue rechazada, en este caso porque la edil de IU ha votado en contra.
Al finalizar el Pleno de Portavoces, Fernandino abandonó el Consistorio por una puerta lateral y, al ser preguntada por los medios de comunicación, se limitó a señalar que había habido un empate en la votacion y que la moción se había rechazado.
Tras ella salía el portavoz socialista José Ramón Chica, al que una treintena de personas profirió gritos en euskera de «Fuera de aquí», «Dejad en paz Euskal Herria» y «ANV adelante». Sobre la posible moción de censura a la alcaldesa de Hernani, Chica reconoció que «visto lo visto está claro que no se cumplen las condiciones para poder presentarla».
El portavoz de EA, Iñaki Arratibel, lamentó, entre abucheos, que la moción fuera rechazada porque supone «un paso atrás en la defensa de la ética». EA votó a favor de la moción en Hernani, tras abstenerse en la localidad de Mondragón.
Por su parte, el presidente del PP, Mariano Rajoy, señaló que su partido votará «todas» las mociones «de censura» para evitar que ANV «esté al frente de los ayuntamientos vascos», pero a la vez exigió al Gobierno que «respete» a la concejala popular en el Ayuntamiento de Mondragón, Iciar Lamarain.
En defensa de los concejales
Rajoy se refirió a la intervención de la vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, y salió en defensa de los concejales y militantes del PP en el País Vasco. Recordó, además, que «lo indigno es que ANV esté en el Ayuntamiento de Mondragón, porque así lo quiso el Gobierno central».
Y es que la vicepresidenta primera no ahorró ayer en calificativos a la hora de valorar la «desagradable» situación por la que atraviesa Mondragón. Teresa Fernández de la Vega tachó de «indigno» el comportamiento de los ediles que no apoyaron la moción ética contra ANV y denunció que «con su actitud permiten que continúen personas que amparan la violencia».
Mientras, la alcaldesa de la localidad guipuzcoana de Mondragón, Inocencia Galparsoro (ANV), declarará el miércoles ante el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón, quien la ha citado como presunta autora de un delito de desobediencia al quebrantar con sus actos la suspensión de actividades que pesa sobre la formación abertzale desde el 8 de febrero.


El «no» nacionalista a Bono avanza una legislatura tensa y sin pactos cerrados

abril 1, 2008

La IX Legislatura arrancó ayer con las constitución de las Cortes y la elección de las Mesas del Congreso y el Senado. La sesión en la Cámara Baja deparó detalles importantes de lo que puede ser más tensión en la vida parlamentaria en los próximos cuatro años. El primero y más significativo de ellos es el hecho de que los socialistas no desean tener en esta legislatura el grado de compromiso que adquirieron en la pasada con los nacionalistas.

A siete escaños de la mayoría absoluta, el PSOE se permitió sacar adelante el nombramiento de José Bono como presidente del Congreso sólo con sus votos (más los apoyos de última hora de los dos diputados de CC y de Gaspar Llamazares, el único parlamentario de IU). El mensaje que se quiso lanzar fue que el grupo mayoritario no busca «contrapartidas», o lo que es lo mismo, se muestra reacio, desde el principio, a ceder a las pretensiones de las fuerzas minoritarias.
Misma táctica en la investidura
Es más, los socialistas están dispuestos a emplear la misma táctica en el debate del investidura de su líder, José Luis Rodríguez Zapatero, que se celebrará el próximo día 8 en el Congreso. Según fuentes del partido mayoritario, al PSOE no le importa que Zapatero -al igual que le ocurrió ayer a Bono- sea investido en segunda votación, que tendría lugar 48 horas después de la primera.
El segundo detalle de la sesión parlamentaria de ayer dejó claro que esa estrategia del grupo mayoritario conlleva riesgos. Para empezar, la cesión a CiU y PNV de dos puestos en la Mesa hace que los socialistas se queden en minoría en el órgano de gobierno de la Cámara. El partido de Zapatero contará con tres votos en la Mesa frente a cuatro del PP, uno de CiU y otro del PNV. Cualquier alianza de los nacionalistas catalanes o vascos -puntual o no- con el principal grupo de la oposición provocará derrotas del PSOE en el órgano clave de decisión en la vida parlamentaria. Si bien es cierto que los socialistas saben que pueden contar con el PP en los grandes asuntos de Estado.
El tercer detalle de la jornada fue que el PP -pese a su renovación- no está dispuesto a rebajar el tono en la estrategia firme de oposición que empleó en la pasada legislatura. Prueba de ello fue la decisión del partido de Mariano Rajoy de presentar por sorpresa a Ana Pastor como candidata alternativa a Bono. Conscientes de que la dirigente del PP iba a perder frente al que ya es presidente del Congreso, los populares buscaron más un golpe de efecto y un guiño a sus bases con el mensaje de que no van a pasar ni una a los socialistas. Por si queda alguna duda, el PP demostró de esa manera que no piensa abstenerse en la investidura, como hace algunas fecha pudo especularse en diversos medios.
El cuarto detalle fue que empiezan las primeras disidencias en los partidos mayoritarios. El voto secreto de la sesión puede hacer que no todos los diputados sigan la disciplina de grupo, como así pasó. El hecho de que Llamazares y los dos parlamentarios de CC reiterasen que ellos sí habían respaldado a Bono se traduce -mediante una simple resta- en que dos de los 169 parlamentarios del PSOE no votaron a su compañero socialista. También Ana Pastor tuvo dos apoyos menos en su grupo.
El quinto detalle fue que el ex ministro de Defensa pasa la historia como el primer presidente del Congreso con menos votos de la democracia reciente. Bono no fue elegido en primera votación -por mayoría absoluta- y tuvo que esperar a la segunda -esta vez, por mayoría simple- para imponerse a la candidata del PP.
Tabla rasa
El sexto detalle es que Bono quiere hacer tabla rasa con algunos de sus críticos, especialmente los nacionalistas y el histórico dirigente socialista Alfonso Guerra, para quien tuvo un guiño durante su discurso citándole expresamente. De Guerra -que la víspera se encargó de cuestionar la elección del nuevo presidente- dijo que es la «expresión más simbólica» de la «experiencia viva» de todos los que han pasado por el Palacio de la Carrera de San Jerónimo. Tras alabar la figura de Gabriel Cisneros, padre de la Constitución fallecido en 2007, se dirigió a los nacionalistas para expresar su compromiso de atender a todos, «especialmente a las minorías», porque -dijo- «nadie es más que nadie». Otra nota significativa es que Bono no habló de reformar el Reglamento del Congreso. Posiblemente sea el primer presidente de la Cámara que no se compromete a ello en 20 años.
Por último, más que de detalles hay que hablar de anécdotas. Porque anecdótica fue la postura de ERC durante la jura o promesa de la Constitución que efectuaron Sus Señorías, obligatoria para adquirir la condición de diputado. Rememorando a los batasunos durante los primeros años de los 90, los tres parlamentarios independentistas catalanes añadieron la coletilla «por imperativo legal». Por su parte, Llamazares dijo: «En nombre de 800.000 votantes, prometo».


Gaspar Llamazares no quiere perder los más de 6.000 euros mensuales que le proporciona su escaño

marzo 23, 2008

Actualmente los sueldos de nuestros diputados sobrepasan de forma alarmante el sueldo de los ciudadanos medios a los que representan.
Tan sólo por sentarse en una cómoda silla y votar sí o no a los proyectos de ley, los diputados pueden llegar a cobrar más de 6.000 euros al mes.

Pero a esto debemos sumar viajes gratis, cotizaciones hasta la jubilación, pensiones máximas y pagas para cónyuges. Todos tienen derecho a 3.126 euros mensuales en bruto a lo que tenemos que sumar, 1.823 si son elegidos fuera de Madrid y 870 para aquellos que representan a la capital Española.

En el caso del presidente de la Cámara Baja, la retribución mensual puede llegar a 15.679 euros de los cuales 10.730 euros se corresponden a distintos pluses.

Cada portavoz de cada partido añade a su sueldo base 3.030 euros para ayudas por alojamiento, y sus adjuntos reciben 2.138.
Pero esto no se queda aquí, los Presidentes de cada una de las 23 comisiones, educación, pesca… suman 1.590 euros a su sueldo base de 4.949, los vicepresidentes de estas mismas, añaden otros 1.162 y los secretarios 775.

Los portavoces de cada partido y adjuntos en cada una de las citadas comisiones cierran el reparto sumando a su sueldo 1.162 y 775 respectivamente. Además, también se le hace entrega de una tarjeta de crédito con 250 € para gastos de transporte en taxis. Pero esto no es todo, también hay que destacar las pensiones de estos individuos, que se encuentran entre las más altas de España y las pagas a los familiares en caso de accidentes de los representantes en la Cámara.

Y ¿por qué aporto todos estos datos?

Bien, corren rumores de que los mismos compañeros de Gaspar Llamazares, le piden que abandone el escaño que este ostenta en la Cámara baja, a lo cual se niega alegando que fue elegido, pero viendo los datos que puse, cualquiera mantendría su escaño pese a quien le pese.

Con un sueldo semejante y a pesar de la vergüenza que debería sentir, por ser el coordinador general de IU y llevar a esta al tremendo fracaso electoral, se niega rotundamente y expresó a los medios que piensa mantenerse en el escaño los 4 años, pero que no se presentará a las reelecciones.

Cuando el dinero manda, manda.

Las discusiones internas del partido político IU son conocidos por todos, como máximo responsable por una mala campaña llena de propuestas absurdas y ese afán de modernizarse para atraer más votos jóvenes, que sólo le han llevado a ser el hazmerreír y a que el electorado le dé la espalda.

Por esto y por la mala coordinación en la dirección del partido, que este ha tomado durante estos años, sus propios compañeros le están retirando el apoyo, y podemos pensar que debido a esto decidió no presentarse a la reelección, pero yo opino que por la misma razón debería abandonar el escaño.

Por si esto fuera poco la deuda actual de Izquierda Unida, una vez superado el último proceso electoral, asciende al menos a 15,8 millones de euros, una cantidad que según explicaron, es prácticamente “impagable”. En peligro está la sede federal de Madrid pues parte de los créditos se hicieron sobre ella.

El fracaso y la retirada

Tras cosechar un mísero 3,8% de los votos y perder el grupo parlamentario en el Congreso, por lo que tendrá que convivir en el Mixto con una marea de partidos de distinto color y origen. Además de bajar de cinco a dos diputados, podríamos decir que estos fueron los peores resultados de su historia.

Las luchas internas, que con seguridad han contribuido a hacer perder el diputado por Valencia y el triunfo del bipartidismo (PP y PSOE se llevaron el 92% de los escaños), lograron deshacer la alternativa de izquierdas. El atentado en Mondragón, ciudad en la que IU-EB apoyaba al gobierno de ANV, hizo mucho daño y en el País Vasco IU perdió la mitad de los votos.

Los dos diputados que retiene son uno por Madrid (el propio Llamazares) y uno por Barcelona (en coalición con ICV). Se perdió otro por Madrid, el segundo de Barcelona y el de Valencia. Allí, el enfrentamiento entre facciones de IU acabó hace mes y medio en escisión.

Pero ha sido un doble golpe para IU ya que aspiraba a convertirse en el aliado indispensable del PSOE, idea que se esfumó y que además de afrontar una crisis interna y hacer política desde las dificultades del Grupo Mixto. La quiebra no es únicamente política: también económica, y muy grave. Con los reajustes se perderán muchos puestos de trabajo.

Llamazares no puedo optar a otra cosa que anunciar su retirada del puesto de coordinador, que aunque necesaria no será inminente. Asumió toda la responsabilidad ante los medios de comunicación, pero como ya he dicho pretende no abandonar el escaño que tanto dinero le va a reportar.

Pero a mi entender Llamazares debería abandonar un escaño para el cual ya no está cualificado, pues hemos visto a lo largo de esta campaña que sus decisiones no han sido las más apropiadas y por tanto desempeñar un cargo de responsabilidad como ese, ya le viene grande.

Uno debe saber cuándo retirarse de la forma más adecuada y con la cabeza alta, cosa que para él ya es difícil y por si esto fuera poco, se niega en rotundo a perder el sustancial sueldo… perdón el escaño en la Cámara Baja…

Sólo cabe esperar que cumpla su palabra de que abandonará el cargo y su sustituto/a sea capaz de enderezar el mal camino por el cual IU se aventuró. Una ardua tarea que ocupará mucho tiempo y dedicación.


Los partidos que han fracasado : IU y ERC quieren crear un solo grupo parlamentario para evitar el Grupo Mixto

marzo 17, 2008

IU y Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) quieren salir como sea del concurrido Grupo Mixto que va a formarse en el próximo Congreso de los Diputados. Saben que once diputados de siete formaciones a cual más dispar, y mezclados todos, no sólo les deja poco dinero para funcionar sino que los escasos tiempos de intervención en Pleno y debates de comisión acabaría por diluirles. En la Cámara Baja sería una novedad; no en el Senado, donde ambos, junto con el PSC, forman desde la pasada legislatura la «Entesa Catalana de Progrés», que el 9-M ha logrado 12 senadores.
Por ello, están estudiando traspasar la experiencia al Congreso, uniendo sus cinco diputados (IU dos, uno de ellos aliado con ICV, y ERC tres), para formar grupo parlamentario propio, esta vez sin el PSC, según reconoció ayer a ABC el coordinador general de IU, Gaspar Llamazares. ERC «no lo descarta», según se admite desde la formación republicana que, inmersa como está en la crisis abierta tras los malos resultados electorales, mantiene una actitud de cautela hasta la formación de las nuevas Cámaras, el próximo uno de abril. «Ha sido una semana muy movida y no ha habido tiempo para hablar, pero no se puede descartar nada, es evidente que podemos hablar con calma», dijeron las fuentes consultadas.

Para formar grupo, IU y ERC necesitan que sus votos sumen el 5 por ciento del total emitido en España. Llamazares admite que no llegan a superar el 4,97, pero advierte que depende mucho de la disposición que tengan los grupos mayoritarios en la Mesa del Congreso. «Y no hay que olvidar que CiU y PNV no pueden formar grupo en el Senado sin nuestro apoyo a una decision de la Mesa de la Cámara Alta», advierte Llamazares.
En tono irónico, el líder de IU señaló a este periódico que «tanta transfusión de sangre» al PSOE tendrá que traer algo a cambio para su formación, en una clara alusiona la posibilidad última de que incluso el Grupo Socialista les «deje» diputados para formar grupo. No hay que olvidar que José Luis Rodríguez Zapatero quiere gobernar sin pactos con nadie y prevé seguir manteniendo relación con IU y ERC, aun cuando admite que ya no le pueden dar la mayoría absoluta para sacar adelante sus proyectos en las Cortes.
En caso de que ERC finalmente falle, IU no descarta tampoco buscarse otras combinaciones para crear grupo propio, como sumar sus dos diputados a los dos de Coalición Canaria y la diputada de Nafarroa Bai. Con el BNG -reconoce el líder de IU- es más difícil porque ese grupo no quiere acuerdos con «formaciones estatales».
«Todo antes que el Mixto»
Y en último caso -«todo antes que quedarnos en el Mixto», insiste Gaspar Llamazares-, siempre le queda la posibilidad de crear una agrupación parlamentaria, como hizo en 1986 el Partido Demócrata Popular (PDP) tras salirse de Coalición Popular con la que había concurrido a las elecciones. Este precedente se creó en la III Legislatur, cuando la coalición con la que la extinta Alianza Popular, el Partido Liberal de José Antonio Segurado y el Partido Demócrata Popular (PDP) de Oscar Alzaga saltó por los aires en medio de la legislatura.
El entonces presidente del Congreso, Félix Pons, y la mesa que controlaba el PSOE con su mayoría absoluta, aceptaron entonces que los 21 diputados democristianos de Alzaga y Javier Rupérez, entre otros, se constituyeran como una agrupación parlamentaria para no diluirse en el Mixto. Pons argumentaba en aquel año que era una «solución extraordinaria», pero Gaspar Llamazares piensa que el hecho creó jurisprudencia y ésta es aplicable 22 años después.
Lo cierto es que si en la legislatura pasada, con seis parlamentarios bien avenidos (Uxúe Barcos, José Antonio Labordeta de la Chunta Aragonesista, y Begoña Lasagabáster, junto a los dos parlamentarios del BNG) hubo también sus tensiones por los repartos de tiempos, el próximo Grupo Mixto promete emociones.
Rosa Díez con ERC
Ya no están ni Labordeta ni Lasagabáster, pero han entrado Rosa Díez, de UPyD, Coalición Canaria, ERC e IU. Rosa Díez no oculta que su estrategia es abiertamente antinacionalista con lo cual el choque con ERC, con Barkos (Na-Bai) e incluso con el diputado de Iniciativa per Catalunya, Joan Herrera, está asegurado desde el primer día. A modo de declaración de intenciones ya ha dicho que trabajará «para que los nacionalistas no boicoteen las políticas de Estado» e impulsará la reversión al Estado de las competencias autonómicas en educación.