La Universidad Pompeu Fabra veta la presencia de la Familia Real

abril 30, 2008

El claustro aprueba una moción del Sindicat d?Estudiants dels Països Catalans que rechaza la presencia de miembros de la Corona ? Alegan que «no es democrática»

Los estudiantes «vencen» al rectorado y rechazan a la Familia Real por «encarnar valores incompatibles con la institución»

«La Corona española es una institución arcaica y no democrática que encarna un conjunto de valores incompatibles con una institución como la Universidad Pompeu Fabra, que proclama la libertad, la democracia y la igualdad». Con este simple argumento, el Sindicat d?Estudiants del Països Catalans (SEPC) consiguió ayer que el claustro de la universidad catalana vetara el acceso de cualquier miembro de la Familia Real a sus instalaciones.

La dirección del centro no pudo hacer frente con sus votos a los representantes estudiantiles. La moción salió adelante con 38 votos a favor, 22 abstenciones y 31 votos en contra, los de la dirección de la universidad. El rectorado explicó que la votación se realizó pasadas las 14 horas, cuando faltaba una buena parte del claustro. Se registraron sólo 91 votos de los 191miembros que constituyen el claustro.
El sindicato estudiantil reclama a través de su moción al rectorado de la universidad que no invite a los miembros de la Monarquía española a las inauguraciones, premios y otros actos de la universidad. Para ello dan varios porqués. En primer lugar, alegan que «la mayoría de democracias consolidadas poseen Jefes de Estado escogidos por el pueblo, mientras que en España esto no es posible». Está claro que no han tenido en cuenta ni a Gran Bretaña, ni a Holanda ni a los países nórdicos como Noruega y Suecia.
En su texto, también aseguran que la Corona española «fue designada por Franco sucesora de su propio régimen autoritario» y aunque admiten que «con la Constitución, la Monarquía asume cierta legitimidad democrática, la ciudadanía queda excluida de poder elegir democráticamente a su máximo responsable».
Los estudiantes quizás consigan librarse de la visita de la Familia Real a su universidad, si finalmente logran la complicidad de la dirección, pero si algún día quieren obtener su título universitario, para que éste tenga validez tendrá que estar firmado por Su Majestad el Rey Juan Carlos I. Lo cierto es que si los estudiantes han de recibir a la Familia Real como a Dolors Nadal -con abucheos- , les hacen un favor.


El Gobierno catalán ya ha comenzado las obras del trasvase del Ebro al Llobregat

abril 10, 2008

El secretismo que ha rodeado el trasvase del Segre, la gran apuesta del Gobierno catalán para hacer frente a la sequía, ha servido para distraer la atención respecto a otros proyectos ya en marcha. Según demostró ayer el PP, el Ejecutivo de José Montilla ya ha empezado las obras de conexión de las cuencas hídricas de Tarragona con las de Barcelona entre los municipios de Cunit y Vilanova i la Geltrú. O lo que es lo mismo, los trabajos del trasvase del Ebro. La Generalitat recupera así la propuesta incluida en el Plan Hidrológico Nacional (PHN), derogado por el Gobierno del PSOE y que fue utilizado en su día por PSC, ERC e ICV como arma arrojadiza contra el PP.

Los populares aprovecharon la comparecencia del consejero de Medio Ambiente de la Generalitat, Francesc Baltasar (ICV), en el Parlamento catalán para poner en evidencia las contradicciones que la gestión del agua genera en el tripartito. Baltasar, que dio explicaciones en la Cámara catalana a petición propia, insistió en que el Segre es la única esperanza de evitar cortes de suministro de agua en la conurbación barcelonesa si no llueve en las próximas semanas. «El Gobierno catalán dice «no» a las grandes obras faraónicas del PHN», dijo el dirigente ecosocialista, pese a la reiterada negativa del Ejecutivo del PSOE, que todavía no ha presentado ninguna propuesta alternativa a Montilla.
Se sabe, eso sí, que los socialistas se inclinan por el trasvase del Ebro, aunque reconocer esta opción después de su pasado antitrasvasístico es demasiado complejo. Era cuestión de tiempo que aparecieran testimonios gráficos de ese trasvase y fue el diputado del PP, Santiago Rodríguez, el encargado de aportarlos: mapas del trazado, grandes tubos y señalizaciones.
Grandes tuberías
Baltasar afirmó que esos trabajos responden a una petición del Ayuntamiento de Cubelles (Barcelona) ante la falta de agua existente en esta población. Sin embargo, dadas las dimensiones del tubo, unos 50 centímetros de diámetro con capacidad para 20 hectómetros cúbicos, «se podría abastecer diez veces la población de Cubelles», precisó Rodríguez. Éste explicó, asimismo, que la conducción pasa de largo de los depósitos de esta población y llega hasta Cunit. Al parecer, los Ayuntamientos de Cubelles y Vilanova expresaron su sorpresa ante la dimensión de esas tuberías.
Rodríguez denunció el «problema de credibilidad» del consejero catalán, quien «probablemente tiene necesidad de reafirmarse ante su posible sucesora en el cargo», en alusión a la segunda teniente de alcalde en el Ayuntamiento de Barcelona, Imma Mayol, una de las asistentes al discurso de su compañero de partido.
Baltasar tampoco contó con el apoyo incondicional de sus socios de gobierno, reticentes al trasvase del Segre. El PSC defendió durante la sesión la compra de derechos de riego, mientras que ERC expresó su rechazo al trasvase del Segre e ICV advirtió al consejero ecosocialista que no apoyará ninguna captación de agua que sea irreversible.
Por su parte, CiU saborea todavía el éxito de haber arrancado del presidente en funciones José Luis Rodríguez Zapatero el compromiso de estudiar el trasvase del Ródano, un proyecto que según Montilla no es una solución de urgencia, pues su ejecución puede tardar años.
La declaración del líder del PSOE, efectuada el martes durante el debate de investidura, no ha agradado al presidente catalán, quien calificó de «broma de mal gusto» la propuesta de CiU sobre el Ródano y reiteró su opción por el Segre. Desde ERC, la promesa de Zapatero fue tildada de «puñalada trapera a la Generalitat».
El diputado de CiU y ex consejero de Medio Ambiente, Ramon Espadaler, manifestó que «lo que realmente es una broma de mal gusto es que quienes llevaban pancartas antitrasvases ahora quieren hacerlos por todo el país». Espadaler cree que el Gobierno catalán «no puede tener una política del agua debido a sus contradicciones ideológicas» y calificó de «atentado ecológico» pretender trasvasar agua de un río como el Segre «que actualmente se puede cruzar a pie».


Agua salada para la sed

abril 7, 2008

¿Sabían que el Plan Hidrológico Nacional del PP había logrado la cofinanciación de Bruselas con 1 millón de las antiguas pesetas? ¿Y que el gobierno de Zapatero lo rechazó? ¿Qué propuso en su lugar? Construir costosas y contaminantes desaladoras. Así hace las cuentas el gobierno de Zapatero en diversas materias. En energía, por ejemplo, propone construir ‘molinillos’ de viento o paneles solares -cuya energía es hasta 10 veces más cara- o comprar la energía a Francia. Eso sí, los españoles lo pagan mes a mes en el recibo de la luz.

Con ese razonamiento no es de extrañar que el gobierno socialista se niegue a dar luz verde a la propuesta de la Generalitat para trasvasar agua del Segre, afluente del Ebro, hasta la sedienta Barcelona. De hecho ya existe un canal creado que va desde Cunit hasta Villanova y sólo habría que prolongarlo con 12 kilómetros más de tubería para llegar a las cuencas del Llobregat. Pero la respuesta del PSOE, con la ministra de Medio Ambiente, Narbona, al frente, ha sido que resulta más fácil construir desaladoras, llevar agua por barco desde Carboneras (Almería) -a lo que se opone el PP andaluz- o comprar derechos de agua a los agricultores. Los agricultores de Cádiz ya han mostrado su malestar porque allí también tienen problemas de sequía notables”.

La propuesta del consejero de Medio Ambiente de la Generalitat, Francés Baltasar, ha puesto en pie de guerra a Gobierno y Generalitat, a provincias gobernadas por el PSOE como Aragón y Cataluña y a provincias catalanas como Lérida y Barcelona. E incluso ha generado división dentro del mismo tripartito.

Cambio de opinión
Parece que a los nacionalistas catalanes la sed les ha hecho cambiar de opinión y ya no consideran los trasvases algo tan descabellado. Incluso el PSC o la ERC, que antes se oponían a los trasvases del Ebro a las zonas del levante más necesitadas, reclaman ahora las aguas del Segre. Quizá porque el afluente pasa por su territorio. “Lo que parecen olvidar es que el río Ebro, en el que desemboca el Segre, transcurre por ocho comunidades más”, tal y como recuerda el presidente de Aragón, Marcelino Iglesias. Considera que “quien debería pronunciarse sobre este asunto es el Consejo de la Cuenca, que representa a las comunidades regadas por el Ebro”. El gobierno socialista de la Comunidad de Aragón no se ha hecho esperar y ya se ha opuesto a cualquier trasvase. Incluso se han convocado manifestaciones en su contra.

“Víctimas de su propia demagogia”
En referencia a la aparente cambio de parecer de la Generalitat en materia de trasvases, José Ignacio Llorens, portavoz PP Lleida, se pregunta “cómo es posible que el mismo partido que se opone al trasvase de las aguas del Ebro sea partidario de las aguas del Segre”. A lo que él mismo da respuesta: “Son víctimas de su propia demagogia. Creen que porque el Segre pase por Cataluña las competencias son suyas, pero este afluente tiene comprometidas todas las asignaciones para los regadíos existentes y los futuros. No hay ni una gota más”. Donde sí hay agua que actualmente se está desperdiciando es en la desembocadura.

El plan hidrológico del PP, del que era partidario el mismo Josep Borrell, alude a este tramo del río, donde fluyen 18.000 hectómetos cúbicos al año. “El Ebro se desborda a la salida y ese agua se desaprovecha mientras cogemos agua desalada, que es de peor calidad, más cara y tiene un mayor coste ecológico”, apunta Llorens.

El coste de las desaladoras
Los defensores de las desaladoras aseguran que el consumo energético de estas plantas sería muy inferior al coste la construcción de la infraestructura necesaria para el trasvase, y recuerdan que la ocupación del terreno y el desplazamiento de tierras serían también menores. Sus detractores, sin embargo, subrayan el impacto medioambiental que suponen las salmueras -residuos de agua salada que genera este proceso de obtención de agua dulce, ya que para eliminarlas sólo cabe su traslado y evacuación al mar, con lo que ello significa de agresión a la biodiversidad marina. Los escasos estudios de impacto medioambiental disponibles en la actualidad, informan de que los vertidos de las plantas desalinizadoras han causado reducciones de poblaciones de peces, mortalidad de plancton y corales en el Mar Rojo, desaparición de manglares y angiospermas marinas en la laguna de Ras Hanjurah (Emiratos Árabes), y una contaminación importante de los fangos por cobres y níquel en Key West (Florida).

Los investigadores llevan años intentando minimizar el problema del alto consumo de energía de las desaladoras, pero aún no se ha conseguido que el precio final de un metro cúbico de agua desalada industrialmente sea inferior al proveniente del trasvase del Ebro.

Inconvenientes de la desalinización

-En el proceso de extracción de la sal del agua de mar se producen residuos salinos que, una vez vertidos al mar, perjudican a la flora marina al aumentar la salinidad de las aguas.

-Las complejas instalaciones de ósmosis inversa requieren un gran consumo de electricidad.
-Las desalinizadoras se instalarían en lugares no ocupados por las urbanizaciones turísticas.
-Como fábricas que son, tienen una vida limitada.
-El agua desalada, al parecer, podría perjudicar a la agricultura. Los cítricos, por ejemplo, tan abundantes en la zona de Valencia y Murcia, son muy sensibles a los minerales que contiene el agua desalada.
-Habría que realizar nuevas y costosas obras de infraestructura para trasladar el agua desalada a las zonas donde es necesaria.

Ventajas de la desalinización
-Supone el 3% de ocupación de terreno y el 3% de desplazamiento de tierras frente al trasvase del Ebro previsto en la Ley de Plan Hidrológico Nacional.
-El sistema de desalinización consumiría un 30% menos de energía que la requerida para trasladar el agua del Ebro a Cataluña, Comunidad Valenciana, Murcia y Almería.
-Podrían utilizarse energías renovables para el funcionamiento de las desaladoras, dado que en numerosas zonas del sur y el este del país, el sol y/o el viento abundan.


El Ebro tiró al mar en cuatro años lo que Barcelona necesitaría en un siglo

abril 4, 2008

Del deshonroso «ni una gota de agua del Ebro para el Levante» expuesto por el entonces presidente de la Generalitat Pasqual Maragall, a la propuesta de su sucesor, José Montilla, de trasvasar agua de un afluente del Ebro, el Segre, ha llovido poco por culpa de la sequía, pero han pasado más de cuatro años durante los que se habría acabado el trasvase del Ebro y no se hubieran dejado escapar miles de millones de litros de agua potable. Tantos que con el trasvase acabado, Barcelona tendría agua de beber, para regar y para las piscinas asegurada para 100 años, pues necesitaba 190 hectómetros cúbicos anuales extras para garantizar sus necesidades. Y se pierden casi 19.000.

El gran problema es que la cuestión del agua en España ha acabado en manos de políticos manejados por ecologistas y advenedizos, según los especialistas. Así nos encontramos con que los mismos políticos catalanes que se opusieron al trasvase del Ebro previsto por el derogado PHN de 2001, buscan ahora soluciones. En su contradicción, han propuesto transportar agua por barco desde la desaladora de Carboneras (la desértica Almería) a Barcelona, con unos costes espectaculares, más caro en algún caso que si se la compraran a las más conocidas marcas de agua mineral. En la misma línea han ofrecido realizar el transporte por tren… Pero, el gran objetivo de la Generalitat, mantenido oculto hasta hace poco por intereses electorales, es el de completar un trasvase desde el Segre, a lo que se opone el presidente del Gobierno, Rodríguez Zapatero.
El ingeniero de Caminos Juan Guillamón se indigna: «Se negaban a realizar un trasvase desde la desembocadura del Ebro y ahora lo quieren hacer desde la cabecera de uno de sus afluentes. Estamos en un país de locos. Y encima aseguran que sería temporal ¿Pero saben lo que puede costar? ¡Un dineral! Hay que colocar una bomba para salvar la Sierra del Cadí, recorrerla, superar el túnel del Cadí, instalar más de ocho kilómetros de tuberías ¡Si necesitan agua, que la cojan del Ebro, que le sobra!».
«Aquí, el gran problema -apunta- es la ministra Narbona, tan inteligente como perversa. España necesita el trasvase del Ebro, pero mientras ella siga no se hará nada. Está en manos de los ecologistas».
«Se están cosechando los efectos de haber derogado el trasvase del Ebro». Se refiere Guillamón al riguroso estudio que ha realizado basado en datos oficiales y que demuestra que en el último cuatrienio «se han desperdiciado más de 18.970,56 hectómetros cúbicos». (Cada hectómetro es un millón de metros cúbicos).
Según estos cálculos y dando por buenos los datos oficiales que indican que, de 2004 a 2007, el Ebro ha aportado al Mediterráneo 36.000 hectómetros de agua, «la conclusión objetiva y científica es que se ha desaprovechado una cantidad de agua que equivaldría al abastecimiento de más de diez veces la población mundial durante un día», apunta Guillamón.
Tan asombrosa cifra se obtiene a partir del dato facilitado por Medio Ambiente según el cual el caudal ecológico necesario para el mantenimiento ambiental del Delta del Ebro es de 135 metros cúbicos por segundo. Es decir 4.257,36 hectómetros cúbicos al año, 17.029,44 en el cuatrienio citado. Restando esta cantidad a los 36.000 hectómetros vertidos se alcanzan los 18.970,56 hectómetros desperdiciados.
Los datos son más llamativos cuando se comparan con las cantidades de agua que el frustrado trasvase del Ebro hubiera detraído del río en estos últimos cuatro años: sólo 4.600 hectómetros. Es decir, que incluso con la obra, se hubieran seguido aportando al mar, para muchos desperdiciando, 14.370,56 hectómetros.
Un Plan Nacional del Agua
Por ello, los auténticos expertos del agua en España, los ingenieros de Caminos, piden cordura, una planificación y que el problema deje de ser una cuestión política. Su presidente, Edelmiro Rúa, recuerda que «antes de las elecciones enviamos una carta a Zapatero pidiéndole un consenso entre los dos grandes partidos para que se realizara una Política Nacional del agua. Hasta el momento, sólo hemos recibido la callada por respuesta».
El problema del agua necesita despolitizarse, como demuestran las explicaciones de Rúa: «La cantidad de agua que necesitan todos los españoles para su consumo es menor que el caudal ecológico del Ebro. Sólo ese caudal son más de los 3.000 hectómetros cúbicos de agua que podríamos consumir todos los habitantes a 150 litros habitante y día, una cantidad respetable. El problema no es que nos falte agua, es que está mal repartida. Sólo con el agua sobrante del Ebro se acabaría con la sequía en toda España».
Rúa se atreve a dar la solución: «Lo que hay que hacer es una planificación, con todo el mundo de acuerdo para estudiar de dónde hay que recoger agua, adónde hay que llevarla y cómo sería más rentable».

ELECCIONES GENERALES 2008 – PASCUAL MARAGALL PIDE EL VOTO EN BLANCO

febrero 6, 2008

Las posibles pérdidas de memoria no le alcanzan para continuar la línea de abstractas elucubraciones que le condujeron a pretender ser un PUJOL pero con el soporte de su Partido Socialista, el universalismo socialista ante el nacionalismo de su abuelo el poeta de San Gervasio. Más prosaico que deslindar sus ambiciones desde que aupado por José María de PORCIOLES se coló en el franquista Ayuntamiento de Barcelona y desde tan humilde trabajo alcanzar no ya LA ALCALDÍA por designación a dedo de Narcís Serra, otro colocado burócrata franquista, sino su soñada vida de burgués en el selecto Ampurdán, donde veraneaban sus padres, no sin antes pasar por nada menos la Presidencia de la GENERALITAT.
Pero como siempre y apuntando
http://www.lagrancorrupción.com/ me remontaré a su primer gran encargo en el Ayuntamiento de Narcís Serra, delegado en el Consorcio de la Zona Franca, después del desfalco, para enderezarlo…y de paso enderezaba las “finanzas del Partido Socialista de Cataluña”, PSC… con un pillado Javier de la Rosa Martí concediendo créditos y avales…por miles de millones… y yo en la cárcel…y él al alimón con su Jefe Narcís Serra…pidiendo más cárcel…y más dinero a De la Rosa…
Sería un milagro que luciendo memoria…contara la verdad…

Rafael del Barco Carreras
http://www.lagrancorrupción.com/